“No es­ta­ría con él si no fue­ra tan op­ti­mis­ta”

AR - - PERSONAJE -

“Si no tu­vie­ra ese ca­rác­ter tan po­si­ti­vo y re­cep­ti­vo no es­ta­ría con él, pe­ro a to­do le ve el la­do bueno”. Así de con­tun­den­te se mues­tra Li­dia a la ho­ra de ha­blar de su com­pa­ñe­ro sen­ti­men­tal. “Tie­ne sen­ti­do del hu­mor y unas ga­nas in­men­sas de co­mer­se el mun­do. Arras­tra con su op­ti­mis­mo”, in­sis­te. Pe­ro no siem­pre ha si­do así. “Cuan­do le co­no­cí ha­ce ocho años era muy ce­rra­do. Le costaba mu­cho re­la­cio­nar­se con la gen­te, es­ta­ba muy cen­tra­do en la com­pe­ti­ción”, re­cuer­da. En es­te pro­ce­so de cam­bio in­flu­yó mu­cho el fee­ling que, des­de el co­mien­zo, sur­gió en­tre am­bos. “Isi­dre no tie­ne ver­güen­za a la ho­ra de ex­pre­sar sus sen­ti­mien­tos, de de­cir las co­sas que le afec­tan o le gustan. Es muy trans­pa­ren­te”, cuen­ta la fi­sio­te­ra­peu­ta. La co­ci­na es te­rri­to­rio ex­clu­si­vo del expiloto: “Ha­ce una tor ti­lla de pa­ta­tas im­pre­sio­nan­te”, con­fie­sa Li­dia, po­co amante de los fo­go­nes. Tal vez por eso cuan­do le to­ca a él pre­pa­rar la co­mi­da pue­de pa­sar­se ho­ras en­tre fo­go­nes. Hay, sin em­bar­go, un te­rri­to­rio en el que am­bos son dia­me­tral­men­te opues­tos: la mo­da. “Isi­dre es muy clá­si­co vis­tien­do”, re­co­no­ce. “Si por él fue­ra yo iría ves­ti­da de se­ño­ra ma­yor”, ase­gu­ra Li­dia en­tre car­ca­ja­das, ya que, aun­que es cons­cien­te de no ser una adic­ta a la mo­da, le gus­ta ves­tir bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.