En­se­ña las pier­nas

El rit­mo de vi­da afec­ta a la sa­lud de nues­tra piel, pe­ro tam­bién a la de nues­tras pier­nas. Y en­tre sus efec­tos es­tá la sen­sa­ción de pe­sa­dez. ¿Pre­pa­ra­da pa­ra huir de ella?

AR - - AR & INNÉOV -

Sabías que una de ca­da dos mu­je­res sien­ten las pier­nas can­sa­das e hin­cha­das al fi­nal del día? ¿Eres una de ellas? Si te pa­re­ce im­po­si­ble dis­fru­tar de esa sen­sa­ción de li­ge­re­za de la ma­ña­na a la no­che, te re­co­men­da­mos que re­vi­ses tus ru­ti­nas: ha lle­ga­do el mo­men­to de dar­les ese cui­da­do extra que tan­to se me­re­cen.

El se­cre­to que se es­con­de tras unas pier­nas pe­sa­das es una ma­la cir­cu­la­ción. Uno de los prin­ci­pa­les cul­pa­bles de que es­to ocu­rra es la he­ren­cia ge­né­ti­ca, pe­ro no es el úni­co. Y es que a dia­rio so­me­te­mos a nues­tro cuer­po a di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes que afec­tan ne­ga­ti­va­men­te a la sa­lud de las pier­nas, y que pro­vo­can esa sen­sa­ción de pe­sa­dez. Al­gu­nas de ellas res­pon­den a fac­to­res pu­ra­men­te es­té­ti­cos, co­mo por ejem­plo lle­var ro­pa de­ma­sia­do ajus­ta­da o ta­co­nes muy al­tos. Otras son in­cons­cien­tes, co­mo el he­cho de cru­zar las pier­nas al sen­tar­se. Tam­bién hay fac­to­res li­ga­dos a nues­tra vi­da la­bo­ral, co­mo pa­sar mu­chas ho­ras de pie o no prac­ti­car na­da de ejer­ci­cio. ¿Cuán­tas de ellas cum­ples? Se­gu­ro que más de una...

El se­cre­to es­tá en la cir­cu­la­ción Pa­ra huir de la pe­sa­dez es im­por­tan­te va­riar aque­llas ru­ti­nas com­pro­me­ti­das pa­ra las pier­nas, pe­ro tam­bién lo es ac­tuar en el in­te­rior de las ve­nas. Es­tas es­tán com­pues­tas por tres fun­das su­per­pues­tas (in­ter­na, me­dia y ex­ter­na), y ca­da una desem­pe­ña un pa­pel. La más im­por­tan­te es la me­dia, si­tua­da en el co­ra­zón de la ve­na, y que ase­gu­ra su elas­ti­ci­dad, re­sis­ten­cia y to­ni­ci­dad.

Las ve­nas de las pier­nas tie­nen un ejer­ci­cio extra, y es que desafían la ley de la gra­ve­dad pa­ra im­pul­sar la san­gre des­de los pies al co­ra­zón. Así, “una ma­la cir­cu­la­ción san­guí­nea pro­vo­ca una ra­len­ti­za­ción del re­torno ve­no­so. La san­gre se es­tan­ca en los ca­pi­la­res san­guí­neos, lo que ha­ce que las pa­re­des se de­bi­li­ten y se vuel­van me­nos re­sis­ten­tes. Es­to pro­vo­ca fu­gas que pue­den sa­tu­rar el sis­te­ma lin­fá­ti­co”, co­men­ta Dia­ne Ba­ras, res­pon­sa­ble in­ter­na­cio­nal de Co­mu­ni­ca­ción Cien­tí­fi­ca de In­néov. Es en­ton­ces cuan­do sen­ti­mos las pier­nas can­sa­das o hin­cha­das.

Des­de el in­te­rior Pa­ra ase­gu­rar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de nues­tras ve­nas, ade­más de con cui­da­dos des­de el ex­te­rior, es ne­ce­sa­rio ac­tuar des­de el in­te­rior, ya que es ahí don­de se ori­gi­na el pro­ble­ma. Pa­ra ello, los nu­tri­cos­mé­ti­cos son un gran alia­do, so­bre to­do los ri­cos en bio­fla­vo­noi­des, nu­trien­tes pre­sen­tes en cier­tas fru­tas que fortalecen los va­sos san­guí­neos y re­gu­lan la coa­gu­la­ción.

In­néov ha lo­ca­li­za­do la fuen­te más con­cen­tra­da de bio­fla­vo­noi­des en las pe­pi­tas de uva pro­ce­den­tes de las ce­pas de char­don­nay y pi­not pa­ra crear Cir­cu­vein, unos com­pri­mi­dos que ade­más tie­nen vi­ta­mi­na C, que con­tri­bu­ye a la for­ma­ción de co­lá­geno pa­ra el buen fun­cio­na­mien­to de los va­sos san­guí­neos, y vi­ta­mi­na E, que pro­te­ge las cé­lu­las con­tra el es­trés oxi­da­ti­vo. De es­ta for­ma, las cáp­su­las ac­túan en el in­te­rior de la ve­na pa­ra ga­ran­ti­zar su bue­na sa­lud, y es­to se tra­du­ce en unas pier­nas más li­ge­ras. De venta en far­ma­cias (19 €).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.