Ser una au­tén­ti­ca gour­met del se­xo

En las re­la­cio­nes ín­ti­mas, co­mo en gastronomía, ca­da vez exis­ten más op­cio­nes de me­nú y más for­mas de de­gus­ta­ción. Se­xo gour­met, de Nú­ria Jor­ba (Ed. De­bol­si­llo), te en­se­ña có­mo huir del me­nú de to­dos los días

AR - - TOMA NOTA -

Co­mer, gus­tar, amar.

Des­de que Kim Ba­sin­ger se un­ta­ra de fre­sas con na­ta en Nue­ve se­ma­nas y me­dia, la unión en­tre ali­men­tos y prác­ti­cas de al­co­ba ha evo­lu­cio­na­do mu­cho: se­gún tu gra­do de so­fis­ti­ca­ción pue­des ex­ten­der cho­co­la­te, lu­bri­can­tes de sa­bo­res o cre­mas co­mes­ti­bles so­bre el cuer­po de tu pa­re­ja. O tam­bién re­cu­rrir al sus­hi cor­po­ral, muy po­pu­lar en Ja­pón y que con­sis­te en ser­vir ma­kis y ni­gi­ris so­bre la piel des­nu­da.

Aro­mas se­duc­to­res.

El ol­fa­to es el sen­ti­do eró­ti­co más evo­ca­dor y pri­ma­rio. Tam­bién el más se­xual, ya que el aro­ma de la piel de la pa­re­ja es un ex­ci­tan­te que no ne­ce­si­ta adi­ti­vos ni con­ser­van­tes. Eso sí, ten en cuen­ta que el olor, tan­to en la co­ci­na co­mo en la ca­ma, es un ar­ma de do­ble fi­lo. Los olo­res de­ma­sia­do fuer­tes pue­den arrui­nar una bue­na co­mi­da... y anu­lar el ero­tis­mo: de­cán­ta­te por usar acei­tes perfumados, cre­mas li­ge­ras, in­cien­sos, ve­las... Cui­da el em­pla­ta­do.

La gastronomía crea­ti­va cui­da es­pe­cial­men­te la pre­sen­ta­ción, que se con­vier­te en una ex­pe­rien­cia tan de­li­cio­sa co­mo su de­gus­ta­ción. Si­gue es­ta ten­den­cia y ali­ña un po­co tu re­la­ción con len­ce­ría su­ge­ren­te, una de­co­ra­ción o am­bien­te con ilu­mi­na­ción es­pe­cial, la pe­lí­cu­la que más os gus­te... O to­do lo con­tra­rio: ¿y si pri­vas del sen­ti­do de la vis­ta a tu pa­re­ja con un an­ti­faz o un pa­ñue­lo de se­da?

A fue­go len­to.

Co­mer es un pla­cer, no so­lo por el dis­fru­te de pro­bar sa­bo­res, sino tam­bién por el de­lei­te que su­po­ne pa­la­dear una con­ver­sa­ción pau­sa­da con nues­tros se­res que­ri­dos. Es­to es lo que reivin­di­ca el mo­vi­mien­to slow, tan apli­ca­ble a la co­mi­da co­mo al se­xo. Re­du­cir el rit­mo, dis­fru­tar de ca­da eta­pa de la re­la­ción se­xual, es­pe­cial­men­te de la se­duc­ción, e in­ten­tar re­tar­dar el or­gas­mo. Ya lo di­jo Mae West: “Cual­quier co­sa que me­rez­ca la pe­na ha­cer, hay que ha­cer­la len­ta­men­te”.

Oí­do, co­ci­na.

Hay so­ni­dos que son pa­ra el se­xo co­mo el chup-chup de un gui­so a fue­go len­to pa­ra el ham­bre: ha­cen la bo­ca agua. Las pa­la­bras ro­mán­ti­cas o pi­can­tes a des­ho­ra (co­mo en­viar­le un men­sa­je en ho­ra­rio de ofi­ci­na), ayu­dan a crear ex­pec­ta­ción. Tam­bién pue­des pactar al­gu­na pa­la­bra cla­ve du­ran­te la re­la­ción pa­ra in­di­car­le tu de­seo. Se­rá co­mo un in­te­rrup­tor de en­cen­di­do. Eso sí, no se tra­ta de ha­blar de­ma­sia­do: re­cuer­da que los hom­bres se des­pis­tan fá­cil­men­te.

Un buen ma­ri­da­je.

Lo que me­jor com­bi­na con el se­xo es, sin du­da al­gu­na, la ima­gi­na­ción. Las fan­ta­sías fun­cio­nan co­mo au­tén­ti­cas vál­vu­las de es­ca­pe, de li­be­ra­ción. No seas tímida y aníma­te a con­tar­le a tu pa­re­ja al­gu­nos de esos de­seos “in­con­fe­sa­bles” pa­ra po­ner­los en prác­ti­ca, a me­nos que sean una alar­de de ima­gi­na­ción ex­tra­va­gan­te. O aun­que lo sean. ¿Quién ha­bría pen­sa­do en co­ci­nar con ni­tró­geno lí­qui­do an­tes de Fe­rran Adrià?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.