Belén Rue­da

AR - - SUMARIO - Tex­to: NOE­LIA JI­MÉ­NEZ. Fo­tos: JESÚS UGAL­DE.

Ha­bla­mos con ella de sus prio­ri­da­des vi­ta­les an­tes del es­treno de su úl­ti­mo tra­ba­jo: ‘Is­mael’.

Te la pre­sen­tan y te da dos be­sos, pe­ro no de los de cor­te­sía: dos be­sos de los que se re­ga­lan con el cuer­po en­te­ro, po­nien­do en jue­go los bra­zos, la mi­ra­da y qui­zá has­ta un pe­da­ci­to de al­ma. Dos be­sos con afec­to.

Por­que de eso ha­bla aho­ra Belén Rue­da. De afec­to. Del te­ma fun­da­men­tal de Is­mael, la nue­va pe­lí­cu­la que pro­ta­go­ni­za jun­to a Ma­rio Ca­sas, la pri­me­ra en la que Belén da vi­da a una abue­la. Su per­so­na­je, No­ra, ha­ce de puen­te en­tre su hi­jo, Fé­lix, y el ni­ño de es­te, Is­mael, que apa­re­ce por sor­pre­sa en bus­ca del pa­dre al que nun­ca co­no­ció.

En­cuen­tros, des­en­cuen­tros, se­gun­das opor­tu­ni­da­des, amo­res frus­tra­dos… son los pi­la­res de Is­mael, su nue­va pe­lí­cu­la. Ha­bla­mos

con ella so­bre esa bús­que­da de afec­tos que es la pro­pia vi­da

¿Có­mo te que­das­te cuan­do te pro­pu­sie­ron ha­cer de abue­la sin ha­ber cum­pli­do los cin­cuen­ta?

Siem­pre di­ría “sí” a ser la abue­la de un nieto co­mo Lars­son [Is­mael en la pe­lí­cu­la]: ¡es mi ni­ño! Sí es cier­to que sor­pren­de la pri­me­ra vez que te pro­po­nen in­ter­pre­tar a una abue­la, pe­ro la his­to­ria de en­cuen­tros, des­en­cuen­tros, se­gun­das opor­tu­ni­da­des en­tre ma­dres e hi­jos y bús­que­da de afec­tos que re­tra­ta Is­mael es la pro­pia esen­cia de la vi­da. Te­ner la opor­tu­ni­dad de dar vi­da a todo ello re­sul­ta­ba muy ape­te­ci­ble.

Los en­cuen­tros y des­en­cuen­tros en­tre ma­dres e hi­jos son el pan nues­tro de ca­da día...

Si de al­go me he da­do cuen­ta en es­te tra­ba­jo es de que las ma­dres te­ne­mos la cul­pa de todo. Des­de que lle­gá­ba­mos al ro­da­je, Ma­rio y yo en­sa­yá­ba­mos y ha­cía­mos im­pro­vi­sa­cio­nes, fue­ra de guion, so­bre có­mo se­ría el día a día co­ti­diano de una ma­dre y un hi­jo que no se en­cuen­tran. Y a mí me re­sul­ta­ban muy cu­rio­sos sus re­pro­ches con­ti­nuos, que ve­nían a sig­ni­fi­car: “Es­toy aquí por tu cul­pa. Todo lo que me pa­sa es por una de­ci­sión que has to­ma­do tú”.

“Cuan­do re­nun­cias a vi­vir in­ten­sa­men­te por mie­do al do­lor, te pue­des per­der una pa­re­ja, el ca­ri­ño de los hi­jos... la vi­da”

¿Y si te pa­sa­ra al­go así con tus dos hi­jas en la vi­da real?

[Abre mu­cho los ojos y agi­ta la ca­be­za, co­mo qui­tán­do­se la idea de en­ci­ma.] No quie­ro ni pen­sar­lo, la ver­dad. Me da­ría pa­vor te­ner una re­la­ción tan des­truc­ti­va. Pe­ro creo que no me va a su­ce­der, por­que pro­cu­ra­mos no po­ner­nos co­ra­zas.

¿Crees que real­men­te a una le pue­den en­se­ñar a ser ma­dre?

En la ma­ter­ni­dad to­da la vi­da es un con­ti­nuo apren­di­za­je. Hay al­go bá­si­co que na­die te pue­de en­se­ñar: que­rer a ese in­di­vi­duo pe­que­ñi­to que tie­nes ahí de­lan­te. Pe­ro día a día se apren­den mu­chas co­sas, es­pe­cial­men­te a or­ga­ni­zar las nor­mas de con­vi­ven­cia. Di­ga­mos que el amor no se apren­de, pe­ro sí po­de­mos en­con­trar la ma­ne­ra de ca­na­li­zar­lo me­jor.

En­ton­ces di­ría­mos que se pue­de apren­der a ges­tio­nar el amor.

Sí. Por no sen­tir do­lor mu­chas ve­ces no nos aven­tu­ra­mos a vi­vir una vi­da que qui­zá no es la que te­ne­mos pre­vis­ta y que po­dría ha­cer que nos en­con­trá­se­mos co­sas en el ca­mino que no se­pa­mos ges­tio­nar. Eso nos da mie­do: te­me­mos su­frir, sen­tir­nos in­có­mo­dos, in­se­gu­ros...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.