“Ella es to­zu­da, me­tó­di­ca, in­sis­ten­te... Es mi ga­so­li­na”

AR - - TESTIMONIO -

“Li­dia es de­por­tis­ta, le gus­ta cui­dar­se por den­tro y por fue­ra, es vis­ce­ral, muy pa­sio­nal. Yo soy to­do lo con­tra­rio, mu­cho más ce­re­bral, y ahí ra­di­ca el éxi­to y el equi­li­brio de nues­tra re­la­ción”, re­su­me Isi­dre. “A ve­ces le di­go que las co­sas hay que ma­du­rar­las con cal­ma. Si los dos fué­ra­mos igua­les, el bar­co se hun­di­ría”, con­fie­sa el pi­lo­to ca­ta­lán. “Ella di­ce y ha­ce las co­sas ca­si sin pen­sar­las, aun­que en es­te cam­po ha me­jo­ra­do mu­cho”, bro­mea. “Es to­zu­da, me­tó­di­ca, in­sis­ten­te... Ella me apor­ta ga­so­li­na ca­da día”. Y esa pa­sión con­ta­gio­sa em­pie­za a pri­me­ra ho­ra ca­da ma­ña­na. “Li­dia es muy ma­dru­ga­do­ra. Ha lo­gra­do que me le­van­te a su ho­ra. Si no, me que­da­ría más ra­to en la ca­ma”, re­su­me Es­te­ve. Su jor­na­da in­clu­ye siem­pre al­go de ejer­ci­cio fí­si­co. “To­do lo que ten­ga que ver con de­por­te y na­tu­ra­le­za le en­can­ta. Siem­pre que po­de­mos co­ge­mos el bu­gui y nos es­ca­pa­mos a dar una vuel­ta”. Des­de que lo de­jó to­do por es­tar jun­to a Isi­dre, su vi­da pro­fe­sio­nal ha da­do un gi­ro to­tal. Con­ti­núa sien­do en­tre­na­do­ra per­so­nal y ase­so­ra de de­por­tis­tas, pe­ro aho­ra lo com­pa­gi­na con su labor co­mo di­rec­to­ra de la Fun­da­ción Isi­dre Es­te­ve, un tra­ba­jo que ocu­pa más de la mi­tad de su tiem­po. “Ayu­dar a gen­te que ha su­fri­do le­sio­nes me­du­la­res es una de la co­sas que más sa­tis­fac­ción me han da­do en es­ta vi­da”. ase­gu­ra ella, fe­liz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.