Las 6 cla­ves pa­ra Plan­tar ca­ra a tu die­ta

¿Se te van de las ma­nos esos ki­li­tos de más? ¿Su­das frío con la ecua­ción ali­men­tos-plan­cha o dul­ces-nun­ca más? En­ho­ra­bue­na: eres la can­di­da­ta ideal pa­ra “La die­ta ‘gour­met’”, de Ana Lu­zón (Ed. Sin­di­ca­to del Gus­to)

AR - - TOMA NOTA -

Atré­ve­te.

Co­ge el bi­qui­ni y póntelo. Sí, en pleno in­vierno. Mí­ra­te al es­pe­jo y afrón­ta­lo: tie­nes al­gún ki­lo de más y te gus­ta (y mu­cho) co­mer y co­ci­nar. Bien, in­terio­rí­za­lo: lo úni­co que fun­cio­na pa­ra adel­ga­zar de for­ma sa­lu­da­ble es la edu­ca­ción nu­tri­cio­nal, el cam­bio de há­bi­tos (30 mi­nu­tos de ejer­ci­cio dia­rio in­clui­dos) y de­tec­tar si hay al­gún pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co. No so­lo co­me­mos pa­ra ali­men­tar­nos: tam­bién lo ha­ce­mos pa­ra con­tro­lar nues­tras emo­cio­nes. Se­gu­ro que hay un mo­ti­vo. Cóm­pra­te un dia­rio y es­cri­be no so­lo tus mo­ti­va­cio­nes pa­ra adel­ga­zar (te ayu­da­rá en los momentos de ba­jón), sino so­bre lo que co­mes y lo que pa­sa­ba cuan­do rom­pis­te a in­ge­rir: ¿te dis­te un ho­me­na­je de he­la­do des­pués de una dis­cu­sión? ¿Es­ta­bas ner­vio­sa cuan­do arre­me­tis­te con­tra la bol­sa de pa­ta­tas? Ob­sér­va­te: ¿te pre­mias o te cas­ti­gas con la co­mi­da? Es­cri­bir so­bre ello te ayu­da­rá a cam­biar tus há­bi­tos.

Al sú­per, sin ham­bre.

Lo im­por­tan­te es car­gar tu ca­rri­to de ali­men­tos sa­nos y pa­cien­cia a par­tes igua­les: una die­ta co­rrec­ta no de­be ha­cer­te per­der más de un ki­lo por se­ma­na. De otra ma­ne­ra, ade­más de gra­sa per­de­rás agua y múscu­lo. Eli­ge lác­teos des­na­ta­dos, car­nes ma­gras, pescados blan­cos, acei­te de oli­va, ce­rea­les in­te­gra­les no azu­ca­ra­dos, hue­vos, verduras, fru­tas y hortalizas co­mo si no hu­bie­ra un ma­ña­na.

Cus­to­mi­za tu ar­ma­rio.

Ya tie­nes los ar­ma­rios de tu cocina lle­nos de ali­men­tos sa­nos y de ca­li­dad... y va­cíos, eso sí, de em­bu­ti­dos, que­sos cu­ra­dos, cho­co­la­te, fri­tos... Asú­me­lo, cam­bia el chip y écha­le ima­gi­na­ción. Las die­tas no prohí­ben, no se­du­cen. Tu mi­sión se­rá de­jar­te se­du­cir por los ali­men­tos que más te gus­ten y por có­mo los pre­pa­ras. Si te can­sa la plan­cha, prue­ba el va­por, al­tér­na­lo con el horno... Y en verano apues­ta por las bar­ba­coas.

En plan ‘foodie’.

Re­cu­pe­ra las en­sa­la­das más sa­bro­sas y ener­gé­ti­cas (pas­ta, arroz, patata, le­gum­bres) co­mo de­li­cio­so (y an­ti­oxi­dan­te) pla­to úni­co; en­vuel­ve el pes­ca­do (len­gua­do, ra­pe, do­ra­da, lu­bi­na, mer­lu­za...) en pa­pi­llo­te y alí­ña­lo con ima­gi­na­ción: las sal­sas a ba­se de yo­gur, vi­na­gre, es­pe­cias, cí­tri­cos, so­ja y mos­ta­za son li­ge­ras y sor­pren­den al pa­la­dar. Y de pos­tre, siem­pre, sin du­da, fru­ta, sea en bro­che­ta, ma­ce­do­nia o ba­ti­do (con le­che des­na­ta­da, eso sí). Sin re­nun­ciar a los clá­si­cos. Prue­ba a co­ci­nar­los de otra ma­ne­ra: el co­ci­do sin to­cino, la pae­lla con una cu­cha­ra­da de acei­te por co­men­sal, la tor­ti­lla de patata con la ídem asa­da en vez de fri­ta... Son jue­gos cu­li­na­rios que ale­gra­rán el res­to de pau­tas in­elu­di­bles del buen co­mer sin en­gor­dar: no per­do­nar ja­más el desa­yuno, no sal­tar­se nin­gu­na co­mi­da, evi­tar el azú­car y el pi­co­teo, res­trin­gir el con­su­mo de sal y al­cohol, y be­ber dos li­tros de agua al día.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.