E

AR - - BELLEZA -

s el pa­pel más im­por­tan­te des­pués del de la fe­liz pa­re­ja. Ade­más, la ma­dri­na pue­de per­mi­tir­se arries­gar en cuan­to a com­ple­men­tos. Si apues­tas por lle­var mantilla, pa­me­la o to­ca­do, “el pei­na­do de­be ser cohe­ren­te con el ac­ce­so­rio es­co­gi­do –cuen­ta Jo­sué Mar­tí­nez, di­rec­tor del sa­lón Jo­tae­me (Ma­drid)–. Una mantilla re­quie­re un pei­na­do más clá­si­co y pu­li­do. El to­ca­do sin em­bar­go pue­de ir con una me­le­na un po­co más de­sen­fa­da­da”. El ti­po de pei­na­do no in­flu­ye en la du­ra­ción del mis­mo: “Siem­pre que es­té bien rea­li­za­do y aca­ba­do con los pro­duc­tos de fi­ja­ción ade­cua­dos du­ra­rá im­pe­ca­ble to­do el día”, ex­pli­ca Jo­sué. ¿Y qué hay de la piel? Una ma­dri­na de­be mos­trar un ros­tro tran­qui­lo y una mi­ra­da abier­ta. Pa­ra con­se­guir­lo na­da me­jor que una mas­ca­ri­lla con re­ti­nol que re­vi­ta­li­za la piel y re­du­ce las arru­gas. Apor­ta un extra de nu­tri­ción una se­ma­na an­tes pa­ra evi­tar una piel ma­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.