De­por­te en pa­re­ja

AR - - BIENESTAR -

Tenis, golf, bo­xeo, run­ning, es­quí... el de­por­te ofre­ce mul­ti­tud de op­cio­nes y va­rian­tes. Ya sea en in­vierno o ve­rano hay un de­por­te per­fec­to pa­ra ha­cer de dos en dos. Es­tá de­mos­tra­do que el ejer­ci­cio en pa­re­ja ofre­ce me­jo­res re­sul­ta­dos gra­cias, en­tre otros fac­to­res, a las neu­ro­nas es­pe­jo, aque­llas que imi­tan las emo­cio­nes y sen­sa­cio­nes de la per­so­na que es­tá ha­cien­do ejer­ci­cio con no­so­tros.

Ade­más de ayu­dar­nos a per­der esos ki­los de más, “el ejer­ci­cio dis­mi­nu­ye la ten­sión ar­te­rial, in­cre­men­ta la den­si­dad ca­pi­lar pa­ra que el co­ra­zón re­ci­ba san­gre con más fa­ci­li­dad, y me­jo­ra el sis­te­ma res­pi­ra­to­rio y el me­ta­bo­lis­mo”, ase­gu­ra el en­tre­na­dor per­so­nal Raúl Qui­lón (tel: 620 558 585). Sin em­bar­go, no de­ses­pe­res si él se po­ne en for­ma más rá­pi­do, pues­to que los hom­bres que­man más ca­lo­rías que no­so­tras, ya que tie­nen más ma­sa mus­cu­lar. Así, una ca­rre­ra en bi­ci­cle­ta supondría un gas­to de 690 ca­lo­rías por ho­ra en el ca­so de los hom­bres y de 553 en el de las mu­je­res.

De for­ma re­gu­lar

La cla­ve del éxi­to es­tá en la cons­tan­cia, pa­ra que el de­por­te se lle­gue a con­ver­tir en par­te de la ru­ti­na dia­ria. Si no has si­do una per­so­na muy de ‘en­tre­nar’, Raúl re­co­mien­da po­ner­se a tono de un mo­do sua­ve, con dos se­sio­nes se­ma­na­les de al­re­de­dor de 45 mi­nu­tos, pa­ra des­pués ir au­men­tan­do el nú­me­ro de días. De to­dos mo­dos, siem­pre es im­por­tan­te de­jar al­gu­na jor­na­da de des­can­so en­tre ca­da en­tre­na­mien­to, pa­ra dar tiem­po al cuer­po a re­cu­pe­rar­se.

Pa­ra unos bue­nos re­sul­ta­dos hay que en­tre­nar con in­ten­si­dad y com­bi­nar ejer­ci­cios ae­ró­bi­cos, aque­llos que obli­gan al or­ga­nis­mo a mo­vi­li­zar las re­ser­vas de gra­sa, con otros de mus­cu­la­ción, fun­da­men­ta­les pa­ra que­mar gra­sas y con­se­guir la fi­gu­ra con la que so­ña­mos. En es­te ca­so, los hom­bres apues­tan por las pe­sas, con las que for­ta­le­cen el tren su­pe­rior, mien­tras que las mu­je­res ejer­ci­tan más el in­fe­rior, y pres­tan es­pe­cial aten­ción a las nal­gas.

So­bre la equi­pa­ción, la ro­pa de­be ser ade­cua­da al de­por­te que va­ya­mos a prac­ti­car. Ade­más, no­so­tras de­be­mos lle­var siem­pre un su­je­ta­dor de­por­ti­vo pa­ra su­je­tar co­rrec­ta­men­te el pe­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.