Edi­to­rial Por Ana Ro­sa Quin­ta­na.

AR - - SUMARIO -

Cuan­do éra­mos pe­que­ñas, otras no ha­bíais na­ci­do, es­tá­ba­mos desean­do que lle­ga­ra es­te mes por­que ve­nía la épo­ca de las co­mu­nio­nes y las bo­das: no ha­bía ma­yo sin un jol­go­rio fa­mi­liar. A las ni­ñas nos en­can­ta­ba arre­glar­nos y ves­tir­nos de do­min­go, po­ner­nos al­go de estreno y so­ñar con que ya éra­mos ma­yo­res. Aho­ra que ya lo so­mos de­vo­ra­mos cual­quier tru­co o con­se­jo que nos qui­te de en­ci­ma unas se­ma­nas.

Ma­yo, pa­ra las que íba­mos a co­le­gios de re­li­gio­sas, era el mes de las flo­res y nos pa­sá­ba­mos el día lle­ván­do­se­las a Ma­ría. Creo que des­de en­ton­ces no con­ci­bo es­ta épo­ca sin que mi ca­sa es­té lle­na de flo­res fres­cas cor­ta­das, co­mo sím­bo­lo de vi­da y de ale­gría. Se aca­ban las jor­na­das gri­ses del in­vierno y lle­ga la ex­plo­sión de co­lor y luz, los días lar­gos, los pa­seos al atar­de­cer, el pro­le­gó­meno de las vacaciones, y es­pe­re­mos que el prin­ci­pio de tiem­pos me­jo­res pa­ra mu­chos mi­llo­nes de es­pa­ño­les.

Co­mo ma­yo es un mes de ce­le­bra­cio­nes, he­mos de­ci­di­do que en AR sea el mes de la be­lle­za y lo ha­ce­mos con las gu­rús de la es­té­ti­ca, maes­tras en el ar­te de sa­car el me­jor par­ti­do de ca­da una de no­so­tras, de re­sal­tar lo que nos fa­vo­re­ce y de sa­lir de allí gro­guis, re­la­ja­das y con la piel de un be­bé.

Tam­bién ha­bla­mos de la be­lle­za in­te­rior: un pe­que­ño ho­me­na­je a los hi­jos, los pa­dres, los fa­mi­lia­res y vo­lun­ta­rios que de un mo­do ge­ne­ro­so y ab­ne­ga­do cui­dan de los más dé­bi­les. A to­das aque­llas per­so­nas que ha­cen con su ca­ri­ño y de­di­ca­ción más fá­cil y hu­ma­na la vi­da de los de­pen­dien­tes.

Si hay al­go más du­ro que cui­dar de un de­pen­dien­te, es sen­tir­se de­pen­dien­te. No es­tán ni so­cial­men­te, ni a ve­ces fa­mi­liar­men­te, re­co­no­ci­dos el tra­ba­jo y el des­gas­te emo­cio­nal que su­po­ne ser cui­da­dor, ser ma­nos, pies o ca­be­za de nues­tros se­res que­ri­dos. Mien­tras lle­gan las ayu­das eco­nó­mi­cas y la com­pren­sión de los de­más, por lo me­nos os man­da­mos nues­tro ca­ri­ño y ad­mi­ra­ción.

Fe­liz mes de ma­yo: un ra­mo de flo­res vir­tual a ca­da una de vo­so­tras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.