La vi­da pue­de ser be­lla

AR - - REFLEXIÓN -

He in­ten­ta­do ave­ri­guar en qué con­sis­te la fe­li­ci­dad, có­mo la lo­gra­mos, có­mo la per­de­mos y có­mo al­gu­nas ve­ces pa­sa­mos de­lan­te de ella sin re­co­no­cer­la. Y no la en­con­tra­mos por­que bus­ca­mos en los lu­ga­res equi­vo­ca­dos. En el con­su­mo, co­mo si fue­ra al­go que pu­dié­ra­mos com­prar. En el ocio, co­mo si fue­ra un si­tio al que pu­dié­ra­mos es­ca­par. En los cambios de re­la­cio­nes o en el es­ti­lo de vi­da, co­mo si es­tu­vie­ra al fi­nal del ho­ri­zon­te.

No es­tá en nin­gún otro si­tio, es­tá don­de no­so­tros es­ta­mos. No es al­go que ha­ce­mos ni que te­ne­mos; ya la po­see­mos. No es fan­ta­sía; es la reali­dad ci­men­ta­da de cier­ta ma­ne­ra. La fe­li­ci­dad es un pa­rien­te cer­cano a la fe. No se tra­ta de la fe en­ten­di­da ex­clu­si­va­men­te co­mo una doc­tri­na re­li­gio­sa, sino la fe co­mo una for­ma de aten­ción, co­mo una for­ma de no dar las co­sas por sen­ta­das, co­mo una for­ma de dar las gra­cias. La fe co­mo la va­len­tía de es­ta­ble­cer y man­te­ner com­pro­mi­sos de los que na­cen las re­la­cio­nes de con­fian­za.

Ro­ber­to Be­nig­ni hi­zo una pe­lí­cu­la so­bre el ho­lo­caus­to y la lla­mó La vi­da es be­lla. No sé si yo po­dría lle­gar tan le­jos, pe­ro en el tí­tu­lo ha­bía una afir­ma­ción sor­pren­den­te. Se tra­ta­ba del po­der del es­pí­ri­tu hu­mano de de­rro­tar a la tra­ge­dia ce­le­bran­do la vi­da en me­dio del su­fri­mien­to.

La vi­da es be­lla si abri­mos los ojos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.