Mien­tras duer­mes

AR - - Y SKINCEUTICALS -

La lu­cha con­tra el en­ve­je­ci­mien­to pa­sa por dar­le a la piel los an­ti­oxi­dan­tes más po­ten­tes pa­ra que se de­fien­da. ¿El úl­ti­mo? Res­ve­ra­trol pu­ro, que ac­túa for­ta­le­cien­do las cé­lu­las jus­to cuan­do más re­cep­ti­vas es­tán: por la no­che

Ees­tá de­mos­tra­do: los ra­di­ca­les li­bres son los gran­des cul­pa­bles del en­ve­je­ci­mien­to. He­chos tan sim­ples (y tan fue­ra de nues­tro con­trol) co­mo res­pi­rar o el me­ta­bo­lis­mo ce­lu­lar pro­vo­can que va­yan apa­re­cien­do en el in­te­rior del or­ga­nis­mo y cau­sen lo que se co­no­ce co­mo ‘es­trés oxi­da­ti­vo’. Es­te pro­ce­so de oxi­da­ción se ace­le­ra aún más cuan­do en­tran en jue­go fac­to­res ex­ter­nos co­mo la con­ta­mi­na­ción o las ra­dia­cio­nes so­la­res.

La piel se de­fien­de

Pa­ra aca­bar con ellos, el or­ga­nis­mo ha desa­rro­lla­do su pro­pio sis­te­ma de de­fen­sas, cen­tra­do en la ac­ción re­gu­la­do­ra de una pro­teí­na, la NRF-2. Ella es la res­pon­sa­ble de que el cuer­po fa­bri­que una enor­me va­rie­dad de mo­lé­cu­las ca­pa­ces de fre­nar­los y, al mis­mo tiem­po, po­ner en mar­cha su pro­ce­so de renovación. Exis­ten tam­bién an­ti­oxi­dan­tes que la piel no pue­de fa­bri­car, co­mo las vi­ta­mi­nas C y E, ca­pa­ces de po­ten­ciar ese sis­te­ma de re­ge­ne­ra­ción na­tu­ral. Uno de los an­ti­oxi­dan­tes so­bre los que más se ha in­ves­ti­ga­do y avan­za­do en los úl­ti­mos años es el res­ve­ra­trol. Se tra­ta de un po­de­ro­so po­li­fe­nol (sus­tan­cia quí­mi­ca pre­sen­te en al­gu­nas plan­tas) con pro­pie­da­des be­ne­fi­cio­sas pa­ra el co­ra­zón, el sis­te­ma neu­ro­ló­gi­co y, por su­pues­to, pa­ra la piel. ¿Có­mo ac­túa? Prin­ci­pal­men­te, neu­tra­li­zan­do los ra­di­ca­les li­bres. Pe­ro tam­bién es ca­paz de es­ti­mu­lar la ac­ción de la fa­mo­sa pro­teí­na NRF-2, con lo que re­fuer­za la ca­pa­ci­dad de las cé­lu­las pa­ra de­te­ner la oxi­da­ción. Otro de sus efec­tos es que fa­vo­re­ce el aho­rro de ener­gía en las cé­lu­las, con lo que alar­ga su vi­da.

Y ya que es tan efi­caz, ¿por qué no se em­plea más? Por la sen­ci­lla ra­zón de que es muy ines­ta­ble, lo que ha­ce muy di­fí­cil in­cor­po­rar­lo a las fór­mu­las cos­mé­ti­cas en can­ti­da­des su­fi­cien­tes pa­ra que sea efec­ti­vo. Ade­más, se di­suel­ve muy mal en el agua y la piel no lo ab­sor­be efi­caz­men­te. Y pa­ra más com­pli­ca­cio­nes, el sol lo al­te­ra.

Skin­ceu­ti­cals ha lo­gra­do re­sol­ver to­dos es­tos pro­ble­mas gra­cias a unas mo­lé­cu­las, los hi­dró­to­pos, ca­pa­ces de atraer una ma­yor can­ti­dad de res­ve­ra­trol pu­ro y, a la vez, lo­grar que se di­suel­va me­jor en una fór­mu­la cos­mé­ti­ca.

Más es más

Na­ce así Res­ve­ra­trol BE, un tra­ta­mien­to con una ele­va­da con­cen­tra­ción de res­ve­ra­trol pu­ro y una enor­me ca­pa­ci­dad pa­ra pe­ne­trar en el in­te­rior de la piel. Ade­más, es­tá re­for­za­do con otros dos an­ti­oxi­dan­tes tam­bién muy efi­ca­ces: la vi­ta­mi­na E, que pro­te­ge la mem­bra­na ce­lu­lar de los efec­tos de los ra­di­ca­les li­bres al tiem­po que fa­ci­li­ta la ac­ción del po­li­fe­nol, y la bai­ca­li­na, que fre­na la oxi­da­ción ce­lu­lar mien­tras re­du­ce la in­fla­ma­ción y au­men­ta la su­per­vi­ven­cia de las cé­lu­las.

Se tra­ta de un tra­ta­mien­to de no­che, que au­men­ta la ca­pa­ci­dad de au­to­de­fen­sa de la piel y re­pa­ra los da­ños acu­mu­la­dos du­ran­te ca­da jor­na­da (130 €). In­for­ma­ción so­bre pun­tos de venta en www.skin­ceu­ti­cals.es.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.