JUE­GO DE MA­NOS

Re­lle­nos,‘ pee­lings’, lá­ser... son tra­ta­mien­tos que aso­cia­mos úni­ca­men­te con el ros­tro. Aho­ra sus pro­to­co­los se re­nue­van pa­ra hi­dra­tar, re­for­zar y lle­nar de luz esa par­te tan im­por­tan­te de nues­tro cuer­po: las ma­nos

AR - - BELLEZA - Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES

Son, jun­to con el cue­llo, la fuen­te de in­for­ma­ción más fia­ble pa­ra ave­ri­guar la edad real de una per­so­na. “Ca­da vez con más fre­cuen­cia re­cu­rri­mos a tra­ta­mien­tos me­di­coes­té­ti­cos en las ma­nos pa­ra es­con­der es­te da­to”, afir­ma el doc­tor Ro­drí­guez Prie­to, je­fe de Der­ma­to­lo­gía del hos­pi­tal de León.

Y es que, si lo ana­li­zas bien, el dor­so de las ma­nos es­tá mu­cho más ex­pues­to que el ros­tro al frío, al sol, a gol­pes y ro­za­du­ras, al agua (fría y ca­lien­te)... En­ton­ces ¿por qué no las cui­da­mos de la mis­ma for­ma que la ca­ra? La res­pues­ta es sen­ci­lla: si te­ne­mos que ele­gir, siem­pre pri­ma­mos el ros­tro, que es lo que ca­da día ve­mos re­fle­ja­do en el es­pe­jo.

De­li­ca­das y sen­si­bles

Al es­tar re­cu­bier­tas de una piel muy de­li­ca­da, se trans­pa­ren­tan más los ca­pi­la­res y se mar­can los ten­do­nes (co­mo ocu­rre en el cue­llo de una per­so­na muy del­ga­da). Por es­te mo­ti­vo hay que re­for­zar es­ta zo­na pa­ra que no pier­da más gro­sor y es­té fuer­te. Y es que no son las ve­nas y va­sos los que cre­cen de ta­ma­ño (ocu­rre so­lo cuan­do hay al­gún pro­ble­ma vas­cu­lar), sino que la piel se afi­na y se mar­ca ca­da vez más su re­lie­ve. Por otra par­te, el frío y el agua son los prin­ci­pa­les res­pon­sa­bles de que la ca­pa hi­dro­li­pí­di­ca des­apa­rez­ca. Pre­ci­sa­men­te es­tos dos ‘enemi­gos’ ata­can ca­da día tus ma­nos y son los cau­san­tes de que apa­rez­can ro­je­ces, du­re­zas, des­ca­ma­cio­nes... ¿Có­mo po­de­mos ayu­dar­las? Man­te­nién­do­las con­ti­nua­men­te hi­dra­ta­das con una cre­ma es­pe­cí­fi­ca pa­ra ellas. Ten­la siem­pre a mano en el bol­so, en tu me­sa de tra­ba­jo, en ca­sa...

Otra par­ti­cu­la­ri­dad es que en las ma­nos, con­cre­ta­men­te en el dor­so, las glán­du­las se­bá­ceas y su­do­rí­pa­ras es­tán pre­sen­tes en can­ti­da­des ín­fi­mas (¿ver­dad que no te su­da nun­ca el

dor­so de la mano, pe­ro sí la pal­ma?). Por es­te mo­ti­vo es muy im­por­tan­te nu­trir­las con más fre­cuen­cia in­clu­so que el ros­tro. Exis­ten cre­mas que son ‘cu­ras’ in­ten­si­vas de nu­tri­ción y re­pa­ra­ción y que ali­men­tan la piel y la pro­te­gen.

Otra de las evi­den­cias del pa­so del tiem­po es la apa­ri­ción de man­chas. En es­te ca­so se tra­tan del mis­mo mo­do que en el ros­tro: con tra­ta­mien­tos cos­mé­ti­cos o me­di­coes­té­ti­cos des­pig­men­tan­tes ( pee­lings quí­mi­cos, lá­ser, luz pul­sa­da...), y se pre­vie- nen uti­li­zan­do cre­mas con fac­tor de pro­tec­ción so­lar al­to ca­da vez que va­yan a es­tar ex­pues­tas al sol.

Test de edad

¿Có­mo pue­des sa­ber si las ma­nos ne­ce­si­tan cui­da­dos ex­tra? Es­te ges­to nun­ca fa­lla: pe­llíz­ca­te la piel de las ma­nos y si al sol­tar­la no vuel­ve a su po­si­ción ori­gi­nal in­me­dia­ta­men­te, es que ya pre­sen­ta en­ve­je­ci­mien­to y fal­ta de hi­dra­ta­ción. Es el mo­men­to de ac­tuar.

Mien­tras de­ci­des qué ti­po de tra­ta­mien­to vas a em­plear pa­ra de­vol­ver a tus ma­nos la ju­ven­tud per­di­da, hay unos tru­cos que te ven­drán muy bien pa­ra ca­mu­flar cier­tos de­fec­tos de for­ma tem­po­ral. En pri­mer lu­gar, no ten­gas mie­do a usar una ba­se de ma­qui­lla­je o, in­clu­so, una pre­ba­se, an­tes, pa­ra ca­mu­flar los po­ros. Así igua­la­rás el tono de la piel y di­si­mu­la­rás las pe­que­ñas man­chas. Tam­po­co re­pa­res en apli­car cos­mé­ti­ca flash (am­po­llas, sé­rums re­afir­man­tes...) en el dor­so de las ma­nos pa­ra que la piel se vea li­sa y fir­me. Son so­lu­cio­nes efí­me­ras pe­ro muy efi­ca­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.