En por­ta­da Da­vid Can­te­ro en­sal­za en su nue­va no­ve­la el sa­cri­fi­ca­do pa­pel de los cui­da­do­res.

AR - - SUMARIO - Tex­to: MI­LA FER­NÁN­DEZ. Fo­tos: PA­TRI­CIA GALLEGO.

Mi­les de per­so­nas de­ci­den de­di­car su tiem­po y su ca­ri­ño al cui­da­do de fa­mi­lia­res en­fer­mos. En­tre

mi­mos, te­ra­pias y, mu­chas ve­ces, lá­gri­mas, se en­fren­tan a jor­na­das mar­ca­das por la ter­nu­ra, pe­ro tam­bién por el tra­ba­jo du­ro y anó­ni­mo.

Es ho­ra de re­co­no­cer su la­bor. Di­ver­sas aso­cia­cio­nes han so­li­ci­ta­do a la Unesco que

es­ta­blez­ca el día del cui­da­dor. ¿Te unes?

“Ad­mi­ro pro­fun­da­men­te la va­len­tía de los

que de­ci­den cui­dar a sus fa­mi­lia­res”

El via­je de Ta­na­ka,

DA­VID CAN­TE­RO PE­RIO­DIS­TA

la ter­ce­ra no­ve­la del pre­sen­ta­dor de in­for­ma­ti­vos de Te­le 5, Da­vid Can­te­ro, la pro­ta­go­ni­za Mei Ta­na­ka, una mu­jer que, al per­der a su ma­dre, a la cual ha­bía cui­da­do prác­ti­ca­men­te du­ran­te to­da su exis­ten­cia, se ve en la ne­ce­si­dad de cons­truir­se una nue­va vi­da. Su his­to­ria es un her­mo­so y de­li­ca­do cuen­to, un can­to a la vi­da y a la su­pera­ción, y un gui­ño al la­do tierno de la ve­jez.

El pe­rio­dis­ta si­túa el re­la­to en Ja­pón y, al pre­gun­tar­le por qué, lo tie­ne cla­ro: “Siem­pre me ha in­tere­sa­do la cul­tu­ra ja­po­ne­sa. Tal vez me in­tere­sa por lo que tie­nen de in­com­pre­si­bles pa­ra no­so­tros, pues son ra­di­cal­men­te opues­tos y con­tra­dic­to­rios”. Pe­ro, ade­más, es­te pa­re­ce el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra ha­blar de ve­jez, via­jes y so­le­dad. Y es que, co­mo él mis­mo acla­ra en el epí­lo­go, el mun­do ci­vi­li­za­do pa­re­ce ha­ber da­do la es­pal­da a uno de los pro­ble­mas más gra­ves que afec­tan a su so­cie­dad: “Ja­pón en­ve­je­ce muy rá­pi­da­men­te. La in­só­li­ta lon­ge­vi­dad de sus ciu­da­da­nos, al­go que se­gu­ra­men­te nos pa­rez­ca en­vi­dia­ble, ha lle­ga­do a con­ver­tir­se en un gra­ve pro­ble­ma so­cial y eco­nó­mi­co pa­ra ellos. Es un país de vie­jos pe­ro no pa­ra vie­jos. Lo más im­pac­tan­te es que mu­chos de esos an­cia­nos vi­ven so­los y ca­da vez más mue­ren en ab­so­lu­ta so­le­dad”.

¿Te con­mue­ven la ve­jez y la so­le­dad? A mí me gus­ta­ría ser más co­mo la pro­ta­go­nis­ta de mi no­ve­la, que in­clu­so se plan­tea es­tu­diar ge­ria­tría pa­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.