Des­mon­tan­do a Leo

A pun­to de cum­plir los 40, si­gue sien­do un rom­pe­co­ra­zo­nes, pe­ro ha lo­gra­do ale­jar­se de la ima­gen de eterno ado­les­cen­te. Hoy, Leonardo DiCa­prio es un ac­tor con­sa­gra­do que vuel­ca sus es­fuer­zos en el me­dio am­bien­te

AR - - PERSONAJE - Tex­to: MI­LA FER­NÁN­DEZ

Ser uno de los gua­pos ofi­cia­les de Holly­wood es una cruz que no re­sul­ta na­da fá­cil de lle­var. So­bre to­do si tus as­pi­ra­cio­nes ar­tís­ti­cas van más allá de en­ca­si­llar­te co­mo pro­ta­go­nis­ta de la enési­ma ver­sión pos­mo­der­na de Romeo y Ju­lie­ta. Afor­tu­na­da­men­te pa­ra Leonardo DiCa­prio, en los die­ci­ocho años que han trans­cu­rri­do des­de que se pu­sie­ra en la piel del trá­gi­co Mon­tes­co a las or­de­nes del vi­sio­na­rio Baz Luhr­mann, su ca­rre­ra ha to­ma­do de­rro­te­ros bien dis­tin­tos. Y es que aquel cán­di­do ru­bio de ojos azu­les ha cre­ci­do. Su ima­gen ha da­do pa­so a la de ac­tor con­sa­gra­do y com­pro­me­ti­do con las cau­sas so­cia­les.

El año cla­ve en el que dio un gol­pe de ti­món (li­te­ral y fi­gu­ra­da­men­te) fue 1997. Tras el es­treno de Ti­ta­nic, que le con­fi­rió el es­ta­tus de­fi­ni­ti­vo de ído­lo ado­les­cen­te, fue cuan­do tam­bién de­ci­dió que en su fu­tu­ro de­bían cru­zar­se otro ti­po de guio­nes y de per­so­na­jes. Y allí es­ta­ba Scor­se­se pa­ra obrar el mi­la­gro. Hoy, DiCa­prio es con­si­de­ra­do uno de los ac­to­res más ca­ris­má­ti­cos, pe­ro ¿có­mo ha ma­du­ra­do aquel gua­po pi­llo que lle­na­ba la pan­ta­lla con su son­ri­sa?

Hi­jo de la re­vo­lu­ción

Aun­que ya es­ta­ba fren­te a una cá­ma­ra sien­do un ni­ño, la mi­ra­da tur­bia y la son­ri­sa va­ci­lo­na de DiCa­prio de­cían más so­bre lo que ha­bía vi­vi­do en su in­fan­cia que la tra­ma más in­ge­nio­sa de cual­quier guión de Los pro­ble­mas cre

cen, se­rie en la que co­men­zó a tra­ba­jar con die­ci­sie­te años. Ca­sua­li­da­des de la vi­da, in­ter­pre­ta­ba a un con­flic­ti­vo ni­ño sin ho­gar al que la ca­tó­di­ca fa­mi­lia Sea­ver aco­gía en su ca­sa.

Na­ci­do y cria­do en Los Án­ge­les en el seno de una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da, la con­tra­cul­tu­ra hippy de los setenta es­tu­vo muy pre­sen­te du­ran­te los pri­me­ros años de su vi­da aun­que, mi­la­gro­sa­men­te, no lo­gra­ron es­tig­ma­ti­zar­lo: “Mi pa­dre era un hippy. Mi ma­dre, un mi­la­gro an­dan­te que so­bre­vi­vió a la II Gue­rra Mun­dial en Ale­ma­nia y ha te­ni­do mu­chos es­car­ceos con la muer­te”, ase­gu­ra el ac­tor. El ba­rrio mar­gi­nal don­de vi­vían, re­ple­to de yon­quis, ca­me­llos y pros­ti­tu­tas, pa­re­cía apor­tar los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra con­du-

“Ver a los adic­tos en mi pro­pia man­za­na hi­zo que me pen­sa­ra dos ve­ces es­tar en­vuel­to

en te­mas de dro­gas. Me ho­rro­ri­za­ba”

cir su vi­da al abis­mo. Pe­ro el jo­ven Leo su­po sor­tear las hos­ti­li­da­des: “Ver a los adic­tos en mi pro­pia man­za­na hi­zo que me pen­sa­ra dos ve­ces es­tar en­vuel­to en te­mas de dro­gas. Es­ta­ba ho­rro­ri­za­do. Una vez que das el pa­so y ex­pe­ri­men­tas, las dro­gas to­man el con­trol. No eres el mis­mo nun­ca más. Y eso es al­go que nun­ca he que­ri­do”, cuen­ta.

Des­de pe­que­ño, su ma­dre in­ten­tó abrir­le un hueco en el mun­do de la in­ter­pre­ta­ción, y lo pre­sen­ta­ba a cas

tings de anun­cios, pe­lí­cu­las y se­ries. El pe­que­ño Leo se dio a co­no­cer al gran pú­bli­co con las pe­lí­cu­las Vi­da de es­te chi­co, jun­to a Ro­bert de Ni­ro, y ¿A

quién ama Gil­bert Gra­pe?, con Johnny Deep, que le su­pu­so la no­mi­na­ción al Os­car co­mo me­jor ac­tor se­cun­da­rio. Des­pués lle­ga­rían Ti­ta­nic, Dia­rio de un re­bel­de, La ha­bi­ta­ción de Mar­vin... Fue­ron años en los que for­jó su ima­gen co­mo la ver­sión mejorada del Ja­mes Dean mo­derno: con to­do el atrac­ti­vo y sin ras­tro del des­tino trá­gi­co. Sin em­bar­go, la crí­ti­ca no siem­pre des­ta­ca­ba sus in­ter­pre­ta­cio­nes y le cul­pa­ban de la ma­la elec­ción de sus tra­ba­jos. Has­ta que en su vi­da se cru­za­ron el di­rec­tor Mar­tin Scor­se­se y el guion de Gangs of

New York. A par­tir de ese mo­men­to, Leo se con­vir­tió en su ac­tor fe­ti­che. De esa co­la­bo­ra­ción son mu­chos los que ase­gu­ran que am­bos han sa­li­do bien pa­ra­dos, cuan­do pa­re­cía que el ac­tor ha­bía di­na­mi­ta­do sus es­pe­ran­zas co­mo pro­me­te­dor in­tér­pre­te de los no­ven­ta y Scor­se­se no ha­bía re­co­gi­do sus me­jo­res crí­ti­cas con los lar­go­me­tra­jes

Kun­dun o Al lí­mi­te. Ba­jo sus ór­de­nes ha pro­ta­go­ni­za­do, ade­más, El avia­dor (pro­du­ci­da por el pro­pio DiCa­prio),

Shut­ter Is­land, In­fil­tra­dos y su tra­ba­jo

más re­cien­te, El lo­bo de Wall Street.

En los úl­ti­mos años, Leo no ha pa­ra­do de tra­ba­jar. So­lo des­de

2011 ha es­tre­na­do J. Ed­gar, ba­jo la di­rec­ción de Clint East­wood,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.