“De­sa­pa­re­cen los je­fes co­mo los de an­tes”

Ca­ri­na Sz­pil­ka Ex­di­rec­to­ra de ING Di­rect Es­pa­ña

AR - - A FONDO -

Has­ta ha­ce unos me­ses, Ca­ri­na era una de las po­cas al­tas di­rec­ti­vas ban­ca­rias de nues­tro país y una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes en las re­des so­cia­les. Aho­ra es­tá cen­tra­da en ex­plo­rar nue­vas fór­mu­las de ne­go­cio.

Pa­re­ce una lo­cu­ra, en es­tos tiem­pos, aban­do­nar un pues­to de tra­ba­jo pa­ra rein­ven­tar­se...

Yo pre­di­ca­ba des­de el ban­co so­bre la im­por­tan­cia de ver las co­sas des­de otra pers­pec­ti­va, no ser au­to­com­pla­cien­te, sa­lir de la zo­na de con­fort... Y lle­va­ba quin­ce años vien­do el mun­do des­de una ca­sa es­tu­pen­da y ma­ra­vi­llo­sa. Así que lle­gó el mo­men­to: he cum­pli­do mis ob­je­ti­vos y me ape­te­ce en­fren­tar­me a nue­vos re­tos... Me apa­sio­na ver có­mo en los úl­ti­mos años, sin ol­vi­dar la cri­sis eco­nó­mi­ca, la re­vo­lu­ción di­gi­tal es­tá cambiando nues­tras re­la­cio­nes y el com­por­ta­mien­to de con­su­mi­do­res y clien­tes.

En ese pa­no­ra­ma, ¿cuá­les son los nue­vos va­lo­res de los tra­ba­ja­do­res?

Creo que lo que hay que ge­ne­rar es un pro­pó­si­to, una mi­sión co­mún de la or­ga­ni­za­ción pa­ra que los tra­ba­ja­do­res sean ca­pa­ces de con­tri­buir a su con­se­cu­ción. La tec­no­lo­gía ha­ce su par­te y, al fi­nal, el va­lor de las per­so­nas es su ca­pa­ci­dad de aná­li­sis, in­te­li­gen­cia, cri­te­rio...

¿Tam­bién cam­bian los je­fes?

Tra­di­cio­nal­men­te, los je­fes han di­cho lo que los em­plea­dos te­nían que ha­cer... Pa­ra mí, aho­ra ‘li­de­rar’ sig­ni­fi­ca ser ca­paz de en­con­trar ese ob­je­ti­vo co­mún y arran­car el com­pro­mi­so de aque­llos que for­man par­te de la com­pa­ñía. Las em­pre­sas tie­nen la enor­me res­pon­sa­bi­li­dad de con­tri­buir a la me­jo­ra del mun­do. No es que ha­ya que des­cu­brir la va­cu­na del sida, pe­ro hay que cam­biar la re­la­ción con los em­plea­dos y tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar la vi­da de los clien­tes. Se tra­ta de ha­cer el día a día un po­qui­to me­jor.

¿Ha­cía dón­de se di­ri­ge el mun­do la­bo­ral?

Ten­go la sen­sa­ción de que va a cam­biar mu­cho, y creo que de­be­mos acos­tum­brar­nos a tra­ba­jar de ma­ne­ra más di­ná­mi­ca. Los pues­tos y las fun­cio­nes no son tan per­ma­nen­tes, y se nos exi­ge apren­der co­sas di­fe­ren­tes, no pa­sar tan­to tiem­po ha­cien­do lo mis­mo. Lo que sí es una reali­dad ya es que las fron­te­ras en­tre ho­ra­rio de tra­ba­jo y tiem­po li­bre no exis­ten. Pe­ro en am­bos sen­ti­dos. Yo pue­do es­tar pa­ra mi fa­mi­lia en ho­ras la­bo­ra­les y pue­do so­lu­cio­nar al­gu­na emer­gen­cia de mi em­pre­sa cuan­do ya es­toy en ca­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.