“No te­me al fra­ca­so ni la opi­nión de los de­más”

AR - - PERSONAJES -

Una dé­ca­da des­pués del na­ci­mien­to de Fa­ce­book, su crea­dor es, a sus 29 años, el per­so­na­je más jo­ven de la lis­ta de mi­llo­na­rios que ca­da año ela­bo­ra la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na For­bes.

“Mark Zuc­ker­berg no aca­bó la ca­rre­ra, no se li­cen­ció en In­for­má­ti­ca. Y es que pa­ra te­ner éxi­to hay que apren­der a sa­lir­se del ca­mino tri­lla­do. Hay que fo­men­tar la ima­gi­na­ción y ha­cer co­sas di­fe­ren­tes. El mun­do es­tá lleno de opor­tu­ni­da­des. Ab­so­lu­ta­men­te lleno. Se tra­ta de ol­vi­dar el mie­do al fra­ca­so, e in­clu­so al éxi­to. Así se te pue­den ocu­rrir co­sas ma­ra­vi­llo­sas, co­mo Fa­ce­book. En el ca­so de Mark, él no tu­vo mie­do de sa­lir­se del ca­mino que te­nía mar­ca­do y que era el que se­guían la ma­yo­ría de jó­ve­nes.

Muy ge­ne­ro­so, Zuc­ker­berg sa­be que pa­ra re­ci­bir hay que dar pri­me­ro. De he­cho, en su día re­cha­zó una ofer­ta mi­llo­na­ria de Mi­cro­soft pa­ra com­prar­le un soft­wa­re que ha­bía crea­do en el ins­ti­tu­to, y lo ofre­ció de for­ma gra­tui­ta en la red. Ese pro­gra­ma le abrió nue­vos ca­mi­nos.

‘Mi mi­sión es co­nec­tar el mun­do. Quie­ro ha­cer del mun­do un lu­gar más abier­to’, de­cía en su fa­ce­book. Te­ner un ob­je­ti­vo muy al­to tam­bién es im­por­tan­te pa­ra triun­far. De nue­vo, eso es al­go que pue­den ha­cer las per­so­nas que no tie­nen mie­do. Él va­lo­ra mu­cho la im­por­tan­cia de ha­cer un pro­duc­to que sir­va a la gen­te. Es in­creí­ble có­mo, ge­ne­ral­men­te, las per­so­nas de éxi­to son muy cer­ca­nas, que se in­tere­san por los de­más a un ni­vel ge­nuino, que to­can mu­cho, que abra­zan. Pre­ci­sa­men­te, par­te de su for­ta­le­za re­si­de en que sa­ben dar prio­ri­dad a lo fun­da­men­tal, el amor. Es­to per­mi­te tra­ba­jar sin pre­sión y dis­fru­tar de lo que ha­cen, sin mie­do a na­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.