¿Por qué ellos sí son fe­li­ces?

Hay gen­te a la que la vi­da le son­ríe. Son fe­li­ces o, al me­nos, lo pa­re­cen. ¿Cuál es su secreto? El psicólogo y es­cri­tor Ra­fael San­tan­dreu ana­li­za a cin­co per­so­na­jes muy di­fe­ren­tes pe­ro con un de­no­mi­na­dor co­mún: to­dos son ga­na­do­res

AR - - PERSONAJES - Tex­to: Mª ÁN­GE­LES ARA­GO­NE­SES

Step­hen Haw­king, el fa­mo­so cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co, su­fre una en­fer­me­dad de­ge­ne­ra­ti­va des­de los vein­te años: su cuer­po em­pe­zó a pa­ra­li­zar­se y pron­to des­cu­brió que que­jar­se, ade­más de inú­til, era una pér­di­da de tiem­po. De­jó de ha­cer­lo. Con es­te leit­mo­tiv, pe­se a no po­der mo­ver ni un múscu­lo, se ha con­ver­ti­do en uno de los me­jo­res cien­tí­fi­cos del mun­do y, so­bre to­do, en una per­so­na muy fe­liz”. To­do un ejem­plo de su­pera­ción y for­ta­le­za, sin du­da, que ha da­do tí­tu­lo al úl­ti­mo li­bro del psicólogo Ra­fael San­tan­dreu, que ve­rá la luz en mar­zo, El club de Step­hen

Haw­king (Ed. Gri­jal­bo), don­de ofre­ce las pau­tas pa­ra apren­der a pen­sar co­mo los más fuer­tes. ¿Su cla­ve nú­me­ro uno?: “De­ja de que­jar­te: las per­so­nas fuer­tes lo tie­nen prohi­bi­do. To­da esa ener­gía que de­di­ca­mos a la que­ja, de­dí­ca­la a co­sas pro­duc­ti­vas, que te fa­vo­re­cen y te ha­cen fe­liz”.

En bus­ca de la fe­li­ci­dad

“Nos en­con­tra­mos en el mo­men­to de la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad de ma­yor in­fe­li­ci­dad. El 30 % de las per­so­nas tie­ne de­pre­sión o an­sie­dad”, ex­pli­ca el psicólogo, au­tor del li­bro de no fic­ción más ven­di­do en Es­pa­ña, El ar­te de no

amar­gar­se la vi­da (Ed. Oni­ro). Y es que pa­re­ce que el ser hu­mano se ha he­cho un ex­per­to en boi­co­tear su pro­pia fe­li­ci­dad. ¿Quién tie­ne la cul­pa? “La fi­lo­so­fía ac­tual: vi­vi­mos en una so­cie­dad don­de más es siem­pre me­jor. La au­to­exi­gen­cia con uno mis­mo, con los de­más y con el mun­do es bru­tal”. En­ton­ces, ¿te­ne­mos el ter­mó­me­tro del éxi­to es­tro­pea­do? ¿Se­gui­mos la re­ce­ta de la fe­li­ci­dad equi­vo­ca­da? “Ab­so­lu­ta­men­te –ase­gu­ra San­tan­dreu–. Te­ne­mos un diá­lo­go in­terno muy ‘te­rri­bi­li­za­dor’. Nos de­ci­mos con fa­ci­li­dad que las ad­ver­si­da­des son te­rri­bles. ¡Cual­quier pro­ble­ma no es el fin del mun­do! Ne­ce­si­ta­mos mu­chas co­sas pa­ra es­tar bien, ma­te­ria­les e in­ma­te­ria­les. Se tra­ta de dar­le la vuel­ta, co­mo de­cía Fran­cis­co de Asís: ‘Ca­da vez ne­ce­si­to me­nos co­sas, y las po­cas que ne­ce­si­to las ne­ce­si­to muy po­co’”, re­su­me San­tan­dreu.

Un ga­na­dor, ¿nace o se ha­ce? “Se ha­ce. El 80 % lo apren­de des­de pe­que­ños. El 20 % lo pue­de ha­cer más tar­de. Eso sí, por mu­cho ta­len­to in­na­to que ten­gas, si no eres ca­paz de tra­ba­jar­lo con ale­gría, no lle­ga­rás a nin­gún si­tio”, se­ña­la. Pa­ra San­tan­dreu es vi­tal per­der el mie­do a las au­sen­cias: “Pue­do ser fe­liz sin tra­ba­jo, sin pa­re­ja. No se tra­ta tan­to de re­la­ti­vi­zar co­mo de dar el va­lor real a ca­da co­sa. Lo úni­co im­por­tan­te es amar la vi­da, a los de­más y a ti mis­mo. En cuan­to pier­des los te­mo­res y dis­fru­tas, vie­nen pro­yec­tos a tu men­te. Y tie­nes fuer­za y ener­gía”. ¿Lo me­jor de to­do? “A una per­so­na que no tie­ne mie­dos y es­tá ale­gre siem­pre es im­po­si­ble que no le va­ya ge­nial. La ven­ta­ja com­pe­ti­ti­va que tie­ne es enor­me con res­pec­to a los te­me­ro­sos”. San­tan­dreu nos re­co­mien­da de­jar mie­dos y ne­ce­si­da­des su­per­fluas en el tin­te­ro, y cam­biar­los por pro­yec­tos in­tere­san­tes, co­mo hi­zo otro de sus hé­roes: Ch­ris­top­her Ree­ve, el mí­ti­co Su­per­mán. “Tras un ac­ci­den­te de ca­ba­llo vi­vió seis años te­tra­plé­ji­co. Sin em­bar­go, él mis­mo re­co­no­ció que fue­ron sus años más fe­li­ces. De­ci­dió no que­jar­se y lle­nar su vi­da de pro­yec­tos in­tere­san­tes. Yo quie­ro ser co­mo él. La bue­na no­ti­cia es que to­dos po­de­mos te­ner esa fuer­za sin te­ner que pa­sar por un trau­ma pa­re­ci­do. Sim­ple­men­te, se tra­ta de cam­biar nues­tra fi­lo­so­fía”.

Ra­fael San­tan­dreu

PSICÓLOGO Y ES­CRI­TOR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.