LEO EN 6 CLA­VES

AR - - PERSONAJE -

Djan­go des­en­ca­de­na­do, de Ta­ran­tino, y El gran Gatsby. Pre­ci­sa­men­te, cuan­do aca­bó el ro­da­je de es­ta úl­ti­ma pe­lí­cu­la, el ac­tor con­fe­só sen­tir­se can­sa­do y desear un res­pi­ro: “Es­toy un po­co des­gas­ta­do. Quie­ro to­mar­me un lar­go des­can­so”, de­cla­ró.

Eco­lo­gis­ta re­co­no­ci­do ¿Y a qué pien­sa de­di­car es­te tiem­po sa­bá­ti­co? Na­die du­da de que cen­tra­rá sus es­fuer­zos en la de­fen­sa del me­dio am­bien­te, por­que, le­jos de ser so­la­men­te una po­se, su com­pro­mi­so con la na­tu­ra­le­za es elo­gia­do por ac­ti­vis­tas y eco­lo­gis­tas. De he­cho, el ac­tor lle­va una for­ma de vi­da acor­de con lo que de­fien­de: en Nue­va York po­see un apar­ta­men­to en Ri­ver­hou­se (un edi­fi­cio eco­ló­gi­co con vis­tas al río Hud­son) y en Be­li­ce una is­la don­de tie­ne la in­ten­ción de crear un

eco­re­sort. Tam­bién via­ja en vue­los co­mer­cia­les, en lu­gar de en avio­nes pri­va­dos, y con­du­ce un co­che hí­bri­do. Ade­más, es em­ba­ja­dor e in­ver­sor de la mar­ca Fisker, fa­bri­can­te de un co­che eléc­tri­co. Tal es su ob­se­sión con el me­dio am­bien­te que va­rios me­dios de co­mu­ni­ca­ción le han acu­sa­do de des­cui­dar su hi­gie­ne por ne­gar­se a usar des­odo­ran­tes o a du­char­se a me­nu­do, pa­ra no de­rro­char agua.

Al mar­gen de los ru­mo­res, lo cier­to es que el ac­tor lle­va tiem­po de­di­ca­do a la de­fen­sa del me­dio am­bien­te: en 1998 creó la fun­da­ción que lle­va su nom­bre pa­ra lu­char por los animales en pe­li­gro de ex­tin­ción, pro­mo­cio­nar las ener­gías re­no­va­bles y aca­bar con la de­fo­res­ta­ción y el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Des­de en­ton­ces, es miem­bro activo del Fon­do Mun­dial pa­ra la Na­tu­ra­le­za (WWF), ha do­na­do cuan­tio­sas can­ti­da­des de di­ne­ro a cam­pa­ñas en de­fen­sa de los ti­gres de Ne­pal o de ba­lle­nas y pin­güi­nos en la An­tár­ti­da y se ha in­vo­lu­cra­do ac­ti­va­men­te en la prohi­bi­ción del co­mer­cio de mar­fil en Tai­lan­dia. Ade­más, en 2007 de­ci­dió se­guir la es­te­la de Al Go­re y pro­du­jo el do­cu­men­tal The 11th Hour, so­bre la si­tua­ción ac­tual de la na­tu­ra­le­za. En él aler­ta­ba de los pe­li­gros del cam­bio cli­má­ti­co, y con­tó con la co­la­bo­ra­ción de más de cin­cuen­ta des­ta­ca­dos cien­tí­fi­cos, pen­sa­do­res y lí­de­res de to­do el mun­do, co­mo el fí­si­co Step­hen Haw­king y el ex­di­ri­gen­te de la URSS Mi­jail Gor­ba­chov.

A puer­ta ce­rra­da Lo cier­to es que de la eta­pa en la que Leonardo DiCa­prio fue más un per­so­na­je pú­bli­co que un pro­fe­sio­nal de la in­ter­pre­ta­ción aho­ra no quie­re sa­ber na­da: “No es­toy in­tere­sa­do en la fa­ma ni en el di­ne­ro. So­lo me im­por­ta ser ac­tor –re­co­no­ce–. Tras Ti­ta­nic me de­di­qué a co­sas que no te­nían que ver con mi pro­fe­sión. Era frus­tran­te, mo­les­to y una pér­di­da de tiem­po”. De ahí que aho­ra se mues­tre ex­tre­ma­da­men­te ce­lo­so de su vi­da y no ha­yan si­do po­cos los en­con­tro­na­zos que ha pro­ta­go­ni­za­do con los pa­pa­raz­zi.

Y es que lo que siem­pre ha ai­rea­do la pren­sa ha si­do su aza­ro­sa vi­da sen­ti­men­tal. Sal­vo en las re­la­cio­nes con Gi­se­le Bünd­chen y Bar Re­fae­li, el

Po­see un apar­ta­men­to eco­ló­gi­co, una is­la en Be­li­ce que se­rá un ‘eco­re­sort’, via­ja en vue­los

co­mer­cia­les y con­du­ce un de­por­ti­vo hí­bri­do

co­ra­zón del ac­tor no ha go­za­do, pre­ci­sa­men­te, de es­ta­bi­li­dad, y sus con­quis­tas se cuen­tan por de­ce­nas. Con la bra­si­le­ña la re­la­ción du­ró cua­tro años, aun­que “la pa­re­ja más her­mo­sa del mun­do”, se­gún la re­vis­ta Peo­ple, siem­pre se vio ame­na­za­da por su­pues­tas in­fi­de­li­da­des de Leo. Tras un bre­ve ro­man­ce con Sien­na Mi­ller, la si­guien­te fue Bar Re­fae­li, con quien es­tu­vo al­go más de cua­tro años. Pe­ro la is­rae­lí con­fe­só más tar­de que nun­ca fue una au­tén­ti­ca re­la­ción por­que, de­bi­do a su tra­ba­jo, ape­nas pa­sa­ban tiem­po jun­tos. Pe­ro la pe­na no le du­ró mu­cho y pron­to se em­pa­re­jó con la ac­triz Bla­ke Li­vely, aun­que so­lo es­tu­vie­ron jun­tos unos me­ses. Des­pués lle­gó la mo­de­lo ale­ma­na To­ni Garrn, con la que es­te ve­rano pu­di­mos ver­lo en Ibi­za.

Una de las re­la­cio­nes, en otro or­den de co­sas, que más ha da­do que ha­blar es la que man­tie­ne con su ami­ga Ka­te Wins­let, has­ta el pun­to de que se ha lle­ga­do a de­cir que el ma­tri­mo­nio de la bri­tá­ni­ca y el di­rec­tor Sam Men­des em­pe­zó a de­bi­li­tar­se cuan­do Leo y Ka­te ro­da­ron ba­jo sus ór­de­nes Re­vo­lu­tio­nary Road y Sam pu­do com­pro­bar la quí­mi­ca que ha­bía en­tre ellos. Fue­se o no así, el ca­so es que Leo y Ka­te man­tie­nen una mag­ní­fi­ca re­la­ción: siem­pre se han apo­ya­do en los mo­men­tos di­fí­ci­les e in­clu­so fue Leonardo quien la lle­vó al al­tar en su ter­ce­ra y úl­ti­ma bo­da.

Ade­más de la ‘cau­sa ver­de’ y su de­bi­li­dad por las mu­je­res ru­bias, Leo ha mos­tra­do ser un per­so­na­je com­pro­me­ti­do con los más des­fa­vo­re­ci­dos y un gran co­lec­cio­nis­ta de ar­te (po­see un Mu­ri­llo que compró por 400.000 dó­la­res). Sin em­bar­go, ha­ce años con­fe­só en una en­tre­vis­ta que, de no de­di­car­se al ci­ne, le gus­ta­ría ser bió­lo­go, “al­guien que tra­ba­je con los animales. Es lo que me gus­ta­ba de ni­ño. Y ¿quién sa­be lo que ha­ré cuan­do me ju­bi­le?”.

3

1

2

4 1. SO­LI­DA­RIO. Leonardo, en una subas­ta a be­ne­fi­cio de su fun­da­ción en la ca­sa Ch­ris­tie’s de Nue­va York.

2. SU RE­LA­CIÓN MÁS DU­RA­DE­RA. Con su me­jor ami­ga, Ka­te Wins­let, en la ga­la de los Glo­bos de Oro de 2009, cuan­do pro­ta­go­ni­za­ron jun­tos Re­vo­lu­tio­nary Road.

3. COM­PRO­ME­TI­DO. DiCa­prio, du­ran­te la gra­ba­ción de su do­cu­men­tal La ho­ra de la ver­dad. 4. SU DI­REC­TOR FE­TI­CHE. Con Mar­tin Scor­se­se en la pre­sen­ta­ción de El Avia­dor, pro­du­ci­da por Leo. 5. SU GRAN PA­PEL. Jun­to a Johnny Deep en ¿A quién

ama Gil­bert Gra­pe? Fue no­mi­na­do al Os­car. 6. AMI­GO DE SUS AMI­GOS. Jun­to a otro de sus gran­des co­le­gas, To­bey Ma­gui­re, vien­do un par­ti­do de la NBA.

6

5

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.