La hi­ja dís­co­la del pre­di­ca­dor

AR - - PERSONAJE - Tex­to: NOE­LIA JI­MÉ­NEZ

De can­tan­te country a di­va del pop, y de bai­lar en los cam­pa­men­tos de verano cris­tia­nos a ser la es­tre­lla del ‘show’ pro Oba­ma en las elec­cio­nes nor­te­ame­ri­ca­nas. En me­nos de diez años, Katy se ha con­ver­ti­do en un fe­nó­meno de ma­sas. ¿Qué tie­ne es­ta chi­ca?

Po­dría de­cir­se que es la mu­jer del mo­men­to si no fue­ra por­que ese mo­men­to du­ra ya más de me­dia dé­ca­da. Des­de que en 2008 irrum­pie­se en el mer­ca­do dis­co­grá­fi­co con el exi­to­so

One of the Boys, Katy Perry no ha de­ja­do de su­mar éxi­tos, de aca­pa­rar flas­hes... y de sem­brar po­lé­mi­ca. En cons­tan­te com­pe­ten­cia con di­vas co­mo Be­yon­cé o su ami­guí­si­ma Rihan­na, pe­ro, so­bre to­do, con Lady Ga­ga, su vi­da es ri­ca en con­tra­dic­cio­nes y al­ti­ba­jos.

De la igle­sia a la al­fom­bra ro­ja

En reali­dad, es­ta di­va del pop con aires re­tro na­ció con 24 años, cuan­do pa­só de lla­mar­se Katy Hud­son a adop­tar el ape­lli­do de sol­te­ra de su ma­dre, por evi­tar con­fu­sio­nes con la ac­triz Ka­te Hud­son. Quién le iba a de­cir a sus pa­dres, dos pas­to­res evan­gé­li­cos de San­ta Bár­ba­ra, en Ca­li­for­nia, que aque­lla ni­ña a la que no le per­mi­tían es­cu­char “mú­si­ca pro­fa­na” (así lla­ma­ba su ma­dre a to­do aque­llo que no fue­ra la mú­si­ca evan­gé­li­ca), se con­ver­ti­ría en su má­xi­mo ex­po­nen­te. Y que to­do em­pe­za­ría cuan­do ellos mis­mos acon­se­ja­ron a Katy to­mar lec­cio­nes de can­to y ópe­ra ita­lia­na cuan­do la oye­ron prac­ti­car con cin­tas de ca­se­te mien­tras imi­ta­ba a su her­ma­na ma­yor.

Con 15 años, sus do­tes co­mo can­tan­te en la igle­sia lla­ma­ron la aten­ción de ex­per­tos en rock de Nash­vi­lle, uno de los pun­tos fuer­tes de la in­dus­tria dis­co­grá­fi­ca, que le en­se­ña­ron a com­po­ner can­cio­nes country y a to­car la gui­ta­rra. Gra­bó va­rios dis­cos y has­ta se lan­zó a la aven­tu­ra de la mú­si­ca in­de­pen­dien­te, pe­ro des­pe­gó en 2007, ya con­ver­ti­da en Katy Perry, cuan­do fi­chó por Ca­pi­tol Re­cords.

El te­ma Ur so Gay fue su pis­ta de des­pe­gue, has­ta el pun­to de que la mis­mí­si­ma Ma­don­na la ca­li­fi­có co­mo su “can­ción fa­vo­ri­ta del año”. Unos me­ses más tar­de, el sen­ci­llo I Kis­sed a Girl la lle­va­ría has­ta el nú­me­ro uno de las

“Me gus­ta pa­re­cer un li­bro de his­to­ria. Pue­do ser una chi­ca de los 40, una hippy de los 70 o in­clu­so ‘hip­ho­pe­ra’ de los 80

lis­tas de éxi­tos de to­do el mun­do... y al pim­pam­pún de las crí­ti­cas. El te­ma, una oda a la bi­se­xua­li­dad, es­can­da­li­zó a lo más ran­cio de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se, y tam­po­co con­ten­tó a la co­mu­ni­dad LGTB, que acu­só a la can­tan­te de opor­tu­nis­ta. Des­de en­ton­ces has­ta hoy so­lo ha lan­za­do dos ál­bu­mes más (el úl­ti­mo, Prism, ha­ce unos me­ses), pe­ro qui­zá sea de las que me­jor los han ren­ta­bi­li­za­do: ha si­do la pri­me­ra ar­tis­ta fe­me­ni­na en te­ner cin­co sin­gles de un mis­mo tra­ba­jo co­mo nú­me­ro uno, al­go que so­lo ha­bía con­se­gui­do an­tes Mi­chael Jack­son.

Perry con­tra to­dos

Aque­lla pri­me­ra po­lé­mi­ca pro­vo­ca­da por su gui­ño lés­bi­co so­lo fue el co­mien­zo de una ca­rre­ra mar­ca­da por la pro­vo­ca­ción y la ex­tra­va­gan­cia. A pe­sar de sus éxi­tos mu­si­ca­les, Katy Perry es más co­no­ci­da por sus looks y sus sa­li­das de tono que por sus com­po­si­cio­nes.

En­tre sus es­ti­lis­mos más cri­ti­ca­dos, el ves­ti­do de geis­ha que lu­ció en los Ame­ri­can Mu­sic Awards de 2013, por el que la acu­sa­ron de ra­cis­ta. Su enemi­ga ín­ti­ma, Lady Ga­ga, la de­fen­dió di­cien­do que “la gen­te es muy sen­si­ble”. Aque­llo fue co­mo en­te­rrar el ha­cha de gue­rra que ha­bían afi­la­do con el lan­za­mien­to de sus úl­ti­mos sin­gles, con los que in­ten­ta­ron pi­sar­se mu­tua­men­te ade­lan­tan­do las fe­chas y azu­zan­do a sus fans en las re­des so­cia­les.

Lady Ga­ga no es la úni­ca ar­tis­ta con la que ha te­ni­do po­lé­mi­ca. En sus co­mien­zos tu­vo que pe­dir dis­cul­pas a Lily Allen por de­cir que era co­mo ella, pe­ro en “una ver­sión más del­ga­da”. Y más tar­de tam­bién tu­vo que ne­gar que hu­bie­se des­ca­li­fi­ca­do el due­to Beau­ti­ful Liar en­tre Sha­ki­ra y Be­yon­cé, cuan­do di­jo que no que­ría que su mano a mano con Rihan­na se pa­re­cie­ra al de las dos rei­nas del con­to­neo ca­de­ril.

A Dios ro­gan­do

Pe­se a su apa­rien­cia más cer­ca­na a la lu­ju­ria que a las vir­tu­des cris­tia­nas, Katy Perry enar­bo­la sus creen­cias siem­pre que tie­ne oca­sión. No per­mi­te que na­die pe­que con­tra el se­gun­do man­da­mien­to: “Soy sen­si­ble cuan­do Rus­sell [su ex­ma­ri­do] to­ma el nom­bre del Se­ñor en vano, y tam­bién lo soy cuan­do Lady Ga­ga po­ne un ro­sa­rio en su bo­ca. Creo que cuan­do po­nes el se­xo y la es­pi­ri­tua­li­dad en la mis­ma bo­te­lla, las co­sas ma­las su­ce­den”.

Pe­ro al mar­gen de sus po­lé­mi­cas y sus gue­rras de di­vas, Katy Perry es una mu­jer com­pro­me­ti­da: des­de di­ciem­bre es em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad de Uni­cef, y su com­pro­mi­so es más que una po­se: ha pres­ta­do la can­ción Roar pa­ra la ban­da so­no­ra de un nue­vo anun­cio des­ti­na­do a ins­pi­rar a las ni­ñas y ayu­dar­las a con­ver­tir­se en cam­peo­nas el día de ma­ña­na.

Qui­zá es­ta ver­tien­te más ale­ja­da de la fri­vo­li­dad que la ha ca­ta­pul­ta­do a las por­ta­das pon­ga el fo­co, so­lo por un ins­tan­te, en su mú­si­ca, en esa voz ca­paz de en­to­nar ópe­ra ita­lia­na y con­quis­tar a la mis­mí­si­ma Ma­don­na sin ne­ce­si­dad de des­pei­nar­se la pe­lu­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.