“Cuan­to más ries­go, me­jor”

Lle­va sie­te años en ‘La que se ave­ci­na’ dan­do vi­da a ‘La Cu­qui’, un per­so­na­je al que de­fien­de a muer­te. Es­te mes tam­bién po­drás ver­la ‘atra­pa­da’ en el Al­fil

AR - - PLANES -

Alos quin­ce años ya te­nía cla­ro que que­ría ser ac­triz y co­men­zó tra­ba­jan­do de for­ma ama­teur, pe­ro su de­but ofi­cial no lle­gó has­ta 1990, cuan­do en­car­nó a do­ña Inés en El Te­no­rio. Des­pués se fue con­vir­tien­do en una más de la fa­mi­lia gra­cias a la te­le. Pri­me­ro a tra­vés de Far­ma­cia de guar­dia, a la que si­guie­ron otras se­ries co­mo Aquí no hay quien vi­va o La que se ve­ci­na. Es en ella don­de lle­va sie­te años dan­do vi­da a ‘La Cu­qui’, una en­tra­ña­ble pi­ja con la que na­da tie­ne que ver pe­ro a la que ha co­gi­do ca­ri­ño: “La de­fien­do mu­cho, a muer­te”, di­ce. Es­te mes po­drás ver­la cam­biar de re­gis­tro en di­rec­to y en el tea­tro. La obra: Atra­pa­dos.

¿Qué va­mos a ver cuan­do va­ya­mos a vi­si­tar­te al Tea­tro Al­fil? Pues una fun­ción muy sor­pren­den­te que mez­cla co­me­dia, in­tri­ga, ac­ción e his­to­ria sen­ti­men­tal. En ella en­carno a una je­fa de Re­cur­sos Hu­ma­nos de un ban­co que se que­da atra­pa­da en la cá­ma­ra aco­ra­za­da jun­to al di­rec­tor de la su­cur­sal y un chi­co de los re­ca­dos.

Creo que tu pa­pel es un tan­to es­pe­cial, ¿no es así? La ver­dad es que sí. Pri­me­ro por­que es­tá es­cri­to pa­ra mí, y eso es una sa­tis­fac­ción enor­me pa­ra cual­quier ac­triz. Y des­pués por­que con él en­carno a tres per­so­na­jes. Soy la je­fa de la que te he ha­bla­do en dos momentos de su vi­da, el ac­tual y en su ju­ven­tud, y una es­pe­cie de di­va gay.

¡Qué com­pli­ca­do! Es di­fí­cil cuan­do es­tás crean­do los ca­rac­te­res, pe­ro lue­go em­pie­za a ser una la­bor muy gra­ti­fi­can­te, por­que uno de los ro­les te per­mi­te res­pi­rar del otro.

Al­guno te ha­brá cos­ta­do más, ¿no? La di­va gay. Es mu­cho más di­fí­cil pa­ra mí en­car­nar­la, pe­ro creo que va a ser de lo más di­ver­ti­do de la fun­ción. Al fi­nal un pa­pel es me­jor cuan­to más ale­ja­do es­té de ti y más ries­go lle­ve in­ter­pre­tar­lo.

Te veo y re­sul­ta di­fí­cil ol­vi­dar que eres ‘La Cu­qui’. ¿Te han lle­ga­do a lla­mar así en lu­gar de por tu nom­bre? Cla­ro, pe­ro yo siem­pre di­go que si te re­co­no­cen por el per­so­na­je es por­que lo quie­ren y lo tie­nen me­ti­do en sus ca­sas, for­ma par­te de sus vi­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.