Ha­ble­mos de se­xo

AR - - REFLEXIÓN -

El Amor, a ve­ces, se can­sa de ha­blar so­lo un len­gua­je sua­ve. Pues de­je­mos que se ma­ni­fies­te en to­do su es­plen­dor, que ar­da co­mo el sol y des­tru­ya bos­ques con su vien­to.

Si un miem­bro de la pa­re­ja se en­tre­ga to­tal­men­te, el otro ha­rá lo mis­mo, ya que la ver­güen­za se aca­ba­rá trans­for­man­do en cu­rio­si­dad. Y la cu­rio­si­dad nos lle­va a ex­plo­rar to­do aque­llo que no co­no­cía­mos de no­so­tros mis­mos.

Pro­cu­rad ver el se­xo co­mo una ofren­da. Un

ri­tual de trans­for­ma­ción. Co­mo en to­do ri­tual, el éx­ta­sis es­tá pre­sen­te y glo­ri­fi­ca el fi­nal, pe­ro no es el úni­co ob­je­ti­vo.

Lo más im­por­tan­te es re­co­rrer con nues­tro com­pa­ñe­ro la ca­rre­te­ra que nos ha lle­va­do a un ca­mino desconocido, don­de en­con­tra­mos oro, in­cien­so y mi­rra.

Dad a lo sa­gra­do el sen­ti­do de lo sa­gra­do. Y en ca­so de que sur­jan mo­men­tos de du­da, siem­pre es ne­ce­sa­rio re­cor­dar: no es­ta­mos so­los en es­tos mo­men­tos. Am­bas par­tes sien­ten lo mis­mo.

Abrid sin te­mor la ca­ja se­cre­ta de tus fan­ta­sías. El co­ra­je de uno es­ti­mu­la­rá la va­len­tía del otro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.