“Nun­ca es­ta­ré lo su­fi­cien­te­men­te agra­de­ci­da a mi her­ma­na”

AR - - PERSONAJES -

Eu­ge­nia re­cuer­da emo­cio­na­da al­gu­nos pa­sa­jes de la en­fer­me­dad de su ma­dre, Sandra Do­mecq, des­de el mo­men­to en el que su­pie­ron la no­ti­cia: “Fue un shock tre­men­do. Re­cuer­do a mi pa­dre dán­do­nos la no­ti­cia del diag­nós­ti­co, in­ten­tan­do ha­cer­nos ver que era me­nos de lo que en reali­dad era, y a mi her­ma­na ma­yor ha­cién­do­nos ver la reali­dad de la en­fer­me­dad. Fue tal el ma­za­zo que al prin­ci­pio ni me lo creí. Fue en­ton­ces cuan­do Ale­jan­dra, mi her­ma­na ma­yor, que por en­ton­ces te­nía vein­ti­cua­tro años, se con­vir tió en la cui­da­do­ra prin­ci­pal de mi ma­dre. Ella de­jó Ma­drid y aban­do­nó sus es­tu­dios pa­ra ins­ta­lar­se con no­so­tras en Jerez y ocu­par­se de to­do: de mi ma­dre, de la ca­sa... Has­ta ejer­ció de ma­dre con no­so­tras. Nun­ca le es­ta­ré lo su­fi­cien­te­men­te agra­de­ci­da por có­mo se por tó con mi ma­dre, con­mi­go y con Clau­dia, mi her­ma­na pe­que­ña. Hoy, cuan­do mi­ro atrás, me doy cuen­ta de que a mi her­ma­na Ale­jan­dra le ha­bría ve­ni­do muy bien con­tar con al­guien con quien desaho­gar­se, por­que ella car­gó con to­do y fue muy tris­te y ago­ta­dor. Eso sí, has­ta el úl­ti­mo mo­men­to y por mu­cho que nos di­je­ran los mé­di­cos, siem­pre tu­vi­mos la es­pe­ran­za de que mi ma­dre se re­cu­pe­ra­ra de la en­fer­me­dad”.

Ale­jan­dra Os­bor­ne y su ma­dre, Sandra Do­mecq, en 2005.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.