“La be­lle­za no es so­lo cues­tión de ge­né­ti­ca”

Ob­ser­va­mos a nues­tras ma­dres pa­ra in­tuir có­mo va­mos a en­ve­je­cer, cree­mos que ca­da dé­ca­da nos ‘re­ga­la’ arru­gas di­fe­ren­tes, pe­ro ¿có­mo in­flu­ye nues­tra pro­pia vi­da en la piel?

AR - - BELLEZA -

Des­pués de pa­sar mu­chos años en­tre fó r mu­las c os mé­ti­cas, prin­ci­pios ac­ti­vos o mo­lé­cu­las que nos acer­quen un po­co más al ideal de be­lle­za fe­me­ni­na, la cien­tí­fi­ca Ma­rie Hé­lè­ne Lair nos acer­ca aho­ra a una be­lle­za más emo­cio­nal. Cha­nel, la ca­sa fran­ce­sa que li­be­ró a prin­ci­pios del si­glo XX a la mu­jer de los rí­gi­dos cor­sés y de­jó las ro­di­llas fe­me­ni­nas al ai­re, nos ha­bla de be­lle­za sen­so­rial, de cos­mé­ti­ca in­te­li­gen­te y nos ani­ma a li­be­rar­nos de un nue­vo yu­go: el pe­so de la edad bio­ló­gi­ca.

Las emo­cio­nes, bue­nas y ma­las, ha­cen me­lla en nues­tra piel. ¿Qué pe­sa más a la ho­ra de en­ve­je­cer pre­ma­tu­ra­men­te? ¿Los dis­gus­tos y las pe­nas o el ex­ce­so de sol y el ta­ba­co?

Es di­fí­cil es­ta­ble­cer una pro­por­ción por­que lo cier­to es que to­do cuen­ta. Pa­sar por ma­las ex­pe­rien­cias co­mo un di­vor­cio, una pér­di­da im­por­tan­te... se trans­pa­ren­ta en la piel. Por eso es muy im­por­tan­te, ade­más de to­mar precauciones fí­si­cas, co­mo de­jar de fu­mar, co­mer co­rrec­ta­men­te, usar SPF du­ran­te to­do el año..., cui­dar el es­pí­ri­tu, que­rer­nos y so­bre­po­ner­nos pa­ra vol­ver a sen­tir­nos bien.

Y son­reír... ¿tam­bién mar­ca las pa­tas de ga­llo?

Las arru­gas que re­fle­jan fe­li­ci­dad no afean. Una ca­ra sin nin­gún ras­tro de pa­sión, de emo­cio­nes, no es una ca­ra bo­ni­ta.

Cre­mas uni­ver­sa­les No exis­te la cre­ma que nos pre­ven­ga o nos tra­te las ‘ma­las’ emo­cio­nes...

No, aun­que las pro­pie­da­des sen­so­ria­les de las tex­tu­ras son ca­da vez más ob­je­to de es­tu­dio. Pe­ro es más fá­cil de asi­mi­lar la be­lle­za de ca­da mu­jer si se ob­ser­va des­de un pun­to de vis­ta emo­cio­nal. No hay un ideal de be­lle­za, ca­da mu­jer tie­ne el su­yo. La cla­ve es co­no­cer­se y acep­tar­se, y pa­ra ha­cer­lo hay que te­ner una per­cep­ción cla­ra de una mis­ma. Por eso rea­li­za­mos es­tu­dios pa­ra que el he­cho de usar una cre­ma sea ca­da vez más agra­da­ble.

Es­ta­mos acos­tum­bra­das a tra­ta­mien­tos y cre­mas di­ri­gi­das a mu­je­res se­gún su edad, pe­ro los úl­ti­mos lan­za­mien­tos de Cha­nel no cum­plen es­ta má­xi­ma...

Los pue­den usar ma­dres e hi­jas por­que no es­tán li­ga­dos a la edad ge­né­ti­ca, sino a la epi­ge­né­ti­ca, que es al­go en lo que lle­va­mos tra­ba­jan­do des­de 2008.

¿En qué con­sis­te la epi­ge­né­ti­ca?

Se tra­ta de to­dos aque­llos fac­to­res no ge­né­ti­cos que in­ter­vie­nen en el desa­rro­llo de un or­ga­nis­mo. Hay

Ma­rie Hé­lè­ne Lair DI­REC­TO­RA DE CO­MU­NI­CA­CIÓN CIEN­TÍ­FI­CA DE CHA­NEL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.