Vi­ta­mi­na C

¿Co­no­ces las vir­tu­des an­ti­en­ve­je­ci­mien­to de la fa­mo­sa vi­ta­mi­na? Es uno de los an­ti­oxi­dan­tes más po­ten­tes que hay, y por eso es la ab­so­lu­ta pro­ta­go­nis­ta de la cos­mé­ti­ca que vie­ne

AR - - BELLEZA -

La vi­ta­mi­na C es ne­ce­sa­ria pa­ra el cre­ci­mien­to y re­pa­ra­ción de los te­ji­dos en to­das las par­tes del cuer­po. Gra­cias a ella el or­ga­nis­mo re­ge­ne­ra la piel y fa­bri­ca ten­do­nes, li­ga­men­tos y va­sos san­guí­neos. La ma­la no­ti­cia es que el hom­bre per­te­ne­ce a una de las po­cas es­pe­cies que no pro­du­cen es­ta vi­ta­mi­na. Y, ade­más, tam­po­co po­de­mos al­ma­ce­nar la que in­ge­ri­mos, así que te­ne­mos que dar­le con­ti­nua­men­te al or­ga­nis­mo pe­que­ñas do­sis pa­ra que fun­cio­ne co­rrec­ta­men­te.

Por otra par­te, hay cier­tos há­bi­tos o si­tua­cio­nes que la des­tru­yen, co­mo el es­trés fí­si­co y psí­qui­co, la ex­po­si­ción a un am­bien­te con­ta­mi­na­do, la ra­dia­ción so­lar ex­ce­si­va, el con­su­mo de al­cohol y de ta­ba­co... Se­gún la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na Es­té­ti­ca (SE­ME) un ci­ga­rri­llo, por ejem­plo, eli­mi­na mu­cha más vi­ta­mi­na C del or­ga­nis­mo que la que apor­ta un buen zu­mo de na­ran­ja. Es­ta vi­ta­mi­na, por vía oral (a tra­vés de fru­tas, ver­du­ras y su­ple­men­tos vi­ta­mí­ni­cos), tie­ne múltiples be­ne­fi­cios, pe­ro muy po­cos de ellos se ven a ni­vel cu­tá­neo. Es ne­ce­sa­ria una apli­ca­ción tó­pi­ca pa­ra que nues­tra piel se be­ne­fi­cie de ella.

Y es que des­de el pun­to de vis­ta es­té­ti­co, se­gún la SE­ME, la vi­ta­mi­na C es un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te: “Dis­mi­nu­ye de for­ma con­si­de­ra­ble los efec­tos del pa­so del tiem­po en la piel, es de­cir, el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo. Así pues, for­mu­la­da con los prin­ci­pios ac­ti­vos ca­pa­ces de me­jo­rar su pe­ne­tra­ción en la piel, es un in­gre­dien­te muy be­ne­fi­cio­so pa­ra la mi­ti­ga­ción y pre­ven­ción del en­ve­je­ci­mien­to”.

Sus pro­pie­da­des

Se­gún Ele­na Apa­ri­cio, res­pon­sa­ble científica de Skin­Ceu­ti­cals, “hay mu­chos an­ti­oxi­dan­tes muy po­ten­tes ad­mi­nis­tra­dos por vía oral, pe­ro por vía tó­pi­ca no son igual de efec­ti­vos. Sin em­bar­go, la vi­ta­mi­na C apor­ta múltiples be­ne­fi­cios so­bre la piel. Ade­más, se ha de­mos­tra­do que sus efec­tos se po­ten­cian si se la com­bi­na con otros an­ti­oxi­dan­tes co­mo la vi­ta­mi­na E y el áci­do fe­rú­li­co, en lu­gar de ha­cer­lo au­men­tan­do su concentración, co­mo ca­bría es­pe­rar”. Sus pro­pie­da­des son mu­chas y muy variadas. La más im­por­tan­te es que in­ter­vie­ne en el pro­ce­so de for­ma­ción del co­lá­geno, pa­ra me­jo­rar­lo y ace­le­rar­lo. ¿En qué se tra­du­ce es­to? En una ma­yor elas­ti­ci­dad cu­tá­nea y una me­jor re­sis­ten­cia de la pa­red de los va­sos ca­pi­la­res. Tam­bién neu­tra­li­za los ra­di­ca­les li­bres y re­ge­ne­ra la vi­ta­mi­na E, que es otro efi­caz alia­do an­ti­edad. Un es­tu­dio pu­bli­ca­do en In­ter­na­tio­nal Jour­nal

of Phar­ma­ceu­tics aña­de otros be­ne­fi­cios: “In­hi­be la pig­men­ta­ción de la piel, lo que evi­ta la for­ma­ción de man­chas; des­com­po­ne la me­la­ni­na, pa­ra blan­quear las man­chas ya exis­ten­tes, y potencia la pro­tec­ción so­lar tan­to fren­te a los ra­yos UVA co­mo a los UVB”.

Y aún hay más: “El uso de cos­mé­ti­ca con vi­ta­mi­na C co­rrec­ta­men­te for­mu­la­da au­men­ta la irri­ga­ción san­guí­nea. Es­ta pro­pie­dad de va­so­di­la­ta­ción me­jo­ra el apor­te de nu­trien­tes y oxí­geno a la epi­der­mis y co­rri­ge los ros­tros opa­cos, co­mo el de los fu­ma­do­res”, ex­pli­ca Pe­dro G. Mag­gi, crea­dor de la fir­ma Skeen.

Fí­ja­te bien en tu cre­ma

La vi­ta­mi­na C es uno de los in­gre­dien­tes más ines­ta­bles y di­fí­ci­les de for­mu­lar. Su nom­bre quí­mi­co es ‘áci­do as­cór­bi­co’, y así es co­mo apa­re­ce en la lis­ta de in­gre­dien­tes de aque­llos cos­mé­ti­cos que lle­van vi­ta­mi­na C pu­ra. El doc­tor Ig­na­cio Que­rol, pro­fe­sor de Der­ma­to­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za y miem­bro de la Aca­de­mia Es­pa­ño­la de Der­ma­to­lo­gía y Ve­ne­reo­lo­gía, nos des­cu­bre más co­sas so­bre es­te de­li­ca­do y efi­caz in­gre­dien­te: “Es un gran an­ti­oxi­dan­te y, co­mo tal, se oxi­da con mu­cha fa­ci­li­dad. For­mu­la­do en con­cen­tra­cio­nes de has­ta el 5 % es bas­tan­te es­ta­ble. Los pro­ble­mas apa­re­cen cuan­do se bus­can con­cen­tra­cio­nes ma­yo­res (y más efec­ti­vas, por tan­to). En es­tos ca­sos hay que en­cap­su­lar­lo pa­ra pre­ser­var su efi­ca­cia y com­bi­nar­lo con otros in­gre­dien­tes es­ta­bi­li­zan­tes. Por es­te mo­ti­vo, ade­más,

los cos­mé­ti­cos con con­cen­tra­cio­nes más ele­va­das de vi­ta­mi­na C sue­len ir en­va­sa­dos en mo­no­do­sis es­té­ri­les de un so­lo uso, ya que hay que uti­li­zar­las du­ran­te las 48 ho­ras pos­te­rio­res a la aper­tu­ra del en­va­se”.

Otras ver­sio­nes

Tam­bién po­de­mos en­con­trar es­ta vi­ta­mi­na con otros nom­bres co­mo ‘pal­mi­ta­to as­cór­bi­co’ o ‘fos­fa­to de mag­ne­sio as­cór­bi­co’. Se tra­ta de ver­sio­nes no pu­ras, mu­cho más es­ta­bles y más fá­ci­les de aña­dir a cre­mas y sé­rums: “Es­tos de­ri­va­dos no tie­nen las mis­mas pro­pie­da­des que la vi­ta­mi­na C pu­ra, aun­que sí son muy hi­dra­tan­tes”, ex­pli­ca Pe­dro G. Mag­gi.

En cuan­to a su for­ma y fre­cuen­cia de uso, ape­nas hay con­tra­in­di­ca­cio­nes ni reac­cio­nes en pie­les sen­si­bles. Al­go que no ocu­rre con otro de los in­gre­dien­tes es­tre­lla en cos­mé­ti­ca an­ti­edad, co­mo el re­ti­nol (de­ri- va­do de la vi­ta­mi­na A), que no se re­co­mien­da usar en pie­les sen­si­bles y siem­pre de­be ir acom­pa­ña­do de pro­tec­ción so­lar. Por el con­tra­rio, la vi­ta­mi­na C “la pue­de usar to­do el mun­do, a me­nos que ten­ga una sen­si­bi­li­dad con­cre­ta ha­cia es­te in­gre­dien­te”, ma­ti­za el doc­tor Que­rol.

¿A par­tir de que edad es acon­se­ja­ble em­pe­zar a usar­la? Se­gún Ma­ri­bel Mi­lán, res­pon­sa­ble téc­ni­ca de la­bo­ra­to­rios Ata­che, es un in­gre­dien­te com­ple­ta­men­te uni­ver­sal: “Cuan­to an­tes se em­pie­ce a usar an­tes se fre­na­rán los sig­nos de la edad. En­ve­je­ce­mos por­que nos oxi­da­mos, y lo más efi­caz es con­tra­rres­tar ese pro­ce­so con un an­ti­oxi­dan­te”.

Aun­que la na­tu­ra­le­za ha que­ri­do que los hu­ma­nos no fa­bri­que­mos por no­so­tros mis­mos es­te efi­caz y sa­lu­da­ble activo, no te­ne­mos ex­cu­sa pa­ra no ‘re­ga­lár­se­lo’ a nues­tro or­ga­nis­mo en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes.

Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES. Foto: AN­GÉ­LI­CA HERAS.

C20 Pro­teo­gli­ca­nos, am­po­llas hi­dra­tan­tes con 20 % de vi­ta­mi­na C pu­ra (46 de En­do­ca­re.

€), Pu­re C Es­sen­ce, mo­no­do­sis con vi­ta­mi­na C pu­ra al 5 % (46 de Ger­mai­ne de Ca­puc­ci­ni.

€), Po­wer C +, vi­ta­mi­na C pu­ra al 7,5 % (25 de Skeyn­dor.

€), C+C Cream, con un 3 % de vi­ta­mi­na C (77 de Na­tu­ra Bis­sé.

€), Fluid­ba­se, mas­ca­ri­llas mo­no­do­sis con áci­do as­cór­bi­co (14 de Ge­no­vé.

€),

€), C Vi­tal, mo­no­do­sis efec­to flash con de­ri­va­dos de vi­ta­mi­na C (30 de Ata­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.