Mis­te­rio­so Johnny

El ac­tor se con­vier­te en un am­bi­cio­so ex­per­to en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en su nue­vo y fu­tu­ris­ta fil­me, ‘Trans­cen­den­ce’

AR - - CINE -

Di­cen de Johnny Depp que es bohe­mio y un tan­to ex­cén­tri­co, al­go que en el fon­do tie­ne mu­cho que ver con los pa­pe­les que sue­le es­co­ger: el pi­ra­ta Jack Spa­rrow, el Sombrerero Lo­co, Swee­ney Todd... y así otros tan­tos has­ta lle­gar al doc­tor Will Cas­ter, el cien­tí­fi­co de ex­pe­ri­men­tos con­tro­ver­ti­dos y ab­so­lu­ta­men­te ob­se­sio­na­do con el po­der de Trans­cen­den­ce, su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. Pe­ro es jus­to su ex­tra­va­gan­cia, com­bi­na­da con un atrac­ti­vo ha­lo de mis­te­rio, lo que le con­vier­te en el ob­je­to de de­seo de mu­chas de sus fans. ¡Cla­ro que al­gu­nas de sus ra­re­zas re­sul­tan tan ro­mán­ti­cas! Co­mo la úl­ti­ma, por la que le he­mos po­di­do ver con un anillo de com­pro­mi­so fe­me­nino en su mano iz­quier­da: “Es el que le com­pré a Am­ber [la pre­sen­ta­do­ra de te­le­vi­sión y ac­triz Am­ber Heard, 23 años más jo­ven que él] pa­ra pro­po­ner­le ma­tri­mo­nio, pe­ro le que­da­ba gran­de. En vez de de­vol­ver­lo a la tien­da decidí que­dár­me­lo yo y a ella le com­pré otro del ta­ma­ño ade­cua­do”, ex­pli­ca, no sin an­tes de­cla­rar su amor y ad­mi­ra­ción por la que es su ac­tual pa­re­ja.

A sus 50 años –¡quién lo di­ría!–, Depp tie­ne muy cla­ro lo que le in­tere­sa: pa­sar tiem­po con sus hi­jos, Lily-Ro­se y John Ch­ris­top­her, fru­to los tre­ce años de re­la­ción con Va­nes­sa Pa­ra­dis, con quien rom­pió ha­ce dos años, y cum­plir su sue­ño de con­ver­tir su is­la en las Baha­mas en un pa­raí­so eco­ló­gi­co en el que ya ha in­ver­ti­do 328.000 eu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.