El su­per­doc­tor

Si a los 45 años rea­li­zas más de mil ope­ra­cio­nes anua­les y tie­nes la clí­ni­ca más lu­jo­sa de Bar­ce­lo­na, un or­fa­na­to en Áfri­ca y una lí­nea cos­mé­ti­ca, ¿qué te que­da por con­se­guir? Ha­bla­mos con el ci­ru­jano plás­ti­co de mo­da

AR - - DE CERCA - Tex­to: TE­RE­SA OLA­ZA­BAL

El plan de vi­da pa­re­ce más el del en­tre­na­mien­to de un de­por­tis­ta de éli­te. De lu­nes a vier­nes lle­va una vi­da hi­per­con­tro­la­da: seis ho­ras de sue­ño, de­por­te in­elu­di­ble, co­mi­das li­ge­ras y vi­ta­mi­na­das, al­tí­si­ma con­cen­tra­ción, tres días en Bar­ce­lo­na y dos en Ma­drid, cua­tro ope­ra­cio­nes al día... Por al­go el éxi­to de es­te ci­ru­jano plás­ti­co y re­cons­truc­ti­vo ha si­do ful­gu­ran­te. En el olim­po de los me­jo­res ci­ru­ja­nos del país, él es el más jo­ven. “Tra­ba­jo in­ten­si­va­men­te de lu­nes a vier­nes y lo emo­cio­nal lo con­cen­tro en el fin de se­ma­na. En­ton­ces me ocu­po de mi hi­ja, duer­mo nue­ve ho­ras, leo, y si me ape­te­ce to­mar cho­co­la­te, pues lo ha­go”. De Iván Ma­ñe­ro sor­pren­de ca­si to­do, pe­ro lo que más ató­ni­ta te de­ja es que aca­ba de inau­gu­rar una clí­ni­ca en Bar­ce­lo­na de 5.500 me­tros cua­dra­dos con 17 sui­tes do­mó­ti­cas pa­ra sus pa­cien­tes y tres qui­ró­fa­nos in­te­li­gen­tes en lí­nea con me­dio mun­do. Y en­tre­tan­to un or­fa­na­to don­de vi­ven 150 ni­ños, una es­cue­la don­de es­tu­dian 400 y un centro de sa­lud don­de atien­den a 65.000 per­so­nas al año.

Re­sul­ta di­fí­cil de creer que en vein­te años de pro­fe­sión pue­das ha­ber­te he­cho con una for­tu­na pa­ra pa­gar una clí­ni­ca tú so­lo. Sí. Bueno... en reali­dad la clí­ni­ca me ha cos­ta­do lo que he ga­na­do en es­tos vein­te años y lo que voy a ga­nar los pró­xi­mos vein­ti­cin­co. Mis pa­dres eran emi­gran­tes ex­tre­me­ños y

“EL OR­FA­NA­TO ME DA EL PER­MI­SO MO­RAL PA­RA VI­VIR BIEN. DE NI­ÑO APREN­DI QUE EL BO­CA­DI­LLO SA­BE MU­CHO ME­JOR SI LO COM­PAR­TES” “VI­VO UNA VI­DA MUY DIS­CI­PLI­NA­DA. DUER­MO PO­CO Y NO PER­DONO EL DE­POR­TE DIA­RIO. CUAN­DO ERES ASÍ, EL TIEM­PO TE CUN­DE MU­CHO”

te­nían dos tra­ba­jos hu­mil­des. Jun­to con mi equi­po (cin­co ci­ru­ja­nos y tres anes­te­sis­tas) rea­li­za­mos unas 80 o 90 ope­ra­cio­nes al mes. En gran me­di­da, la ra­zón de un éxi­to tan rá­pi­do es que no soy un ci­ru­jano es­tre­lla. So­mos un equi­po.

¿Y có­mo con­si­gues es­tar en for­ma pa­ra ha­cer tres o cua­tro ope­ra­cio­nes al día? Vi­vo una vi­da ex­tre­ma­da­men­te dis­ci­pli­na­da. Duer­mo po­co, me ali­men­to de for­ma muy li­ge­ra, y no me per­dono el de­por­te dia­rio. Soy or­de­na­do y per­fec­cio­nis­ta. Cuan­do eres así, el tiem­po te cun­de mu­cho.

¿Siem­pre has si­do así? Sí. Des­de que em­pe­cé el co­le­gio fui un ni­ño de so­bre­sa­lien­tes. Cuan­do me di cuen­ta de que me mar­gi­na­ban por ser em­po­llón, decidí que te­nía que ser ami­go de to­dos y desa­rro­llé mu­cho la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal. An­tes de ter­mi­nar la ca­rre­ra de Me­di­ci­na ya te­nía el sue­ño de abrir es­ta clí­ni­ca. To­da mi vi­da ha es­ta­do di­ri­gi­da a con­se­guir es­te ob­je­ti­vo, y lo aca­bo de cum­plir. Pe­ro he tra­ba­ja­do du­ro pa­ra ello. Cuan­do yo es­ta­ba es­tu­dian­do, mis ami­gos ju­ga­ban. Cuan­do es­ta­ba tra­ba­jan­do, mis ami­gos es­ta­ban de vacaciones.

¢< FyPR FDHV ¿QDOPHQWH HQ *XLQHD Bis­sau pa­ra abrir un or­fa­na­to? ¿Te dis­tra­jis­te de tu ob­je­ti­vo?

Des­de los 17 años co­la­bo­ro en tra­ba­jos so­li­da­rios. Em­pe­cé via­jan­do a Bra­sil pe­ro lue­go me en­ro­lé en un via­je a Gui­nea Bis­sau con

una ONG que se lla­ma­ba Mé­di­cos So­li­da­rios. En uno de esos via­jes, ya avan­za­da mi ca­rre­ra co­mo mé­di­co, nos en­con­tra­mos sie­te ni­ños que­ma­dos y so­lo te­nía­mos equi­po pa­ra cu­rar a seis. Tu­vi­mos que ele­gir a quién des­car­tá­ba­mos, y te­nía que ser el que te­nía me­nos po­si­bi­li­da­des de vi­vir. Fue una gran frus­tra­ción. Re­cuer­do ca­si a dia­rio a la ni­ña que des­car­té. Ten­go en ca­sa su fo­to y re­cuer­do la ex­pre­sión de su ca­ra cuan­do com­pren­dió que no la íba­mos a cu­rar. Re­cor­dar­lo des­pués de tan­tos años me si­gue po­nien­do la piel de ga­lli­na. En­ton­ces decidí que iba a crear una fun­da­ción pa­ra que no me fal­ta­ra equi­po nun­ca más. Y esa ni­ña si­gue sien­do el mo­tor de la ONG que fun­dé, AMIC. Des­de en­ton­ces tam­bién pa­so mis vacaciones allí: voy dos o tres ve­ces al año pa­ra ope­rar du­ran­te 15 días.

Te­nien­do en cuen­ta que la ma­yo­ría de tus clien­tes se ope­ran por ca­pri­cho, ¿no te tienta quedarte en Gui­nea pa­ra po­der ayu­dar a más gen­te? Si lo hi­cie­ra no po­dría man­te­ner la ONG. Man­te­ner es­tos pro­yec­tos en Gui­nea Bis­sau me da per­mi­so mo­ral pa­ra dis­fru­tar del res­to de las co­sas que ten­go. Me gus­ta vi­vir bien, pe­ro si so­lo vi­vie­ra bien me sen­ti­ría mal con­mi­go mis­mo. Yo siem­pre lle­va­ba bo­ca­di­llo al co­le­gio y mi ma­dre me en­se­ñó que cuan­do me pe­dían mis com­pa­ñe­ros, era me­jor co­mer­me me­dio bo­ca­di­llo y dis­fru­tar­lo que co­mér­me­lo en­te­ro por­que me sa­bía mal. Es­to es lo que me pa­sa en el día a día.

¿Y no te bas­ta­ba con una clí­ni­ca nor­mal? Es­ta es muy lu­jo­sa... Ese sue­ño es­tá de­fi­ni­do des­de ha­ce mu­cho. La ma­yo­ría de mis pa­cien­tes no son en­fer­mos, vie­nen por pla­cer. Y por eso que­ría que fue­ra un lu­gar don­de pu­die­ran dis­fru­tar.

“UNA OPE­RA­CIÓN DE CAM­BIO DE SE­XO NO ES UN CA­PRI­CHO: ES UNA NE­CE­SI­DAD” “EN GUI­NEA TU­VI­MOS QUE DE­JAR MO­RIR A UNA NI­ÑA POR FAL­TA DE ME­DIOS. EN­TON­CES DECIDÍ CREAR UNA ONG”

Una clí­ni­ca aco­ge­do­ra y agra­da­ble en sus co­lo­res, con luz y con un di­se­ño que trans­mi­tie­ra tran­qui­li­dad. Y que­ría que si se te­nían que que­dar, se que­da­ran co­mo en un ho­tel. Las ha­bi­ta­cio­nes tie­nen ne­ve­ra, ca­fe­te­ra, hay

room ser­vi­ce por la no­che...

El he­cho de que seas tan po­pu­lar en Ru­sia y ten­gas tan­tas clien­tas de allí ha­brá LQÀXLGR HQ OD RULHQWDFL­yQ GH HVWD FO­tQLFD No, es­ta clí­ni­ca no se ha he­cho pa­ra je­ques ni mi­llo­na­rios, que tie­nen mu­chos lu­ga­res lu­jo­sos en el mun­do a don­de ir. Es la clí­ni­ca que a mí me gus­ta pa­ra tra­tar a mis pa­cien­tes, y yo gano di­ne­ro con las ope­ra­cio­nes. No soy un em­pre­sa­rio de hos­te­le­ría

Co­mo ci­ru­jano plás­ti­co, ¿qué par­te del cuer­po se te da me­jor? Eres muy re­co­no­ci­do en ci­ru­gía ge­ni­tal. Mi especialidad abar­ca to­das las par­tes del cuer­po. Lo que ocu­rre es que fui de los pri­me­ros en ha­cer ci­ru­gía ge­ni­tal o de cam­bio de se­xo. En 1999 lle­ga­ron a la con­sul­ta dos per­so­nas ope­ra­das de cam­bio de se­xo con unos pro­ble­mas enor­mes, y yo les di­je que se fue­ran a sus mé­di­cos, pe­ro na­die en Es­pa­ña ha­cía es­tas ope­ra­cio­nes. Co­mo dis­ci­pli­na mé­di­ca es muy com­ple­ja. Un cam­bio de se­xo im­pli­ca mu­chos mé­di­cos in­vo­lu­cra­dos: uró­lo­gos, gi­ne­có­lo­gos... Ne­ce­si­tas cin­co es­pe­cia­li­da­des pa­ra ha­cer una ope­ra­ción. Y, ade­más, es­té­ti­ca­men­te tie­ne que que­dar per­fec­ta. Por eso –y por­que la tran­se­xua­li­dad es­ta­ba mal vis­ta– en Es­pa­ña no ha­bía quien hi­cie­ra es­ta ope­ra­ción.

¢< HQWRQFHV VH WH HPSH]y D FRQRFHU SRU las ope­ra­cio­nes de tran­se­xua­li­dad?

Sí. Me pro­pu­se co­mo ob­je­ti­vo per­so­nal

ha­cer pú­bli­co es­te pro­ble­ma pa­ra que la gen­te fue­ra cons­cien­te de que es­to no es un ca­pri­cho, sino un pro­ble­ma. El tran­se­xual es un ni­ño que se sien­te ni­ña y no en­tien­de que su cuer­po sea el de un chi­co.

¿Y aho­ra se en­tien­de me­jor? En Es­pa­ña sí, pe­ro no en to­dos los paí­ses. La me­di­ci­na de­be­ría ir por de­lan­te de la le­gis­la­ción. Te­ne­mos que ser mu­cho más avan­za­dos, por­que si no es­ta­ría­mos to­da­vía que­man­do a los epi­lép­ti­cos, tra­tan­do co­mo lo­cos a los que tie­nen alz­héi­mer, y co­mo de­ge­ne­ra­dos a quie­nes han na­ci­do con el se­xo equi­vo­ca­do...

Tie­ne que ha­ber un tru­co pa­ra que ha­yas lle­ga­do tan le­jos en vein­te años.

Bueno... te lo con­ta­ré. No es un tru­co, sino una com­bi­na­ción de fac­to­res. Pri­me­ro: hay que na­cer con una ha­bi­li­dad, al­go que tú po­sees que los de­más no tie­nen. Se­gun­do: des­cu­brir­la. La ma­yo­ría de la gen­te que tie­ne una ha­bi­li­dad no lo sa­be. Y ter­ce­ro: es­fuer­zo, es­fuer­zo y es­fuer­zo. Cual­quier ha­bi­li­dad sin es­fuer­zo es es­té­ril.

¿Y qué pa­sa cuan­do con 45 años ya has con­se­gui­do tu sue­ño? No pa­re­ces te­ner un SHU¿O GH ULHVJR SDUD XQD FULVLV H[LVWHQFLDO Fí­ja­te que me da­ba más mie­do aca­bar la clí­ni­ca que em­pe­zar­la... Te­nía mie­do de con­se­guir mi me­ta y que­dar­me sin na­da que desear. Pe­ro en­tre­tan­to han ido cambiando las cir­cuns­tan­cias y yo con ellas...

¿Tie­nes otros sue­ños? ¿Sa­bes la his­to­ria que te con­té de la ni­ña que­ma­da de Gui­nea a quien no pu­di­mos cu­rar? Aque­llo, en su mo­men­to, me afec­tó mu­cho. Tan­to que me decidí a no te­ner hi­jos nun­ca. So­lo de pen­sar que les po­día pa­sar al­go, me ha­cía su­frir. Pe­ro lue­go me di cuen­ta de que aque­lla era una ac­ti­tud un po­co egoís­ta por­que so­lo pen­sa­ba en mi su­fri­mien­to, en mi do­lor. Des­de en­ton­ces mi prio­ri­dad fue­ron la clí­ni­ca y los pro­yec­tos en Gui­nea. Pe­ro cuan­do por fin la em­pe­cé a cons­truir, cam­bié. Aho­ra ten­go una pa­re­ja nue­va y una ni­ña de sie­te me­ses. Mi sue­ño es ser un buen pa­dre pa­ra Da­nie­la.

“MU­CHAS DE NUES­TRAS OPE­RA­CIO­NES SE SI­GUEN ‘ON­LI­NE’ EN ÁFRI­CA” “AHO­RA QUE TEN­GO LA CLÍ­NI­CA, MI SUE­ÑO ES SER UN BUEN PA­DRE”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.