Lo que tu piel ne­ce­si­ta

Sequedad, fra­gi­li­dad y fal­ta de lu­mi­no­si­dad. Es­tos son tres de los efec­tos de la me­no­pau­sia en nues­tra piel. Pa­ra huir de ellos, apues­ta por un cui­da­do es­pe­cí­fi­co con el que de­vol­ver la vi­ta­li­dad al ros­tro

AR - - SECCIÓN -

La me­no­pau­sia trae con­si­go una se­rie de cam­bios en nues­tro cuer­po, pe­ro tam­bién en nues­tra piel. Y es que ade­más del pa­so del tiem­po, la pér­di­da de es­tró­ge­nos y pro­ges­te­ro­na ha­ce que el cu­tis se afi­ne y se vuel­va más frá­gil. ¿La ra­zón? Con la me­no­pau­sia, la piel pier­de un 57 % de sus lí­pi­dos, un ele­men­to vi­tal en el equi­li­brio cu­tá­neo. Son cam­bios que se pro­du­cen en su in­te­rior, pe­ro cu­yos re­sul­ta­dos son vi­si­bles en las ca­pas más ex­ter­nas: la piel se afi­na, se acar­to­na y pier­de la sua­vi­dad y el bri­llo que te­nía an­tes.

Cui­da­do ex­tra

Con to­do ello, las arru­gas se mar­can más y el óva­lo facial pier­de su for­ma y den­si­dad. Pa­ra ha­cer fren­te a los efec­tos pro­du­ci­dos du­ran­te es­ta nue­va eta­pa, hay que aña­dir a nues­tro ri­tual de be­lle­za dia­rio cos­mé­ti­cos que ase­gu­ren que nues­tro cu­tis re­ci­be los cui­da­dos que ne­ce­si­ta. ¿Por dón­de se em­pie­za?: “Lo pri­me­ro es apor­tar los lí­pi­dos que la piel ha ido per­dien­do a cau­sa de la me­no­pau­sia, pe­ro tam­bién es im­por­tan­te es­ti­mu­lar el cu­tis pa­ra re­lan­zar su pro­duc­ción na­tu­ral. Los acei­tes ri­cos en ome­gas son per­fec­tos pa­ra ello, ya que ade­más de nu­trir, re­vi­ta­li­zan la piel en pro­fun- di­dad”, cuen­ta Mer­ce­des Abar­que­ro, di­rec­to­ra científica de La­bo­ra­to­rios Vichy. Por otra par­te, el cui­da­do facial per­fec­to no es­tá com­ple­to si no con­tie­ne un buen an­ti­oxi­dan­te. Uno de los úl­ti­mos en lle­gar ha si­do el acei­te de sal­va­do de arroz: “Es­te po­ten­te in­gre­dien­te es ri­co en vi­ta­mi­na E, que neu­tra­li­za los ra­di­ca­les li­bres, res­pon­sa­bles del en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo”, aña­de Mer­ce­des. La mez­cla de es­tos ac­ti­vos da co­mo re­sul­ta­do un ros­tro hi­dra­ta­do, sua­ve y lu­mi­no­so. Pe­ro tam­bién más fir­me.

Otro ele­men­to im­por­tan­te a la ho­ra de dar a nues­tra piel lo que ne­ce­si­ta du­ran­te la me­no­pau­sia es bus­car cos­mé­ti­cos hi­poa­ler­gé­ni­cos que la pro­te­jan, ya que du­ran­te es­ta épo­ca se vuel­ve más sen­si­ble y frá­gil.

Nue­va tex­tu­ra

Los cos­mé­ti­cos an­ti­edad es­tán dis­po­ni­bles en una gran va­rie­dad de tex­tu­ras: mous

se, cre­ma, lo­ción... y aho­ra acei­te se­co. Es­ta úl­ti­ma ha su­pues­to una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción gra­cias a su po­der nu­tri­ti­vo. No de­ja bri­llos ni sen­sa­ción gra­sa en la piel.

Una nue­va sen­sa­ción pa­ra tu piel Tres acei­tes ri­cos en ome­gas (de cár­ta­mo, de sal­va­do de arroz y de man­te­ca de ka­ri­té) son el secreto que se es­con­de tras Neo­va­diol Ma­gis­tral Eli­xir: un cui­da­do es­pe­cí­fi­co pa­ra re­vi­ta­li­zar el ros­tro du­ran­te la me­no­pau­sia. De ven­ta en far­ma­cias (35,60

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.