Las 6 cla­ves pa­ra So­bre­vi­vir a un ado­les­cen­te

¿Tu ni­ño ha mu­ta­do en un ex­tra­te­rres­tre gru­ñón pe­ga­do a sus cas­cos? Tran­qui­la, no es un alie­ní­ge­na, so­lo una per­so­na en cons­truc­ción. Las pau­tas pa­ra ayu­dar­le a ma­du­rar, en ‘Vi­vir con un ado­les­cen­te’, de Sò­nia Cer­van­tes

AR - - TOMA NOTA -

Aquí man­do yo.

En­tras en su cuar­to y no con­si­gues ver a tu hi­jo en­tre una mon­ta­ña de dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos y jer­séis. Lle­vas días di­cién­do­le que re­co­ja su cuar­to y no te ha­ce ni ca­so. ¿So­lu­cio­nes? El pri­mer pa­so es ejer­cer o re­cu­pe­rar la au­to­ri­dad, pe­ro ja­más de for­ma dic­ta­to­rial (gri­tos, ame­na­zas), re­sig­na­da o con­sen­ti­do­ra (“ven­ga, ya te lo re­co­jo yo”). Im­pres­cin­di­ble: ser afec­tuo­sa, pe­ro fir­me; dia­lo­gan­te, pe­ro de­jan­do cla­ras las nor­mas y las con­se­cuen­cias.

No me da la ga­na.

Su postura es cla­ra: no va a re­co­ger su ha­bi­ta­ción por eso mis­mo. El chi­co no so­lo es des­or­de­na­do, sino con­tes­tón. En otras pa­la­bras: tie­nes que en­se­ñar­le a co­mu­ni­car­se y a con­vi­vir. Y te va a to­car edu­car con el ejem­plo. Su es­pa­cio es su re­duc­to: no in­va­das, lla­ma an­tes de en­trar. Y bus­ca el diá­lo­go: es­cú­cha­le de for­ma com­pren­si­va ¡por dis­pa­ra­ta­do que sea lo que di­ce!, y sin in­te­rrum­pir o re­pro­char. Lue­go, ha­bla tú.

Fir­ma aquí.

La car­ta mag­na del teen in­clu­ye más de­re­chos que obli­ga­cio­nes, pe­ro es­tos se­res es­pi­ri­tua­les y sal­va­jes tam­bién tie­nen sus vir­tu­des: son idea­lis­tas y sen­si­bles a la idea de jus­ti­cia. Y eso pue­de ayu­dar­te a avan­zar po­si­cio­nes. Tras­lá­da­le la idea de un re­par­to jus­to de ta­reas co­mo cla­ve de la con­vi­ven­cia y del bien co­mún, y lue­go lán­za­te a la yu­gu­lar: “¿Qué crees que de­be­rías ha­cer tú...?”. Co­te­jad pro­pues­tas y firmad el tra­ta­do de paz: qué ta­reas ha­cer, có­mo ha­cer­las...

¡De­ja el mó­vil!

Tu re­cién es­tre­na­da co­mu­ni­ca­ción tie­ne una ex­cep­ción: sus mo­no­sí­la­bos cuan­do es­tá fren­te al or­de­na­dor o con el mó­vil. In­ter­net es una en­cru­ci­ja­da de au­to­pis­tas que te va a to­car pa­tru­llar. Ac­tua­lí­za­te (co­no­cer los pro­gra­mas te per­mi­ti­rá con­tro­lar y co­men­tar), si­túa el or­de­na­dor en un es­pa­cio co­mún (o vi­si­ble, si es su cuar­to), in­fór­ma­le de los pros y contras de la red, pac­tad un ho­ra­rio de co­ne­xión y su­per­vi­sa su ac­ti­vi­dad vir­tual (men­sa­jes, fo­tos, tuits).

Soy un ‘nini’, ¿y qué?

Y lle­gó el te­mi­do día. Tu hi­jo de­ja caer la mochila co­mo un saco de pa­ta­tas y te lo es­pe­ta: “No quie­ro es­tu­diar”. No ex­plo­tes. Son­dea qué le frus­tra de sus es­tu­dios y bus­cad jun­tos una so­lu­ción. Re­pa­sa con él su es­fuer­zo y res­pon­sa­bi­li­dad (más que los re­sul­ta­dos) y, so­bre to­do, sus in­tere­ses. Mo­tí­va­le y des­li­ze que pue­da es­tar equi­vo­cán­do­se, pa­ra que se lo re­plan­tee. Tu ob­je­ti­vo es que no aban­do­ne a la pri­me­ra di­fi­cul­tad, que apren­da a lu­char.

Écha­me el alien­to.

Y si el fra­ca­so es­co­lar te acon­go­ja, el in­som­nio se ha­ce fuer­te cuan­do em­pie­za a sa­lir. La cria­tu­ra es un her­vi­de­ro hor­mo­nal, con una vo­lun­tad po­co en­tre­na­da, un cuer­po cam­bian­te y ga­nas de ex­pe­ri­men­tar. Y tu úni­ca ar­ma es la edu­ca­ción. Pon­te al día de sus in­quie­tu­des, ocio y ami­gos; prac­ti­ca to­le­ran­cia ce­ro con las dro­gas y las bo­rra­che­ras, evi­ta el in­te­rro­ga­to­rio y el ser­món, dale in­for­ma­ción so­bre lo no­ci­vo del con­su­mo y en­sé­ña­le a de­cir NO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.