Sin mie­do a ma­má

Vivienne Jo­lie Pitt de­bu­ta en el ci­ne pa­ra dar vi­da a la be­lla dur­mien­te en ’Ma­lé­fi­ca’, el fil­me de Dis­ney que pro­ta­go­ni­za su ma­dre, An­ge­li­na Jo­lie

AR - - CINE -

Ne­ce­si­ta­ban a un ni­ño que no tu­vie­ra mie­do al ver­me con esos cuer­nos... así que te­nía que ser Viv: era la úni­ca que no gri­ta­ba”, co­men­ta di­ver ti­da An­ge­li­na Jo­lie al ha­blar so­bre el pe­que­ño pa­pel que su hi­ja Vivienne, de cua­tro años, tie­ne en Ma­lé­fi­ca, la úl­ti­ma su­per­pro­duc­ción de Dis­ney.

Vivienne no es la úni­ca hi­ja de los Jo­lie-Pitt en unir­se al re­par­to de la pe­lí­cu­la: tam­bién es­tán, aun­que en pa­pe­les de fi­gu­ra­ción, sus her­ma­nos Pax y Zaha­ra. Tres de­buts que vie­nen a su­mar­se a los ca­meos que Shi­loh y Mad­dox hi­cie­ran con pa­pá Pitt en El cu­rio­so ca­so de Ben­ja­min But­ton y Gue­rra mun­dial Z, res­pec­ti­va­men­te. Con to­do, ni Pitt ni Jo­lie quie­ren que sus seis hi­jos sean ac­to­res. Úni­ca­men­te creen que es “di­ver­ti­do” que apa­rez­can jun­to a ellos, co­mo han ma­ni­fes­ta­do en al­gu­na oca­sión. Aun­que lo cier­to es que esa ‘di­ver­sión’ le ha re­por­ta­do a Vivienne un suel­do de apro­xi­ma­da­men­te unos 12.000 dó­la­res (3.000 por ca­da se­ma­na de ro­da­je).

An­ge­li­na no so­lo es­tá encantada de com­par­tir pan­ta­lla con sus re­to­ños, sino tam­bién de dar vi­da a la bru­ja Ma­lé­fi­ca: “De ni­ña era mi vi­lla­na fa­vo­ri­ta. Te­nía esa ele­gan­cia, esa cla­se... y a la vez era de­li­cio­sa­men­te cruel. Siem­pre he que­ri­do sa­ber más so­bre ella, sa­ber có­mo era y quién era”. Una cu­rio­si­dad que sa­tis­fa­ce muy bien es­ta espectacular ver­sión del cuen­to, que en es­ta oca­sión po­ne el pun­to de vis­ta en la ma­la pa­ra que el es­pec­ta­dor en­tien­da por qué tie­ne un co­ra­zón tan frío y he­la­do.

Una Ma­lé­fi­ca que, se­gún la ac­triz, es “sexy y un po­co más os­cu­ra” y que le ha cos­ta­do más de una sor­pre­sa: “Ve­nían ni­ños al ro­da­je y yo pen­sa­ba: ‘¡Sí, aho­ra soy un per­so­na­je de Dis­ney!’. Pe­ro cuan­do me acer­ca­ba a ha­blar con ellos sa­lían co­rrien­do y de­cían a sus ma­dres: ‘Por fa­vor, di­le a la bru­ja que de­je de ha­blar­me’. Ha si­do al­go ex­tra­ño pa­ra mí”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.