Me­jor en com­pa­ñía

AR - - BIENESTAR - Tex­to: LE­TI­CIA AL­BI

CDie­ta sa­na y ejer­ci­cio son esen­cia­les pa­ra cuidar tu lí­nea. Pe­ro si ade­más lo ha­ces con tu pa­re­ja, con­se­gui­rás que po­ner­te en for­ma sea más di­ver­ti­do de lo que ima­gi­nas. Aho­ra ya lo sa­bes: dos me­jor que uno

ada año co­men­za­mos con el mis­mo pro­pó­si­to: cui­dar­nos más y po­ner­nos en for­ma. Sin em­bar­go, al ca­bo de un tiem­po aca­ba­mos ti­ran­do la toa­lla. La ra­zón en la ma­yo­ría de los ca­sos es la fal­ta de mo­ti­va­ción. Si es­ta vez quie­res con­se­guir­lo, tu pa­re­ja pue­de con­ver­tir­se en tu me­jor alia­do, en un apo­yo cons­tan­te que ha­ga de la die­ta y el ejer­ci­cio un jue­go de lo más sano. Tres ex­per­tos nos cuen­tan to­dos los se­cre­tos pa­ra que te cui­des con la me­jor de las com­pa­ñías. ¿Pre­pa­ra­da?

Apún­ta­te al gim­na­sio con tu pa­re­ja, pues­to que ha­cer ejer­ci­cio acom­pa­ña­da es más di­ná­mi­co y di­ver­ti­do. Tal y co­mo ase­gu­ra la psicóloga Ama­ya Te­rrón (psi­co­lo­giaa­ma­ya­te­rron.com), “no hay na­da me­jor que de­di­car un es­pa­cio al jue­go en pa­re­ja, ese es­pa­cio don­de nos re­la­ja­mos, de­ja­mos las frus­tra­cio­nes a un la­do y don­de la com­pe­ti­ción es sa­na. Ade­más, com­par­tir el ejer­ci­cio fo­men­ta la co­mu­ni­ca­ción, la com­pli­ci­dad y la co­la­bo­ra­ción en equi­po, dos ha­bi­li­da­des im­pres­cin­di­bles den­tro de una pa­re­ja”.

Si es­tás a pun­to de ini­ciar una die­ta, in­ví­ta­le a se­guir­la: si los dos cui­dáis lo que co­méis se­rá mu­cho más fá­cil evi­tar cual­quier ten­ta­ción. Pi­lar Riobó, es­pe­cia­lis­ta en En­do­cri­no­lo­gía y Nu­tri­ción

(doc­to­ra­rio­bo.com), ase­gu­ra que el me­jor ré­gi­men pa­ra adel­ga­zar es aquel que se pue­de se­guir fá­cil­men­te y que es­tá cien por cien per­so­na­li­za­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.