Vi­vien­do de­pri­sa

Ha he­cho del es­cán­da­lo su mar­ca de iden­ti­dad y, de pa­so, la for­ma de de­mos­trar su ma­du­rez ar­tís­ti­ca. Su nue­va gi­ra pa­sa­rá por Bar­ce­lo­na en ju­nio

AR - - MUSICA - Por: ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ–ES­PI­NA

De­cía Ma­don­na –la in­dis­cu­ti­ble maes­tra pa­ra cual­quier as­pi­ran­te a di­va del pop que se pre­cie– que “no im­por­ta quién seas ni de dón­de ven­gas, siem­pre pue­des con­ver­tir­te en una ver­sión me­jo­ra­da de ti mis­ma”. Esas de­bie­ron de ser las pa­la­bras que re­so­na­ron en la ca­be­za de Mi­ley aque­lla ma­ña­na de agos­to de 2012 en que cru­zó las puer­tas del sa­lón de Ch­ris McMi­llan, el peluquero de las es­tre­llas de Holly­wood. Fue te­ñir su me­le­na cas­ta­ña de ru­bio pla­tino, ra­par­se al es­ti­lo punk y dar un gol­pe de ti­món ra­di­cal a su vi­da. Adiós pa­ra siem­pre a Han­nah Mon­ta­na, el per­so­na­je de la se­rie de Dis­ney que in­ter­pre­tó du­ran­te cua­tro años y al que dio car­pe­ta­zo con el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo en 2011. To­do un ali­vio pa­ra Cy­rus, que bus­ca­ba a cual­quier pre­cio li­brar­se del sam­be­ni­to de cán­di­da es­tre­lla in­fan­til.

Cria­da en una gran­ja cer­ca de Nash­vi­lle, nun­ca vi­vió aje­na al show­biz, ya que su pa­dre es el po­pu­lar can­tan­te de country Billy Ray Cy­rus, au­tor del te­ma­zo Achy Breaky Heart (¿quién no ha bai­la­do al­gu­na vez la ver­sión en español, No rom­pas más mi po­bre co­ra­zón, co­mo si for­ma­ra par­te del de­sen­fre­na­do re­par­to de Sie­te no­vias pa­ra sie­te her­ma­nos?), y su ma­dri­na es Dolly Par­ton. Con ocho años, su vo­ca­ción se des­ta­pó tras ver en el tea­tro el mu­si­cal Mam­ma mia!, y le con­fe­só a su pa­dre sus de­seos de ser ac­triz. Di­cho y he­cho. Pa­pá mo­vió unos hi­los y, va­rias au­di­cio­nes des­pués y al­gu­nas apa­ri­cio­nes en pe­lí­cu­las me­no­res –clases de can­to e in­ter­pre­ta­ción me­dian­te–, en 2003 de­bu­tó a las ór­de­nes de Tim Bur­ton en Big Fish.

Por es­ta épo­ca, Mi­ley era una de esas ado­les­cen­tes re­la­mi­das que ve­mos a me­nu­do en los con­cur­sos de ta­len­tos con pe­lo la­ca­do, ex­ce­so de ma­qui­lla­je y la apa­rien­cia de una

“Es­toy en un pun­to de mi ca­rre­ra en el que pue­do ser yo mis­ma. So­lo quie­ro di­ver­tir­me sin pen­sar en las repercusiones”

se­ño­ra de trein­ta. Fue gra­cias a su te­na­ci­dad y a las an­sias de fa­ma por lo que con­si­guió el pa­pel pro­ta­go­nis­ta en una nue­va se­rie de Dis­ney so­bre una ni­ña que lle­va­ba una do­ble vi­da: de día era una es­tu­dian­te más en un ins­ti­tu­to ca­li­for­niano y, en sus ra­tos li­bres, la me­ga­es­tre­lla del pop Han­nah Mon­ta­na.

Co­mo a su al­ter ego, la vi­da le cam­bió de la no­che a la ma­ña­na con 14 años: mi­llo­nes de es­pec­ta­do­res, gi­ras de con­cier­tos, ré­cords de ven­tas y mer­chan­di­sing con su ca­ra es­tam­pa­da. So­bre­vi­vir a es­ta re­sa­ca de éxi­to sin mo­rir fa­go­ci­ta­da por su per­so­na­je no le re­sul­tó na­da fá­cil –ahí es­tán los ca­sos de Brit­ney y Lind­say pa­ra ilus­trar­nos–, así que ce­le­bró su en­tra­da en la ma­yo­ría de edad con un dis­co ti­tu­la­do Can’t Be Ta­med (al­go así co­mo In­do­ma­ble) y una ima­gen de al­to vol­ta­je plas­ma­da en un vi­deo­clip don­de apa­re­cía en­jau­la­da y lu­cien­do un ajus­ta­do cor­sé. El jue­go de pro­vo­ca­ción so­lo ha­bía em­pe­za­do. Tras atra­ve­sar un pe­rio­do de cal­ma apa­ren­te, ale­ja­da de la mú­si­ca y cen­tra­da en el ci­ne, co­no­ció a su no­vio, Liam Hems­worth, en el ro­da­je de La úl­ti­ma can­ción, y se pro­me­tió en ma­tri­mo­nio. Pe­ro al­go fal­ta­ba en su idí­li­ca vi­da de es­tre­lla en cier­nes, y es que no se pue­de vi­vir a los vein­te años co­mo un ama de ca­sa millonaria. En la búsqueda de un nue­vo so­ni­do, se cru­zó con los ra­pe­ros Pha­rrell y Will.i.am, que reac­ti­va­ron su brú­ju­la vi­tal y la arras­tra­ron a una vo­rá­gi­ne de de­sen­freno y pro­vo­ca­ción que co­men­zó con su ra­di­cal cam­bio de look, la preparación de un nue­vo dis­co, Ban­gerz, y ter­mi­nó con su re­la­ción con Hems­worth. El ape­ri­ti­vo de su nue­vo tra­ba­jo nos dio gran­des momentos du­ran­te el pa­sa­do verano: pri­me­ro la can­ción We Can’t

Stop, un himno a los ex­ce­sos y la di­ver­sión ju­ve­nil, se­gui­do de Wrec­king Ball, en cu­yo ví­deo se co­lum­pia des­nu­da so­bre una bo­la de de­mo­li­ción. La guin­da fue la ac­tua­ción jun­to a Ro­bin Thic­ke en la ga­la de pre­mios MTV, con res­tre­go­nes las­ci­vos y un ves­tua­rio ca­si inexis­ten­te. Mi­ley se de­fen­dió rá­pi­da­men­te de la con­tro­ver­sia afir­man­do que “to­do es­ta­ba pla­nea­do. Es­toy en un pun­to de mi ca­rre­ra en el que pue­do ser yo mis­ma. So­lo quie­ro di­ver­tir­me sin pen­sar en las repercusiones”. Y lo que te ron­da­ré, ru­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.