“Des­pués de la po­lí­ti­ca, he te­ni­do que rein­ven­tar­me”

“Te­mía vol­ver a ca­sa al de­jar el mi­nis­te­rio y no te­ner na­da que ha­cer: por eso me pu­se a es­cri­bir”, con­fie­sa. Re­sul­ta­do: ‘El buen hi­jo’, la no­ve­la fi­na­lis­ta del pre­mio Pla­ne­ta 2013, con la que el éxi­to vuel­ve a son­reír a es­ta ma­dri­le­ña de 48 años, ma­dre d

AR - - PERSONAJE - Tex­to: ANA GAR­CÍA PIÑÁN

De­jó el Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra en di­ciem­bre de 2011 y dos me­ses des­pués se en­ce­rró pa­ra es­cri­bir la no­ve­la El buen hi­jo, fla­man­te fi­na­lis­ta del pre­mio Pla­ne­ta 2013. “Ne­ce­si­ta­ba re­to­mar una vi­da más nor­mal, ha­cer al­go con­tro­la­ble, ar­te­sa­nal, que no ma­ne­ja­ra pla­zos tan lar­gos co­mo el ci­ne o la po­lí­ti­ca y que so­lo de­pen­die­ra de mí”, nos cuen­ta. Y así lo hi­zo. “Un año des­pués ya te­nía un ma­nus­cri­to pre­sen­ta­ble: la his­to­ria de un trein­ta­ñe­ro que vi­ve con su ma­dre viu­da y que de­ci­de rein­ven­tar­se, al­go en lo que an­da­mos mu­chos [ri­sas]. Un per­so­na­je que na­ció pa­ra el ci­ne pe­ro que nun­ca ha cua­ja­do”. Y es que la tra­yec­to­ria de Gon­zá­le­zSin­de (Ma­drid, 1965) siem­pre ha bas­cu­la­do en­tre el ci­ne, la li­te­ra­tu­ra y, sin es­pe­rar­lo, la re­pre­sen­ta­ción po­lí­ti­ca. Ella fue co­ci­ne­ra an­tes que frai­le: ya te­nía dos Go­ya co­mo guio­nis­ta y di­rec­to­ra cuan­do fue ele­gi­da presidenta de la Aca­de­mia de las Ar­tes y las Cien­cias Ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Es­pa­ña (2006-2009), car­go que de­ja­ría pa­ra ocu­par la car­te­ra de Cul­tu­ra (2009-2011) en la se­gun­da le­gis­la­tu­ra de Za­pa­te­ro. Un pues­to que la ma­ña­na in­ver­nal en la que nos ci­ta­mos con ella, con la ca­ra la­va­da y re­la­ja­da den­tro de su ves­ti­do de la­na ver­de, no pa­re­ce echar de me­nos: “El po­der es un ver­bo que no tu­ve oca­sión de con­ju­gar en­tre el pe­so de la bu­ro­cra­cia y el blin­da­je de la Ad­mi­nis­tra­ción”. Ni si­quie­ra la Ley Sin­de, que lle­va­rá su nom­bre pa­ra los restos, pa­re­ce ha­ber­le da­do mu­chas sa­tis­fac­cio­nes: “Al fi­nal se apro­bó con tan­tas en­mien­das que el me­ca­nis­mo no es efi­caz: si lo fue­ra, no ha­bría pi­ra­te­ría en In­ter­net”.

Dos años des­pués de de­jar su con­tro­ver­ti­da res­pon­sa­bi­li­dad en Cul­tu­ra, Gon­zá­lez-Sin­de se mues­tra sa­tis­fe­cha con su fa­ce­ta de no­ve­lis­ta mien­tras da bue­na cuen­ta de un sánd­wich ve­ge­tal en el aco­ge­dor ca­fé de la Ca­sa de Amé­ri­ca de Ma­drid. Es­tá en­tre­ga­da al in­ti­mis­mo de un ti­po de li­te­ra­tu­ra que di­ce “no te­ner am­bi­cio­nes in­te­lec­tua­les sino lle­gar al gran pú­bli­co. Por eso el pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la ha­bla en pri­me­ra per­so­na pa­ra jó­ve­nes y gen­te ma­yor. Hay un ca­pí­tu­lo pa­ra to­dos y pa­ra to­dos es­cri­bo yo”. Una cer­ca­nía li­te­ra­ria cohe­ren­te con la que mues­tra en es­te re­por­ta­je, en el que nos ha­bla de sus fi­lias y fo­bias y di­bu­ja su per­fil más desconocido y per­so­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.