Des­pués de un tra­ta­mien­to lá­ser

AR - - BELLEZA -

Si te has he­cho al­gún tra­ta­mien­to me­di­coes­té­ti­co con lá­ser pa­ra eli­mi­nar man­chas, pa­ra ‘di­fu­mi­nar’ arru­gas o pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de la piel, tu ba­rre­ra epi­dér­mi­ca es­ta­rá da­ña­da (al­go que siem­pre ocu­rre en es­tos ca­sos, de he­cho es lo que se bus­ca): se pro­du­cen mi­cro­he­ri­das que in­fla­man el ros­tro y lo dejan en­ro­je­ci­do y con pe­que­ñas des­ca­ma­cio­nes. Ade­más, el ca­lor que pro­por­cio­nan es­te ti­po de tra­ta­mien­tos con­lle­va eva­po­ra­ción de agua y la for­ma­ción de mi­cro­po­ros que ha­cen muy di­fí­cil que los cos­mé­ti­cos en cre­ma pe­ne­tren en ellos, ya que es­tán for­mu­la­dos con mo­lé­cu­las más gran­des que el ta­ma­ño de es­tos nue­vos po­ros y no pe­ne­tran co­rrec­ta­men­te. La vi­ta­mi­na C tam­bién tie­ne la so­lu­ción pa­ra es­te pro­ble­ma: for­mu­la­da co­mo áci­do as­cór­bi­co y en una so­lu­ción acuo­sa (ti­po sé­rum) es la ‘cu­ra’ ideal pa­ra tra­tar es­tos ros­tros so­me­ti­dos a lá­ser. ¿Por qué? Por­que la piel ab­sor­be me­jor el pro­duc­to, el en­ro­je­ci­mien­to dis­mi­nu­ye y se acelera el pro­ce­so de re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar, lo que ha­ce que las pe­que­ñas he­ri­das ci­ca­tri­cen an­tes. No ol­vi­des com­bi­nar­lo con pro­tec­ción so­lar muy al­ta (im­pres­cin­di­ble tras un tra­ta­mien­to lá­ser). C E Fe­ru­lic

(156 €), de Skin­Ceu­ti­cals.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.