Un via­je emo­cio­nan­te

La es­cri­to­ra nor­te­ame­ri­ca­na Ann Hood per­dió a su hi­ja en 2002 con ape­nas cin­co años. Pa­ra so­bre­vi­vir a la pe­na se aga­rró a las la­bo­res de pun­to, y re­sul­tó la me­jor te­ra­pia. Tiem­po des­pués de­ci­dió adop­tar a una ni­ña que la de­vol­vió ple­na­men­te a la vi­da. Ah

AR - - TESTIMONIO - Tex­to: DIA­NA ARRASTIA

Sus pa­la­bras de­no­tan la sen­si­bi­li­dad de su al­ma y des­pier­tan la ad­mi­ra­ción al mo­men­to. En la primavera de 2002, Ann Hood ba­jó a los in­fier­nos con la pér­di­da de su hi­ja Gra­ce, de tan so­lo cin­co años. Una in­fec­ción trai­cio­ne­ra la apar­tó de su la­do pa­ra siem­pre. La mu­jer y la es­cri­to­ra mu­rie­ron de gol­pe. Has­ta que un her­mo­so día de oc­tu­bre de ese mis­mo año di­ri­gió sus pies has­ta una tien­da es­pe­cia­li­za­da en la­nas y la­bo­res de pun­to. Allí, una jo­ven le des­cu­brió lo que con­ver­ti­ría en su te­ra­pia y con­sue­lo: el pla­cer de las agu­jas y los hi­los.

Un año des­pués, Ann Hood ha­bía te­ji­do su ca­mino de vuel­ta a la vi­da. Atrás ha­bía que­da­do la pe­na in­men­sa pa­ra de­jar pa­so al ali­vio de las pa­la­bras, las que con­ver­ti­ría en su no­ve­la El círcu­lo del pun­to, en la que una ma­dre, co­mo ella, re­sur­ge a la vi­da a tra­vés del po­der cu­ra­ti­vo de te­jer en com­pa­ñía de per­so­nas que acu­den a un gru­po, a ese círcu­lo del pun­to, pa­ra com­par­tir la vi­da.

Pe­ro fue en 2004 cuan­do Ann Hood dio su pun­ta­da más im­por­tan­te con la de­ci­sión de adop­tar una ni­ña. Unos me­ses des­pués, la es­cri­to­ra via­ja­ba en un avión, en com­pa­ñía de su hi­jo Sam y de su ma­ri­do Lor­ne, rum­bo al gi­gan­te asiá­ti­co. Allí les es­pe­ra­ba An­na­be­lle, un be­bé que lo­gra­ría di­bu­jar­les una son­ri­sa eter­na. Aho­ra, cuen­ta su ex­pe­rien­cia en su úl­ti­ma no­ve­la El hi­lo ro­jo (Ed. Boo­ket), en la que se sir­ve de seis pa­re­jas nor­te­ame­ri­ca­nas que em­pren­den un pro­ce­so de adop­ción co­mo el su­yo.

Una creen­cia orien­tal mi­le­na­ria, la del hi­lo ro­jo, da nom­bre a la no­ve­la y tam­bién

“DES­PUÉS DE QUE MI HI­JA FA­LLE­CIE­RA, ME RE­SUL­TA­BA IM­PO­SI­BLE LEER Y ES­CRI­BIR” “‘EL HI­LO RO­JO’ ES UNA MI­RA­DA HA­CIA LO LE­JOS QUE PO­DE­MOS LLE­GAR Y LOS CA­MI­NOS QUE PUE­DEN TO­MAR NUES­TRAS VI­DAS” “ES­CRI­BIR EL LI­BRO FUE PA­RA MÍ UNA MA­NE­RA DE VER CON OB­JE­TI­VI­DAD EL DO­LOR Y EL PO­DER DE LA AMIS­TAD”

a la or­ga­ni­za­ción a tra­vés de la que Maya, la pro­ta­go­nis­ta del li­bro, ini­cia los trá­mi­tes de quie­nes an­he­lan ser pa­dres. Lo ha­ce pa­ra apla­car el do­lor de la muer­te ac­ci­den­tal de su hi­ja. Pe­ro pa­ra en­ten­der el ca­la­do má­gi­co de es­ta his­to­ria hay que re­mi­tir­se a la le­yen­da: exis­te un hi­lo ro­jo del des­tino. Se di­ce que ese hi­lo má­gi­co pue­de es­ti­rar­se o con­traer­se, pe­ro nun­ca rom­per­se. Cuan­do un be­bé nace, el hi­lo ro­jo in­vi­si­ble co­nec­ta su al­ma con to­das esas per­so­nas (pa­sa­das, pre­sen­tes y fu­tu­ras) que ten­drán un pa­pel de­ter­mi­nan­te en su vi­da. Con el pa­so del tiem­po, el hi­lo se acor­ta y se ten­sa, y jun­ta más y más a esas per­so­nas que es­tán des­ti­na­das a en­con­trar­se. Con El hi­lo ro­jo, Ann Hood ha­ce una me­tá­fo­ra del do­lor y la es­pe­ran­za. Triun­fa la vi­da.

Con El círcu­lo del pun­to co­men­zas­te una te­ra­pia muy per­so­nal... Des­pués de que mi hi­ja Gra­ce fa­lle­cie­ra re­pen­ti­na­men­te a cau­sa de una in­fec­ción muy vi­ru­len­ta de es­trep­to­co­cos, en 2002, cuan­do te­nía cin­co años, no po­día leer ni es­cri­bir. Era co­mo si la par­te de mi ce­re­bro que uti­li­za el len­gua­je de re­pen­te de­ja­ra de fun­cio­nar. Sin la lec­tu­ra ni la es­cri­tu­ra me re­sul­ta­ba di­fí­cil en­con­trar con­sue­lo a mi do­lor. Un buen ami­go me su­gi­rió que apren­die­ra a te­jer y, pa­ra mi sor­pre­sa, me pro­por­cio­nó el con­sue­lo que es­ta­ba bus­can­do. Un día, un par de años más tar­de, cuan­do ha­cía pun­to, vino a mí una his­to­ria so­bre una mu­jer que pier­de a su hi­ja y des­cu­bre el po­der trans­for­ma­dor de te­jer al ins­cri­bir­se en un círcu­lo que ha­ce pun­to, en el que los ami­gos se ayu­dan unos a otros con los obs­tácu­los de la vi­da. Aun­que es­to

sue­na au­to­bio­grá­fi­co, en reali­dad no lo es. Mi pro­ta­go­nis­ta pier­de a su úni­co hi­jo. Su ma­tri­mo­nio se des­mo­ro­na. Y ese círcu­lo del pun­to se con­vier­te en su fa­mi­lia. Yo te­nía a mi ma­ra­vi­llo­so hi­jo Sam y a mi ma­ri­do Lor­ne, así co­mo un gran círcu­lo de fa­mi­lia­res y ami­gos. ¡Y nun­ca me uní a un círcu­lo que ha­ce pun­to! Es­cri­bir el li­bro fue pa­ra mí una ma­ne­ra de ver con ob­je­ti­vi­dad el do­lor y el po­der de la amis­tad, la na­rra­ción de his­to­rias y el ha­cer pun­to. Pe­ro tam­bién fue mi in­cur­sión de nue­vo en el mun­do de las pa­la­bras y la es­cri­tu­ra, un mo­men­to po­de­ro­so pa­ra mí.

Aho­ra, con El hi­lo ro­jo, pa­re­ce que KD\DV SXHVWR ¿Q D XQ GRORU LQPHQVR Es­ta no­ve­la fue un in­ten­to de mi­rar ha­cia las ma­ne­ras en que for­ma­mos fa­mi­lias, lo le­jos que po­de­mos lle­gar, los ca­mi­nos sor­pren­den­tes que to­man nues­tras vi­das y la ma­gia del hi­lo ro­jo. Es­ta idea es im­por­tan­tí­si­ma pa­ra mí, por­que me di­ce que Gra­ce si­gue co­nec­ta­da a mí, que lo es­ta­rá siem­pre, que An­na­be­lle, a quien adop­ta­mos en Chi­na en 2005, cuan­do te­nía on­ce me­ses, ha­bía es­ta­do siem­pre des­ti­na­da a ser mía, y que to­das nues­tras re­la­cio­nes es­tán en­tre­la­za­das.

¢5HFXHUGDV HO LQVWDQWH HQ TXH WRPDVWH OD GHFLVL­yQ GH DGRSWDU" Más o me­nos: dos años des­pués del fa­lle­ci­mien­to de Gra­ce, em­pe­cé a sen­tir que la nie­bla de mi do­lor se di­si­pa­ba. Re­co­no­cí en mi co­ra­zón el de­seo fuer­te de de­vol­ver la ale­gría a nues­tras vi­das. Un día, mien­tras con­du­cía, mi­ré por el es­pe­jo re­tro­vi­sor a mi hi­jo Sam y se le veía tan so­lo en el asien­to de atrás, mi­ran­do tan tris­te por la ven­ta­na... Me acor­dé de to­das las ri­sas que so­lían exis­tir allí de­trás en­tre él y Gra­ce, y en ese mo­men­to su­pe que era ho­ra de to­mar la ini­cia­ti­va pa­ra de­mos­trar­le que, a pe­sar de las co­sas que su­ce­den y que no po­de­mos con­tro­lar, po­de­mos ele­gir ha­cer al­go pa­ra ser fe­li­ces. Ese mo­men­to se trans­for­mó en la idea de adop­tar un be­bé.

¢&yPR OOHJy OD OH\HQGD TXH GD WtWXOR DO OLEUR KDVWD WXV RtGRV" Es­cu­ché la idea del hi­lo ro­jo en una cla­se de cul­tu­ra chi­na a la que mi ma­ri­do y yo nos apun­ta­mos en una épo­ca en que es­pe­rá­ba­mos la re­so­lu­ción so­bre el pro­ce­so de adop­ción. Es­tá­ba­mos en una cla­se en la agen­cia de adop­ción de Bos­ton e in­me­dia­ta­men­te su­pe que la usa­ría al­gún día co­mo una me­tá­fo­ra de la pér­di­da y la es­pe­ran­za. Y fue unos años des­pués, en la fies­ta de

“RE­CO­NO­CÍ EN MÍ EL DE­SEO DE DE­VOL­VER LA ALE­GRÍA A NUES­TRAS VI­DAS” “¡SO­LO QUE­RÍA AL BE­BÉ EN MIS BRA­ZOS! Y TAN PRON­TO CO­MO TU­VE A AN­NA­BE­LLE EN EN ELLOS, SU­PE QUE ES­TA­BA DES­TI­NA­DA A SER MÍA” “CREO QUE EL AMOR Y LA ES­PE­RAN­ZA, AL FI­NAL, TRIUN­FAN EN NUES­TRAS VI­DAS”

cum­plea­ños de An­na­be­lle, cuan­do la idea se cris­ta­li­zó pa­ra la no­ve­la.

8QD IHFKD GH FXPSOHD­xRV PX\ HVSHFLDO \ WDPEL­pQ XQ PRPHQWR GHWHUPLQDQWH HQ WX WUD\HFWRULD FRPR HVFULWRUD Ca­sual­men­te, el cum­plea­ños de An­na­be­lle [18 de abril] es el mis­mo día en que Gra­ce mu­rió. Es­te es un día muy di­fí­cil pa­ra mí, y cuan­do me en­te­ré de la fe­cha de na­ci­mien­to de An­na­be­lle, me preo­cu­pó có­mo iba a ser ca­paz de ce­le­brar­lo. Sin em­bar­go, allí es­ta­ba yo, sos­te­nien­do una ban­de­ja de cup­ca­kes ro­sas, sa­lien­do de mi co­ci­na en di­rec­ción al pa­tio tra­se­ro don­de los ni­ños es­ta­ban ce­le­bran­do el cum­plea­ños de An­na­be­lle. Me de­tu­ve, mi­ré a mi her­mo­sa hi­ja y pen­sé en mi hi­lo ro­jo per­so­nal, que co­nec­ta a mis dos hi­jas, y que se ex­tien­de has­ta lle­gar a Chi­na, don­de otra ma­dre llo­ra a la hi­ja que tu­vo que aban­do­nar. En ese mo­men­to na­ció la no­ve­la.

¢6RQ UHDOHV ODV VHLV KLVWRULDV TXH UHFRJH OD QRYHOD D WUDY­pV GH HVDV VHLV SDUHMDV TXH HPSUHQGHQ XQ YLDMH HQ EXVFD GH VX EHEp" No son reales. Via­ja­mos con diez fa­mi­lias ma­ra­vi­llo­sas, ¡y sin nin­gún dra­ma! In­ven­té pa­re­jas y si­tua­cio­nes pa­ra re­fle­jar las mu­chas ra­zo­nes por las que la gen­te de­ci­de adop­tar.

(O OLEUR UHWUDWD OD DOHJU­tD GH DGRSWDU \ OD PRQWD­xD UXVD HPRFLRQDO GH ORV SDGUHV DGRSWLYRV 3HUR WDPEL­pQ HO GRORU GH UHQXQFLDU D XQ KLMR ¢4Xp GHVFXEULVWH VREUH HVDV PDGUHV DERFDGDV D DEDQGRQDU D VXV EHE­pV" A tra­vés de mi in­ves­ti­ga­ción so­bre el te­ma, leí un li­bro en el que nin­gu­na de las ma­dres en­tre­vis­ta­das pue­de tran­si­tar por la en­tre­vis­ta sin llo­rar. Es un error pen­sar que aban­do­nan a sus be­bés sin emo­ción ni sen­ti­mien­tos de pér­di­da. Es­tas mu­je­res su­fren al te­ner que dar a sus hi­jos.

¢&XiO HV OD SULQFLSDO GLIHUHQFLD HQWUH 0D\D OD SURWDJRQLVWD \ W~" Cuan­do co­no­ce­mos a Maya, es­tá com­ple­ta­men­te apa­ga­da emo­cio­nal­men­te. Sien­to que soy to­do lo con­tra­rio, aun­que siem­pre abier­ta y vul­ne­ra­ble; a ve­ces, de­ma­sia­do.

6L HFKDV OD YLVWD DWUiV ¢FDPELDU­tDV DOJR GH OD PDQHUD HQ TXH YLYLVWH HVWD LQROYLGDEOH H[SHULHQFLD" ¡Pien­so que de­be­ría ha­ber adop­ta­do un se­gun­do be­bé!

/D GHFHSFL­yQ \ OD SURPHVD OD GHVHVSHUDFL­yQ \ OD HVS­HUDQ]D ¢4Xp WULXQID DO ¿QDO HQ HVWH FyFWHO DJULGXOFH" Creo que el amor y la es­pe­ran­za triun­fan en El hi­lo ro­jo. Y que, en úl­ti­ma ins­tan­cia, tam­bién lo ha­cen en nues­tras vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.