Una de so­ja, por fa­vor

AR - - NUTRICIÓN - Tex­to: ANA VI­LLAL­BA

Sa­be­mos que es ri­ca en pro­teí­nas de al­ta ca­li­dad, en hie­rro, en mi­ne­ra­les, en fi­bra y en gra­sas sa­lu­da­bles. Y ayu­da al co­les­te­rol. Pe­ro ¿có­mo se to­ma?

Co­men­zó co­mo al­go exó­ti­co que ve­nía de Orien­te pa­san­do por los in­flu­yen­tes EE.UU., pe­ro ca­da día son más los que in­clu­yen la so­ja en su ali­men­ta­ción. Fun­da­men­tal­men­te se de­be a su gran apor­te en pro­teí­na (al­re­de­dor del 40 % del to­tal) y a la gran ca­li­dad de es­ta, lo que la ha­ce ser muy apre­cia­da por los que quie­ren cui­dar su ali­men­ta­ción. Lo ex­pli­ca Vic­to­ria Fa­gún­dez, die­tis­ta nu­tri­cio­nis­ta de Menu Diet (www.me­nu­diet.es): “La so­ja es la le­gum­bre con la pro­teí­na de más ca­li­dad, por­que con­tie­ne to­dos los ami­noá­ci­dos que de­be te­ner una pro­teí­na pa­ra que se la con­si­de­re com­ple­ta”. Ade­más, es­ta le­gum­bre ga­na adep­tos –y si­tio en los su­per­mer­ca­dos– “por­que tam­bién po­see gra­sas sa­lu­da­bles, re­per­cu­te en la re­duc­ción del co­les­te­rol, me­jo­ra el sis­te­ma cir­cu­la­to­rio, dis­mi­nu­ye los sín­to­mas de la me­no­pau­sia, apor­ta fi­bra, vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y hie­rro, y po­see más cal­cio que otras le­gum­bres”, con­clu­ye.

La le­gum­bre, la más im­por­tan­te

Don­de ma­yo­res be­ne­fi­cios acu­mu­la la so­ja es en su ver­sión le­gum­bre. De he­cho so­lo es­ta y la be­bi­da de so­ja (y con ella sus de­ri­va­dos, el to­fu y el tem­peh) son im­por­tan­tes des­de el pun­to de vis­ta nu­tri­cio­nal. Com­pa­rán­do­la con las de­más le­gum­bres es tam­bién la más com­ple­ta y, sin em­bar­go, la que me­nos se con­su­me en Es­pa­ña. “Creo que es un pro­ble­ma cul­tu­ral: so­mos un país don­de las len­te­jas y los gar­ban­zos, por ejem­plo, tie­nen gran arrai­go”, sub­ra­ya la die­tis­ta. La be­bi­da de so­ja (tam­bién co­no­ci­da co­mo ‘le­che de so­ja’) es, sin du­da, la va­rie­dad más con­su­mi­da: “Den­tro de las be­bi­das ve­ge­ta­les es la más com­ple­ta, más que la de al­men­dras o ave­lla­nas, y es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra las per­so­nas in­to­le­ran­tes a la le­che de va­ca”, aña­de la ex­per­ta.

¿Le­che o be­bi­da de so­ja?

La po­lé­mi­ca lle­ga, pre­ci­sa­men­te, cuan­do se tien­de a com­pa­rar be­bi­da de so­ja con le­che. La ex­per­ta ad­vier­te: “No son ali­men­tos si­mi­la­res ni hay por qué ele­gir en­tre uno y otro. Las gran­des mar­cas es­tán en­ri­que­cien­do las be­bi­das de so­ja con cal­cio en un in­ten­to de ase­me­jar­las más, y en al­gu­nos ca­sos es­tán con­si­guien­do ni­ve­les de cal­cio in­clu­so su­pe­rio­res a los de la le­che. Pe­ro una co­sa es la can­ti­dad de cal­cio que po­sea un ali­men­to y otra la que se lle­gue a ab­sor­ber por el or­ga­nis­mo”. Y no es la úni­ca di­fe­ren­cia: “A la be­bi­da de so­ja tam­bién se le aña­den azú­ca­res, pa­ra ha­cer su sa­bor más atrac­ti­vo. Y por lo ge­ne­ral, las be­bi­das de so­ja tam­bién son más ca­ló­ri­cas que la le­che, aun­que es ver­dad que sus gra­sas son más sa­lu­da­bles”, aña­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.