Mu­je­res fuer­tes

AR - - EDITORIAL -

Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción de las de­no­mi­na­das ‘mu­je­res fuer­tes’: un pi­ro­po, se­gún se mi­re, y una con­de­na pa­ra las pro­ta­go­nis­tas. Por­que ¿quién es una mu­jer fuer­te? ¿La que nun­ca se que­ja? ¿La que asu­me el tra­ba­jo pro­fe­sio­nal (a ve­ces de gran res­pon­sa­bi­li­dad), la edu­ca­ción de los hi­jos, el cui­da­do de los ma­yo­res, es­tar siem­pre es­tu­pen­da, del­ga­da, bien ves­ti­da, dis­pues­ta a cual­quier plan, y, so­bre to­do, que no se le no­te, pa­ra que su pa­re­ja no se sien­ta in­fe­rior?

¡Va­ya cho­llo! La mu­jer fuer­te no pue­de es­tar can­sa­da ni de­pri­mi­da. La mu­jer fuer­te es el sos­tén de la tri­bu. To­dos re­cu­rren a ella, hi­jos, ma­ri­dos, pa­dres, sue­gros, so­bri­nos, por­que ella no pue­de ba­jar la guar­dia. To­dos pue­den en­fer­mar, de­pri­mir­se, que­jar­se, pe­ro ella no. Ella es fuer­te, y to­do el mun­do es­pe­ra que re­suel­va la si­tua­ción o cuan­to me­nos que si­ga man­te­nien­do a pulso el nú­cleo fa­mi­liar.

La mu­jer fuer­te es a quien to­dos mi­ran cuan­do al­go va mal, es­pe­ran­do que sa­que de su chis­te­ra una so­lu­ción má­gi­ca. To­das pue­den llo­rar, acos­tar­se, en­tris­te­cer­se an­te cual­quier con­tra­rie­dad, pe­ro a ellas no les es­tá per­mi­ti­da ni una lá­gri­ma ni un sus­pi­ro. ¿Qué se­ría de to­dos si una ma­ña­na se rin­die­ran? Es­ta es una re­vis­ta de mu­je­res lu­cha­do­ras, que en el más ab­so­lu­to ano­ni­ma­to man­tie­nen el ti­po en los mo­men­tos du­ros, a quie­nes nun­ca se les per­mi­te una de­bi­li­dad, no por egoís­mo, ni por co­mo­di­dad: sim­ple­men­te por­que les ha to­ca­do ese pa­pel y lo desa­rro­llan ca­lla­da­men­te, sin dar­le la más mí­ni­ma im­por­tan­cia, co­mo si fue­ra lo más nor­mal.

Las mu­je­res fuer­tes, a di­fe­ren­cia de otras de su gé­ne­ro, no lo sa­ben, ni se lo plan­tean. Sim­ple­men­te si­guen su ins­tin­to an­ces­tral de pro­te­ger a los su­yos. En es­tos tiem­pos di­fí­ci­les he vis­to y en­tre­vis­ta­do a de­ce­nas de ellas, y por eso en es­te nú­me­ro em­ble­má­ti­co, cuan­do cum­pli­mos do­ce años, quie­ro de­di­car es­te ho­me­na­je a to­das esas mu­je­res, ri­cas y po­bres, desahu­cia­das o triun­fa­do­ras, que car­gan so­bre sus hom­bros la fe­li­ci­dad y el des­tino de to­dos los su­yos.

Ellas no lo sa­ben, ni na­die se lo va re­co­no­cer. Pe­ro sin ellas na­da se­ría po­si­ble.

“La mu­jer fuer­te es a quien to­dos mi­ran cuan­do al­go va mal, es­pe­ran­do que sa­que de su chis­te­ra una so­lu­ción má­gi­ca. ¿Qué se­ría de to­dos si una ma­ña­na se rin­die­ra?”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.