Nu­tri­ción El plan per­fec­to pa­ra lu­char con­tra el co­les­te­rol.

Apos­tar por ali­men­tos en­ri­que­ci­dos con es­te­ro­les ve­ge­ta­les, re­du­cir la in­ges­tión de gra­sas sa­tu­ra­das, in­cre­men­tar el con­su­mo de fi­bra, re­du­cir pe­so y ha­cer ejer­ci­cio son tus nue­vos alia­dos. ¿Co­men­za­mos?

AR - - SUMARIO - Tex­to: ANA VI­LLAL­BA

Es ver­dad que esos aná­li­sis lle­van es­pe­ran­do me­ses y que no hay for­ma de en­con­trar la ma­ña­na pa­ra ha­cer­los, que a ve­ces no co­mes to­do lo sano que de­be­rías y eres cons­cien­te de ello, pe­ro es que el día a día es un caos, y a ver quién tie­ne tiem­po, en­tre los ho­ra­rios del tra­ba­jo, los ni­ños y las pri­sas. Tam­bién es cier­to que el pro­pó­si­to

es­te-2014-me-pon­go-en-for­ma ha vuel­to a que­dar ca­si re­du­ci­do a su­bir y ba­jar las es­ca­le­ras del me­tro y a ha­cer la com­pra co­rrien­do mien­tras el ma­yor jue­ga al fút­bol y la pe­que­ña va a sus clases de pin­tu­ra... Pe­ro ¿co­les­te­rol? ¿Que tie­nes el co­les­te­rol al­to? Pues sí, no es na­da ex­tra­ño. El ex­ce­so de co­les­te­rol (de­ter­mi­na­do por va­lo­res to­ta­les igua­les o su­pe­rio­res a 240 mg/dl) afec­ta hoy a uno de ca­da dos adul­tos es­pa­ño­les. Con­cre­ta­men­te, “la hi­per­co­les­te­ro­le­mia o co­les­te­rol ele­va­do es una pa­to­lo­gía que se es­ti­ma que afec­ta a un 56 % de la po­bla­ción ma­yor de 25 años”, nos cuen­ta Ele­na Garea, del de­par­ta­men­to de Nu­tri­ción y Sa­lud de Ca­li­dad Pas­cual.

La ci­fra no es pa­ra to­már­se­la a la li­ge­ra, aun­que el 67 % de la po­bla­ción es­pa­ño­la de­cla­re que no le im­por­ta su ni­vel de co­les­te­rol en san­gre, se­gún un es­tu­dio ela­bo­ra­do por el Ins­ti­tu­to Flo­ra. Es cier­to que nues­tros ni­ve­les me­dios son in­fe­rio­res a los del nor­te de Eu­ro­pa y EE.UU., pe­ro las en­fer­me­da­des del co­ra­zón son ¡la pri­me­ra cau­sa de muer­te en Es­pa­ña!, se­gún la Fun­da­ción Es­pa­ño­la del Co­ra­zón (www.fun­da­cion­del­co­ra­zon.com). Ade­más, el co­les­te­rol al­to au­men­ta el ries­go de su­frir cán­cer de ma­ma, di­cen las con­clu­sio­nes de una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en la Uni­ver­si­dad de Du­ke (EE.UU.). La bue­na no­ti­cia es que sal­vo los ca­sos en los que es el pro­pio or­ga­nis­mo el que pro­du­ce el co­les­te­rol (aque­llos en los que hay una pre­dis- po­si­ción ge­né­ti­ca), si te­ne­mos los ni­ve­les al­tos es por­que, bá­si­ca­men­te, lo co­me­mos y no lo eli­mi­na­mos. Así que la re­gla de oro pa­ra tra­tar la hi­per­co­les­te­ro­le­mia ad­qui­ri­da es cui­dar la ali­men­ta­ción. ¡Ma­nos a la obra!

Es­te­ro­les en la ne­ve­ra La Aso­cia­ción Eu­ro­pea de Pre­ven­ción y Reha­bi­li­ta­ción Car­dio­vas­cu­lar es­ta­ble­ce tres es­ca­lo­nes de ac­tua­ción fren­te al co­les­te­rol, en fun­ción del gra­do de mag­ni­tud del efec­to. En el pri­me­ro en­con­tra­mos el con­su­mo de los ali­men­tos fun­cio­na­les en­ri­que­ci­dos con es­te­ro­les ve­ge­ta­les (EV), tam­bién lla­ma­dos ‘fi­toes­te­ro­les’. Las gran­des mar­cas lác­teas han echa­do el res­to por­que es­tá de­mos­tra­do que los es­te­ro­les son lo más efec­ti­vo pa­ra re­du­cir de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va el co­les­te­rol. De he­cho, la EFSA (Eu­ro­pean Food Sa­fety Aut­ho­rity o Au­to­ri­dad Eu­ro­pea en Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria, vin­cu­la­da a la Co­mi­sión

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.