6 ten­ta­cio­nes ma­ri­nas

AR - - VIAJES -

¿Nun­ca te ha­bías plan­tea­do ha­cer un cru­ce­ro? Si lo que ne­ce­si­tas es re­la­jar te y que otros lo ha­gan to­do por ti, to­ma no­ta. Un via­je va­ria­do. Un cru­ce­ro te per­mi­te co­no­cer di­fe­ren­tes ciu­da­des y paí­ses sin ocu­par te de re­ser var ho­tel, res­tau­ran­te, trans­por te o guías Sin es­fuer­zos. Los tra­yec­tos se sue­len rea­li­zar de no­che, por lo que los bar­cos sue­len ama­ne­cer en el nue­vo des­tino y uno des­em­bar­ca... sin te­ner que ha­cer o des­ha­cer ni una ma­le­ta. Al­ter­na­ti­va pa­ra ha­cer el va­go. Aun­que exis­tan di­fe­ren­tes iti­ne­ra­rios, ex­cur­sio­nes y re­co­rri­dos por las ciu­da­des, ca­da día se pue­de ele­gir si ha­cer de tu­ris­ta o que­dar te to­man­do el sol en el bar­co.

To­do in­clui­do. Los desa­yu­nos, co­mi­das, ce­nas, y los ten­tem­piés que te quie­ras to­mar en­tre ho­ras es­tán in­clui­dos sin nin­gún cos­te adi­cio­nal.

Ca­ben to­dos. La va­rie­dad de pla­nes al­ter­na­ti­vos per­mi­te que se dis­fru­te tan­to si se via­ja en fa­mi­lia, en pa­re­ja, en gru­po o en so­li­ta­rio. ‘De lu­xe’. Los pre­cios de un mis­mo cru­ce­ro va­rían se­gún los lu­jos que te quie­ras dar. Ha­bi­ta­ción con te­rra­za, desa­yu­nos en la ca­ma, ma­sa­jes en el spa, cham­pán pa­ra desa­yu­nar... Los cru­ce­ros tie­nen una car­ta in­ter­mi­na­ble pa­ra los aman­tes del lu­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.