“Sin Li­dia nun­ca lo ha­bría con­se­gui­do”

Es su pa­re­ja y su fi­sio­te­ra­peu­ta. La per­so­na con la que pi­lo­ta su vi­da des­de que ha­ce sie­te años un ac­ci­den­te de mo­to lo de­jó en una si­lla de rue­das. Jun­tos for­man un tán­dem per­fec­to

AR - - TESTIMONIO - Tex­to: DA­VID RUIZ. Fo­tos: CÉ­SAR NÚ­ÑEZ.

El 24 de mar­zo de 2007 una pie­dra se in­ter­pu­so en el ca­mino de Isi­dre Es­te­ve, lo sen­tó en una si­lla de rue­das y le cam­bió la vi­da de ma­ne­ra abrup­ta. Sin em­bar­go, aque­llo, le­jos de po­der con él, le ayu­dó a mo­di­fi­car su pers­pec­ti­va de las co­sas. Su fuer­za de vo­lun­tad, su ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción, su es­fuer­zo en las si­tua­cio­nes más ad­ver­sas y, por su­pues­to, la ayu­da ab­so­lu­ta e in­con­di­cio­nal de Li­dia Gue­rre­ro, su pa­re­ja y fi­sio­te­ra­peu­ta, han te­ni­do mu­cho que ver en es­te pro­ce­so.

Isi­dre Es­te­ve se subió a una mo­to por pri­me­ra vez cuan­do te­nía diez años pa­ra ir a la es­cue­la y aca­bó sien­do cam­peón de Es­pa­ña de En­du­ro y raids, ade­más de par­ti­ci­par en una de­ce­na de ra­llies Pa­rís-Da­kar. Aho­ra, aca­ba de pu­bli­car su se­gun­do li­bro, Im­pa­ra­ble (Ed. Pla­ne­ta), un can­to a la vi­da que es­con­de un men­sa­je: siem­pre es po­si­ble ver el la­do bueno de cual­quier si­tua­ción, in­clu­so de la más di­fí­cil. Ser im­pa­ra­ble es, co­mo muy bien cuen­ta es­te expiloto de mo­tos de com­pe­ti­ción, una ac­ti­tud pa­ra ha­cer fren­te a las pie­dras que, en oca­sio­nes, se cru­zan en nues­tro ca­mino.

Du­ran­te la en­tre­vis­ta ha­bla pau­sa­da­men­te. Es im­po­si­ble per­ci­bir en su ros­tro un ras­tro de amar­gu­ra, tris­te­za o re­sen­ti­mien­to por el he­cho de es­tar an­cla­do a una si­lla de rue­das. Muy al con­tra­rio, se mue­ve con sol­tu­ra, es­tá aten­to, dis­pues­to a to­do. Y siem­pre bus­can­do la com­pli­ci­dad de Li­dia, su ma­yor apo­yo, su re­fe­ren­te, la per­so­na con la que com­par­te fe­liz­men­te su vi­da.

Y de re­pen­te una pie­dra en el ca­mino... Era la pri­me­ra ca­rre­ra del Cam­peo­na­to de Es­pa­ña de Rally. A trein­ta ki­ló­me­tros de la me­ta lle­va­ba tres mi­nu­tos de ven­ta­ja. Tal vez por eso me re­la­jé... pe­ro lo cier­to es que no vi aque­lla pie­dra es­con­di­da en la ma­le­za. En nin­gún mo­men­to per­dí el co­no­ci­mien­to, pe­ro es­tan­do en el sue­lo no sa­bía lo que me ha­bía pa­sa­do real­men­te.

¿Tra­tas de bo­rrar aque­llo de tu men­te o crees que es bueno man­te­ner vi­vo ese re­cuer­do? Nun­ca he ha­bla­do con nin­gún psicólogo so­bre aque­llo. No su­pe el ver­da­de­ro al­can­ce de mi le­sión has­ta cin­co días más tar­de. Fui cons­cien­te de que me ha­bía ro­to dos vér­te­bras y en­ton­ces in­terio­ri­cé que no vol­ve­ría a an­dar.

¿Qué fue lo pri­me­ro que se te pa­só por la ca­be­za cuan­do te die­ron esa te­rri­ble no­ti­cia? Men­ti­ría si di­je­ra que no pa­só na­da. Lo pri­me­ro que pien­sas es que es­to so­lo les ocu­rre a los de­más. La le­sión no lla­mó a mi puer­ta y lle­gó en el me­jor mo­men­to de mi ca­rre­ra. Y, so­bre to­do, vino sin li­bro de ins­truc­cio­nes.

No hay re­tos im­po­si­bles

Y un día vuel­ves a ca­sa...

Re­cuer­do aquel ins­tan­te con to­tal cla­ri­dad. To­do se de­tu­vo. De re­pen­te, el si­len­cio. To­do se­guía ahí tal y co­mo es­ta­ba an­tes del ac­ci­den­te, pe­ro al mis­mo tiem­po me pa­re­ció nue­vo. Un con­tras­te que me so­bre­co­gió.

¿En al­gún mo­men­to te plan­teas­te ti­rar la toa­lla? Siem­pre hay un mo­men­to en que lo pien­sas, pe­ro, en mi ca­so, el de­por­te de al­ta com­pe­ti­ción me ha en­se­ña­do a no ti­rar­la nun­ca. La vi­da te pue­de sor­pren­der de ma­ne­ra im­pre­vi­si­ble, pe­ro hay una par­te po­si­ti­va den­tro de mí que me ani­ma a pen­sar que tam­po­co es­toy tan mal, que to­do se re­du­ce a dis­fru­tar de lo que ten­go. Dar ese pa­so en el me­nor tiem­po po­si­ble es lo que de ver­dad ayu­da.

¿Qué te ha en­se­ña­do el ac­ci­den­te? Soy, en esen­cia la mis­ma per­so­na. Me gustan las mis­mas co­sas que an­tes de aquel 24 de mar­zo. El ac­ci­den­te me ha en­se­ña­do que, por muy mal que va­yan las co­sas, la vi­da es fan­tás­ti­ca, de ver­dad. Hay que evi­tar que­jar­se, por­que no nos lle­va a na­da bueno.

¿Te has pre­gun­ta­do en oca­sio­nes por qué a ti?

No, nun­ca. An­tes del ac­ci­den­te me ase­so­ra­ba un gru­po

de psi­có­lo­gos del Cen­tro de Al­to Ren­di­mien­to de Sant Cu­gat pa­ra fi­jar ob­je­ti­vos. Una vez en la si­lla de rue­das, fui cons­cien­te de lo que me ha­bía pa­sa­do e hi­ce una lis­ta de las co­sas que po­día ha­cer en la nue­va si­tua­ción

Li­dia es el mo­tor de tu vi­da. ¿Có­mo os co­no­cis­teis? En el Da­kar 2005. Yo es­ta­ba en el equi­po Rep­sol y ella era la fi­sio­te­ra­peu­ta ofi­cial. Era la úni­ca mu­jer en un equi­po ex­clu­si­va­men­te mas­cu­lino, pe­ro su­po ga­nar­se el res­pe­to de to­dos. En una oca­sión tu­ve una caí­da en una eta­pa lar­ga y aca­bé con una lu­xa­ción tre­men­da. Es­ta­ba con­ven­ci­do de que ese do­lor de es­pal­da era el fin de esa com­pe­ti­ción pa­ra mí, pe­ro sus pro­di­gio­sas ma­nos me ayu­da­ron a to­mar la sa­li­da al día si­guien­te. Po­co tiem­po des­pués la con­tra­té co­mo mi pre­pa­ra­do­ra fí­si­ca.

Has­ta hoy... Es­toy con­ven­ci­do de que sin su pre­sen­cia mi vi­da se­ría muy dis­tin­ta. Se­gu­ra­men­te es­ta­ría mu­cho más tiem­po en ca­sa sin ha­cer na­da. Con ella al la­do me atre­vo a mu­chas más co­sas. No hay re­to im­po­si­ble si lo afron­ta­mos jun­tos, en equi­po. Nos bas­ta con mi­rar­nos pa­ra sa­ber que po­de­mos, al me­nos, in­ten­tar­lo.

¿Qué te apor­ta? So­bre to­do, mu­cho equi­li­brio. Ella es la per­so­na que me pro­por­cio­na ga­so­li­na ca­da día. Es una be­lla me­tá­fo­ra de la reali­dad que vi­vi­mos jun­tos. El la­zo en­tre am­bos es muy fuer­te, por­que lo pa­sa­mos muy mal a raíz del ac­ci­den­te. Aque­llo nos unió de­fi­ni­ti­va­men­te.

Enamo­ra­do, to­do es más fá­cil

¿El amor ha si­do un es­tí­mu­lo? ¡Por su­pues­to! To­do se ve más fá­cil es­tan­do enamo­ra­do. Afron­tar las co­sas en so­le­dad o acom­pa­ña­do de la per­so­na a la que amas no tie­ne na­da que ver. Don­de uno so­lo no lle­ga, ahí es­tá el otro. Creo que es­ta es la lec­ción más im­por­tan­te de to­das las que he apren­di­do.

¿Crees que vues­tra re­la­ción es más só­li­da por ha­ber sur­gi­do de un he­cho trau­má­ti­co?

Tras vi­vir jun­tos una si­tua­ción co­mo la mía, ya no te­ne-

mos na­da que ocul­tar­nos. Nos he­mos des­nu­da­do emo­cio­nal­men­te y nos he­mos en­con­tra­do en una si­tua­ción tan ba­jo mí­ni­mos que eso for­ta­le­ce y une pa­ra siem­pre. Pe­ro en­tien­do que ha­ya pa­re­jas a las que les ocu­rra to­do lo con­tra­rio, es de­cir, que un trau­ma los desuna.

¿Se han de de­jar de la­do los sen­ti­mien­tos en es­ta fa­se de re­cu­pe­ra­ción? Li­dia tu­vo muy cla­ro des­de el prin­ci­pio que en oca­sio­nes ha­bía que apar­car la pe­na que pu­die­ra sen­tir ha­cía mí y ser muy du­ra. Sa­bía­mos los dos que so­lo así la re­cu­pe­ra­ción se­ría mu­cho más rá­pi­da. Si po­nes de­ma­sia­dos sen­ti­mien­tos, es­ta fa­se se ra­len­ti­za enor­me­men­te.

Ha de ser du­ro... Por su­pues­to. Pe­ro era la úni­ca ma­ne­ra. Pues­to que me que­ría mu­chí­si­mo, ella desea­ba más que na­die que fue­ra au­tó­no­mo lo an­tes po­si­ble, por­que am­bos éra­mos cons­cien­tes de que ser de­pen­dien­te es muy doloroso.

To­do es­to le de­bió de su­po­ner a Li­dia un gran cam­bio en su vi­da... Se re­ci­cló to­tal­men­te. Ella era pre­pa­ra­do­ra de de­por­tis­tas de éli­te y lo de­jó to­do pa­ra es­tar con­mi­go las 24 ho­ras del día. Era al­go que nun­ca an­tes ha­bía he­cho, pe­ro su­po­nía un re­to per­so­nal y pro­fe­sio­nal. En­fo­có to­dos sus co­no­ci­mien­tos en lo­grar mi reha­bi­li­ta­ción.

¿Có­mo par­ti­ci­pó en ese ca­mino ha­cia tu au­to­no­mía? De re­pen­te me di cuen­ta de que no me po­día ir a dor­mir so­lo o que úni­ca­men­te me po­día le­van­tar de la ca­ma cuan­do Li­dia me ayu­da­ra. Y esos de­ta­lles pue­den lle­gar a ser des­alen­ta­do­res, pe­ro ella se lo to­mó muy en se­rio pa­ra lo­grar que tu­vie­ra in­de­pen­den­cia muy rá­pi­da­men­te.

¿Cuán­to du­ró to­do es­te pro­ce­so? Lo con­se­gui­mos en me­nos de me­dio año. De he­cho, al mes de sa­lir del hos­pi­tal ya es­ta­ba en­tre­nan­do con la mis­ma de­di­ca­ción que an­tes del ac­ci­den­te. En ese mo­men­to to­ma­mos de­ci­sio­nes im­por­tan­tes que nos ayu­da­ron co­mo pa­re­ja: de­ci­di­mos que­dar­nos en el hos­pi­tal so­lo por las ma­ña­nas, y de es­ta for­ma de­di­ca­mos las tar­des a en­tre­nar en el gim­na­sio, co­mo ha­bía­mos he­cho to­da la vi­da. Eso nos per­mi­tió es­tar más tiem­po jun­tos y nor­ma­li­zar la si­tua­ción. La guin­da del pas­tel fue el día en que me sa­qué el car­né de con­du­cir.

¿De­pen­des mu­cho de ella? Pa­ra na­da. De he­cho, la ne­ce­si­to muy po­co. Pue­do es­tar to­do el día so­lo sin pro­ble­mas. Si Li­dia tu­vie­ra que ir­se un mes, no pa­sa­ría ab­so­lu­ta­men­te na­da. La úni­ca di­fe­ren­cia en­tre es­tar jun­tos o se­pa­ra­dos es que si ella no es­tá a mi la­do, pue­do tar­dar un po­co más en ha­cer las co­sas. Si va­mos jun­tos y hay un obs­tácu­lo en el ca­mino, lo sor­tea­mos de una ma­ne­ra más di­rec­ta. Si voy so­lo, da­ré al­go más de ro­deo, pe­ro lle­ga­ré siem­pre a mi des­tino.

Áfri­ca me cam­bió la vi­da

¿Qué has en­con­tra­do en Li­dia? To­do lo que ne­ce­si­to. Si no fue­ra de es­ta ma­ne­ra no es­ta­ría­mos jun­tos. Me en­can­ta que se­pa se­pa­rar la par­te emo­cio­nal de la pro­fe­sio­nal. Nos te­ne­mos un gran res­pe­to, ja­más dis­cu­ti­mos de ma­ne­ra ai­ra­da. En ge­ne­ral, no de­ja­mos que los pro­ble­mas crezcan.

Sin em­bar­go, pa­sáis mu­chas ho­ras jun­tos. Tra­ba­jo, amor, ocio... ¿Có­mo lo lle­váis? Es ex­tra­ña­men­te sa­tis­fac­to­rio. No dis­cu­ti­mos nun­ca y ade­más lle­va­mos una vi­da muy po­co mo­nó­to­na. Esa es la ver­da­de­ra cla­ve del éxi­to. Nun­ca he­mos pa­sa­do tres ho­ras ha­cien­do lo mis­mo. La ru­ti­na se tra­ga la pa­re­ja, pe­ro no es nues­tro ca­so. De he­cho, co­mo pa­re­ja es­ta­ble so­lo lle­vá­ba­mos seis me­ses cuan­do su­frí el ac­ci­den­te. Nun­ca an­tes ha­bía­mos vi­vi­do jun­tos. Cuan­do me die­ron el al­ta fue cuan­do de­ci­di­mos con­vi­vir ba­jo el mis­mo te­cho. No sa­bía­mos con qué nos íba­mos a en­con­trar en el ca­mino, pe­ro éra­mos un equi­po. Y así ha si­do has­ta hoy.

¿En qué pi­la­res ci­men­táis vues­tra fe­li­ci­dad? En dos prin­ci­pios que con­si­de­ro fun­da­men­ta­les: le­van­tar­nos por la ma­ña­na con áni­mos y con ilu­sión, y acos­tar­nos por la no­che con la con­cien­cia tran­qui­la por ha­ber he­cho las co­sas bien. Yo creo que en la vi­da hay que ha­cer po­cas co­sas, pe­ro bien he­chas.

Co­mo por ejem­plo... Lo bo­ni­to en es­ta vi­da es lo que te sor­pren­de, no lo que es­tá de­ma­sia­do pla­ni­fi­ca­do. El me­jor cum­plea­ños de mi vi­da lo he pa­sa­do en el hos­pi­tal. Re­cuer­do que Er­nest, mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción, y yo pu­si­mos unas ser­pen­ti­nas de la­do a la­do de nues­tras ca­mas, nos be­bi­mos una bo­te­lla de ca­va y fui­mos fe­li­ces por unas ho­ras.

Pe­ro en el ca­mino tam­bién ha­béis de­ja­do co­sas, ¿no? De­ci­di­mos ha­cer una lis­ta con to­das las co­sas que po­día­mos ha­cer en es­ta nue­va si­tua­ción. Lo pri­me­ro en que uno pien­sa tras sa­ber que pa­sa­rá el res­to de su vi­da en una si­lla de rue­das es to­do aque­llo que no po­drá ha­cer. Por ejem­plo, ir a co­ger se­tas o mon­tar en mo­to. De re­pen­te, to­do son noes. Aho­ra, en cam­bio, dis­fru­to de las mon­ta­ñas, sal­go a pa­sear. Me gus­ta mu­cho es­tar en con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, aun­que ten­ga li­mi­ta­cio­nes.

Tie­nes una fun­da­ción que lle­va tu nom­bre. ¿A qué os de­di­cáis exac­ta­men­te? La crea­mos ha­ce dos años y es un gran con­te­ne­dor pa­ra pro­yec­tos so­cia­les que ocu­pa a día de hoy tres cuar­tas par­tes de nues­tro tiem­po. Nos cen­tra­mos en me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de las per­so­nas con una le­sión me­du­lar me­dian­te in­te­gra­ción so­cial y opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les.

En tu li­bro cuen­tas que Áfri­ca te cam­bió la vi­da La des­cu­brí gra­cias al Da­kar. El con­ti­nen­te afri­cano me ha ayu­da­do mu­chí­si­mo a cre­cer co­mo per­so­na. Soy más to­le­ran­te y ca­paz de en­ten­der a la gen­te, y en par­te eso se lo de­bo a mis vi­ven­cias afri­ca­nas. Li­dia y yo lo he­mos vi­si­ta­do en va­rias oca­sio­nes y siem­pre hay una ex­cu­sa pa­ra re­gre­sar. ¡Es un mun­do tan cer­cano y a la vez tan le­jano!

¿Con­fías en ca­mi­nar al­gún día? A ve­ces sí que lo pien­so. ¿Por qué no? Pe­ro me bas­ta con creer que mi ca­li­dad de vi­da pue­da ser me­jor re­cu­pe­ran­do cier­ta sen­si­bi­li­dad. Es bo­ni­to te­ner esa es­pe­ran­za, pe­ro sin ob­se­sio­nar­me, por si no lle­ga nun­ca.

¿Has pen­sa­do en lo pri­me­ro que ha­ríais jun­tos si un día re­cu­pe­ras la mo­vi­li­dad? Lo ven­de­ría­mos to­do, cam­bia­ría­mos de vi­da y nos lar­ga­ría­mos a al­gún país le­jano. Sin pen­sar en la vuel­ta, el tiem­po que ha­ga fal­ta, lo que nos pi­da el cuer­po.

“Con ella a mi la­do me atre­vo a mu­chas co­sas. No hay re­to

im­po­si­ble si lo afron­ta­mos jun­tos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.