Die­ta ‘gour­met’ ES UN MÉ­TO­DO SE­GU­RO EN EL QUE TO­DO LO QUE CO­MES ES­TÁ ME­DI­DO Y CON EL QUE TU OR­GA­NIS­MO RE­CI­BE TO­DOS LOS NU­TRIEN­TES QUE NE­CE­SI­TA

Un ré­gi­men ya no es si­nó­ni­mo de pla­tos abu­rri­dos y con po­co sa­bor, lle­gan las die­tas ‘de­li­ca­tes­sen’ a prue­ba de los pa­la­da­res más exi­gen­tes

AR - - BELLEZA -

En verano, cuan­do to­das que­re­mos pre­su­mir de fi­gu­ra, ha­cer des­apa­re­cer esos ki­los de más que nos acom­pa­ñan ya des­de ha­ce me­ses, no es ta­rea fá­cil. El pri­mer es­co­llo con el que nos en­con­tra­mos, una vez sal­va­do el de la fuer­za de vo­lun­tad, es el de co­ci­nar los me­nús ba­jos en ca­lo­rías.

Una so­lu­ción pue­den ser las die­tas que te fa­ci­li­tan di­fe­ren­tes pla­tos que se pre­pa­ran en po­co tiem­po y ca­si sin co­ci­nar. Una de las úl­ti­mas en lle­gar es Lev. Pe­ro ¿qué apor­ta de nue­vo? Se tra­ta de un mé­to­do hi­po­ca­ló­ri­co, po­bre en car­bohi­dra­tos y gra­sas, con un ele­va­do ín­di­ce de pro­teí­nas de al­to va­lor bio­ló­gi­co. ¿Su se­cre­to? Lev ase­gu­ra que ca­da uno de sus pre­pa­ra­dos es­tá su­per­vi­sa­do por un equi­po mé­di­co que con­tro­la que lle­va to­dos los nu­trien­tes que el or­ga­nis­mo ne­ce­si­ta. Hay más de 150 pro­duc­tos (dul­ces y sa­la­dos) con un sa­bor que no te ha­rá pen­sar en nin­gún mo­men­to que es­tás to­man­do un ali­men­to die­té­ti­co.

Cam­bio de há­bi­tos

Es­te ti­po de die­tas buscan cam­biar po­co a po­co los há­bi­tos ali­men­ti­cios pa­ra evi­tar el efec­to re­bo­te. No eli­mi­na los ‘pe­que­ños pla­ce­res’ ya que pue­des to­mar piz­zas, cre­pes, pas­ta y pos­tres. La ba­se de to­dos los pre­pa­ra­dos Lev son las pro­teí­nas de la le­che,

la cla­ra de huevo, el tri­go, la so­ja y el gui­san­te, a los cua­les se les dan di­fe­ren­tes tex­tu­ras y sa­bo­res, pa­ra crear to­da una car­ta.

Al ser po­bres en car­bohi­dra­tos y gra­sa, in­du­cen al or­ga­nis­mo a uti­li­zar las re­ser­vas de gra­sa acu­mu­la­da co­mo prin­ci­pal fuen­te ener­gé­ti­ca. De es­ta for­ma la pér­di­da de pe­so es muy rá­pi­da, y en dos días pue­des lle­gar a per­der un ki­lo y me­dio (al­go ha­bi­tual cuan­do cam­bias tu for­ma de co­mer y co­mien­zas a dar más pro­ta­go­nis­mo a las pro­teí­nas en tus me­nús, ya que el or­ga­nis­mo no asi­mi­la to­das las pro­teí­nas que in­gie­res). Es­to mo­ti­va mu­cho pa­ra se­guir con el mé­to­do y no aban­do­nar an­tes de tiem­po. “Es fá­cil de se­guir, to­do lo que to­mas es­tá me­di­do y no tie­nes que preo­cu­par­te por si no es­tás apor­tan­do la can­ti- dad de nu­trien­tes ade­cua­da”, afir­ma Ma­ría Mon­te­ro, que co­no­ce bien el mé­to­do y adel­ga­zó 14 ki­los con él. En la pri­me­ra fa­se se sus­ti­tu­ye la ali­men­ta­ción tra­di­cio­nal por es­tos pro­duc­tos. Es en las si­guien­tes, cuan­do pro­gre­si­va­men­te se van re­du­cien­do pa­ra vol­ver a in­cor­po­rar di­fe­ren­tes ali­men­tos, pe­ro siem­pre de for­ma equi­li­bra­da.

Un apo­yo cons­tan­te

No hay una du­ra­ción exac­ta de la die­ta, to­do de­pen­de de las ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na, ya que an­tes de em­pe­zar tra­ta­mien­to se rea­li­za un com­ple­to es­tu­dio so­bre los há­bi­tos ali­men­ti­cios, el por­cen­ta­je de ma­sa mus­cu­lar y ma­sa gra­sa, y el me­ta­bo­lis­mo pa­ra de­ter­mi­nar cuán­to pe­so se ne­ce­si­ta per­der.

Una de ca­da cua­tro per­so­nas que ini­cia una die­ta la aban­do­na por fal­ta de apo­yo en su círcu­lo. En el mé­to­do Lev el pa­pel del nu­tri­cio­nis­ta es fun­da­men­tal ya que ofre­ce un apo­yo cons­tan­te du­ran­te to­do el pro­ce­so. Des­de el pri­mer mo­men­to, hay ac­ce­so a una con­sul­ta gra­tui­ta ca­da diez días, in­clu­so des­pués de ha­ber al­can­za­do el ob­je­ti­vo pa­ra que el man­te­ni­mien­to del pe­so sea más lle­va­de­ro y se evi­te el te­mi­do efec­to re­bo­te. Más in­for­ma­ción en www.lev.es

AR

Y LEV

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.