El chi­co per­fec­to

Des­cien­de de la no­ble­za sue­ca, es edu­ca­do, in­te­li­gen­te, ca­ri­ño­so y uno de los hom­bres más sexys del mun­do. ¿Al­guien da más?

AR - - CINE - Ja­ke Gy­llen­haal

El es­treno es­te mes de Enemy, pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la del No­bel Jo­sé Sa­ra­ma­go, El hom­bre du­pli­ca­do, te da la opor­tu­ni­dad de dis­fru­tar por par­ti­da do­ble de es­te des­lum­bran­te ac­tor. En ella Ja­ke Gy­llen­haal ha­ce de un pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio que se en­cuen­tra con otro hom­bre que es exac­ta­men­te igual que él. La pe­na es que es­to es so­lo po­si­ble en la fic­ción, por­que si no mu­chas que­rría­mos una co­pia de es­te ac­tor que es­tá en las lis­tas de los hom­bres más sexys de re­vis­tas co­mo Peo­ple, y al que ade­más le so­bra ta­len­to y li­na­je. Y no lo de­ci­mos úni­ca­men­te por esa as­cen­den­cia aris­to­crá­ti­ca que aun con­ser­va su ape­lli­do pa­terno, sino por to­do lo que le ro­dea. ¿Quie­res co­no­cer­le?

UNA FA­MI­LIA DE CI­NE

Su ma­dre, Nao­mi Fo­ner, es guio­nis­ta. De he­cho, el gu­sa­ni­llo de la ac­tua­ción le pi­có al ver los en­sa­yos de una pe­lí­cu­la es­cri­ta por ella: Un lu­gar en nin­gu­na par­te. Su pa­dre, con el que le en­can­ta com­par­tir ho­ras de bri­co­la­ge y co­ci­na, es di­rec­tor de ci­ne, y su her­ma­na, jun­to a la que tra­ba­jó en Don­nie Dar­ko, es la ac­triz Mag­gie Gy­llen­haal. No aca­ba aquí su he­ren­cia. Aquel ni­ño, al que vi­mos por vez pri­me­ra cuan­do te­nía on­ce años ha­cien­do de hi­jo de Billy Cris­tal en Cow­boys de ciu­dad, es el ahi­ja­do de Ja­mie Lee Cur­tis y de Paul New­man, quien ade­más le en­se­ñó a con­du­cir. ¿Pue­de ha­ber al­go más? Pues sí, por­que en la Uni­ver­si­dad de Columbia, don­de cur­sa­ba es­tu­dios de re­li­gio­nes orien­ta­les y fi­lo­so­fía, tu­vo co­mo pro­fe­sor a Ro­bert Thur­man, quien, efec­ti­va­men­te, es el pa­dre de la mis­mí­si­ma Uma.

Pe­ro ser ac­tor pu­do con sus es­tu­dios, y Ja­ke los aban­do­nó pa­ra re­ve­lar­se co­mo un in­tér­pre­te que apun­ta­ba ma­ne­ras en Cie­lo de oc­tu­bre. Lo cier­to es que des­de en­ton­ces, y sal­vo con­ta­dos res­ba­lo­nes co­mo Prín­ci­pe de Per­sia, no ha ele­gi­do mal sus pa­pe­les. En par­te por­que ase­gu­ra que no le in­tere­sa ni ser una es­tre­lla ni tra­ba­jar en pe­lí­cu­las en las que lo im­por­tan­te sea ha­cer di­ne­ro: “De esas lue­go na­die se acuer­da”, afir­ma. Cla­ro que no se pue­de es­pe­rar me­nos de un hom­bre al que le en­can­ta ha­cer tea­tro y cu­ya pe­lí­cu­la fa­vo­ri­ta es Ma­tar a un rui­se­ñor (sus pe­rros se lla­man At­ti­cus y Boo, co­mo dos de los per­so­na­jes del fil­me). Con to­do, lo que de ver­dad le gus­ta a Ja­ke es es­tar con sus se­res que­ri­dos, so­bre to­do con su ado­ra­da her­ma­na y sus so­bri­nas, Ra­mo­na y Glo­ria, que sa­can lo me­jor de él: “Pue­de so­nar cur­si, pe­ro es ma­ra­vi­llo­so ser tío”.

UN CON­QUIS­TA­DOR

A pe­sar de ser muy re­ser­va­do, a es­te ga­lán se le co­no­cen ro­man­ces con Kirs­ten Dunst, Ree­se Whi­ters­poon, Tay­lor Swift o su ac­tual no­via, la mo­de­lo Alys­sa Mi­ller. Y eso que des­pués de ha­cer tan bien de amante de Heath Led­ger en Bro­ke­back Moun­tain hu­bo quie­nes di­je­ron que era gay: “Nun­ca me he sen­ti­do se­xual­men­te atraí­do por un hom­bre”, des­min­tió sin dar­le ma­yor im­por­tan­cia. De he­cho, de aque­lla pe­lí­cu­la so­lo que­dó una in­creí­ble amis­tad, que le con­vir­tió en el pa­drino de la pe­que­ña Matilda Led­ger, y una no­mi­na­ción al Os­car.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.