5 co­sas de la man­za­na que te gus­ta­rá sa­ber

To­das so­ña­mos con al­gún ali­men­to que nos pro­por­cio­ne to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra una die­ta sa­lu­da­ble. ¿Sa­bes lo que te pue­de ofre­cer una man­za­na? Te lo des­cu­bri­mos de la mano de los ex­per­tos

AR - - Y MANZANAS VAL VENOSTA -

Siem­pre ha si­do una de las fru­tas más re­co­men­da­das por los die­tis­tas y son las gran­des alia­das de nues­tras die­tas. Y no so­lo pa­ra man­te­ner la lí­nea: la man­za­na es con­si­de­ra­da co­mo uno de los ali­men­tos bá­si­cos de quie­nes man­tie­nen una sa­lud de hie­rro. Pe­ro ¿sa­bes de ver­dad to­do lo que te pue­de apor­tar es­te ali­men­to? He­mos ha­bla­do con los ex­per­tos de la mar­ca Man­za­nas Val Ve­nos­ta pa­ra que nos des­cu­bran to­dos los se­cre­tos y be­ne­fi­cios que es­con­de es­ta de­li­cio­sa fru­ta.

Al­to po­der sa­cian­te

Uno de los pro­ble­mas a la ho­ra de rea­li­zar una die­ta con éxi­to es el ham­bre de me­dia ma­ña­na y de la tar­de. An­tes de caer en la ten­ta­ción de los snacks y la bo­lle­ría, bus­ca un ali­men­to sa­cian­te y con bajo con­te­ni­do ca­ló­ri­co, co­mo la man­za­na. Los hi­dra­tos de car­bono que con­tie­ne li­be­ran ener­gía en nues­tro cuer­po len­ta­men­te, por lo que nos sen­ti­re­mos sa­cia­das du­ran­te más tiem­po y no lle­ga­re­mos con tan­ta ham­bre a la ho­ra de co­mer. Su al­to con­te­ni­do en fi­bra, la pec­ti­na, tam­bién nos pro­por­cio­na es­ta sen­sa­ción y fa­vo­re­ce el trán­si­to in­tes­ti­nal. Ade­más, es una de las fru­tas con me­nor apor­te ca­ló­ri­co, con so­lo 46 kcal por ca­da 100 g.

Ener­gía al ins­tan­te

Si lo que te preo­cu­pa son las gra­sas, la man­za­na tie­ne un 0 %. To­do es­to

se de­be a su com­po­si­ción al­ta­men­te hi­dra­tan­te (un 85 % de agua) y a sus azú­ca­res, ma­yo­ri­ta­ria­men­te fruc­to­sa, que son de rá­pi­da asi­mi­la­ción. Es­ta sus­tan­cia per­mi­te a nues­tro or­ga­nis­mo trans­for­mar el azú­car en ener­gía en muy po­co tiem­po.

Piel an­ti­co­les­te­rol

Son mu­chos los que eli­mi­nan la piel de la man­za­na, pe­ro en ella se en­cuen­tran vi­ta­mi­nas muy im­por­tan­tes que be­ne­fi­cian el desa­rro­llo de los múscu­los y la dis­mi­nu­ción del co­les­te­rol. Tam­bién es be­ne­fi­cio­so pa­ra la sa­lud de nues­tro ca­be­llo y de la piel. Por ello, es me­jor no desechar­la, y co­mer­la des­pués de la­var­la. Otras vi­ta­mi­nas que se en­cuen­tran son la A, B1, B2 y B6. Tam­bién des­ta­can la vi­ta­mi­na C y la E, am­bas con ac­ción an­ti­oxi­dan­te. To­do ello con­vier­te es­ta fru­ta en una gran ayu­da en los pe­rio­dos de ca­ren­cia hor­mo­nal, co­mo la me­no­pau­sia, y con­tri­bu­ye a la pre­ven­ción de en­fer­me­da­des.

Con ra­bi­llo, me­jor

Al­gu­na vez ha­brás caí­do en el error de com­prar man­za­nas que lue­go no han re­sul­ta­do bue­nas. Pa­ra no vol­ver a equi­vo­car­te, es me­jor que eli­jas aque­llas que aún man­tie­nen el ra­bi­llo, ya que al per­der­lo se ace­le­ra el pro­ce­so de ma­du­ra­ción. Pa­ra sa­ber si la fru­ta es­tá ma­du­ra o no, al apre­tar el centro de la man­za­na no de­be ce­der. Fí­ja­te en la par­te in­fe­rior de la pie­za: si el cá­liz es an­cho y pro­fun­do, sig­ni­fi­ca que es­tá per­fec­ta pa­ra su con­su­mo.

Con­gé­la­las. ¡Se pue­de!

¿Sabías que pue­des man­te­ner has­ta seis se­ma­nas la vi­da de la man­za­na? So­lo tie­nes que se­guir unos con­se­jos: man­te­ner­la en un lu­gar fres­co, que no en­tre en con­tac­to con otras fru­tas de vi­da más cor­ta (a no ser que que­ra­mos ace­le­rar su ma­du­ra­ción) y ro­ciar­las se­ma­nal­men­te con agua. O con­gé­la­las en pe­que­ñas bol­si­tas in­di­vi­dua­les: es­te re­cur­so es per­fec­to pa­ra te­ner la man­za­na siem­pre pre­pa­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.