¿El run­ning es lo tu­yo?

Si to­do el mun­do co­rre ¿por qué no lo voy a ha­cer yo? Cui­da­do, no te de­jes lle­var por la fie­bre del ‘run­ning’ sin ave­ri­guar an­tes si es­tás pre­pa­ra­da

AR - - FITNESS - Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES

En nues­tro país se ce­le­bran más de 3.000 ca­rre­ras po­pu­la­res al año y, se­gún la pla­ta­for­ma di­gi­tal ru­nin.es, sa­len a tro­tar más de dos mi­llo­nes y me­dio de per­so­nas. No es na­da nue­vo: co­rrer es­tá de mo­da. So­lo ha­ce fal­ta mi­rar a tu al­re­de­dor cuan­do sa­les a la ca­lle. ¿Qué ha con­tri­bui­do a ello? So­bre to­do tres co­sas: es ba­ra­to, se pue­de ha­cer a cual­quier ho­ra del día y en cual­quier lu­gar.

Es pre­ci­sa­men­te es­ta in­me­dia­tez lo que ha he­cho que mu­cha gen­te se lan­ce a la ca­rre­ra sin te­ner en cuen­ta fac­to­res im­por­tan­tes pa­ra sa­car­le un buen ren­di­mien­to a es­ta ac­ti­vi­dad: “Ini­ciar­se en el run­ning pre­ci­sa una adap­ta­ción pro­gre­si­va y una pues­ta a pun­to de los ór­ga­nos im­pli­ca­dos, ade­más de un ca­len­ta­mien­to ini­cial”, ex­pli­ca el doc­tor An­dreu Ar­quer, es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de­por­ti­va y miem­bro de top­doc­tors.es.

Co­rrer no cues­ta di­ne­ro, las za­pa­ti­llas sí

Es uno de los erro­res más co­mu­nes: sa­lir con un cal­za­do inade­cua­do (por lo ge­ne­ral unas de­por­ti­vas que tie­nes por ca­sa y que con­si­de­ras ‘mul­tiu­sos’). ¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias? “Lo más pro­ba­ble es que apa­rez­can

so­bre­car­gas y le­sio­nes, ya que los im­pac­tos de­ri­va­dos de la ca­rre­ra so­me­ten a una exi­gen­cia ma­yor a to­bi­llos, ro­di­llas y ca­de­ras. Por eso de­be con­tar con la amor­ti­gua­ción ade­cua­da al te­rreno so­bre el que va­ya­mos a co­rrer”, cuen­ta Ja­vier Por­ti­llo, pro­fe­sor de Cien­cias del De­por­te en la Uni­ver­si­dad de Cas­ti­lla La Man­cha y pre­pa­ra­dor fí­si­co de la se­lec­ción es­pa­ño­la de rugby. “La co­mo­di­dad –con­ti­núa Ja­vier– tam­bién hay que te­ner­la en cuen­ta. Es ne­ce­sa­rio pro­bar­se dos mo­de­los de za­pa­ti­llas y dos nú­me­ros pa­ra ele­gir bien. Mu­chas ve­ces nos pue­de la es­té­ti­ca y hay que evi­tar que la va­ni­dad nos lle­ve a to­mar una ma­la de­ci­sión”. Ade­más, si vas a sa­lir a co­rrer con asi­dui­dad con­vie­ne que te ha­gas un aná­li­sis de la pi­sa­da (en tien­das de deportes co­mo Bi­ki­la o Decathlon lo tie­nes gra­tis) pa­ra ele­gir las za­pa­ti­llas más ade­cua­das o uti­li­zar una plan­ti­lla que co­rri­ja la pre­sión de tu pi­sa­da: pue­de ser su­pi­na­do­ra, si el pie se hun­de más ha­cia el ex­te­rior al pi­sar, o pro­na­do­ra, si ejer­ce más fuer­za ha­cia el in­te­rior. No te ago­bies: pue­de que tu pi­sa­da sea neu­tra (es lo más co­mún) y so­lo ne­ce­si­tes una bue­na amor­ti­gua­ción.

¿Es tu pri­me­ra vez?

No te la jue­gues, aun­que creas que tu cuer­po va a res­pon­der, y no te pon­gas re­tos di­fí­ci­les. Es me­jor per­se­guir mu­chos y pro­gre­si­vos que po­cos y com­pli­ca­dos. Así el nú­me­ro de sa­tis­fac­cio­nes se­rá ma­yor: “Si pue­des, eli­ge un te­rreno blan­do y uni­for­me pa­ra em­pe­zar, y po­co a po­co ve in­clu­yen­do des­ni­ve­les y, si no que­da más re­me­dio, au­men­ta la du­re­za del te­rreno”, re­co­mien­da el doc­tor Ar­quer. En cuan­to a la pro­gre­sión de una ‘no­va­ta’, no hay unas re­glas ge­ne­ra­les, ya que de­pen­de de las con­di­cio­nes fí­si­cas de ca­da per­so­na, pe­ro “una mu­jer ma­du­ra que no rea­li­za de­por­te ha­bi­tual­men­te pue­de em­pe­zar a ca­mi­nar 45 mi­nu­tos en días al­ter­nos, in­ter­ca­lan­do ca­da cua­tro mi­nu­tos un po­co de ca­rre­ra suave, de 30 se­gun­dos”, ex­pli- ca el pro­fe­sor Por­ti­llo. Si es­tás ha­bi­tua­da al ejer­ci­cio fí­si­co pe­ro no has co­rri­do nun­ca, pue­des apun­tar­te a las se­ries que com­bi­nan ca­mi­na­ta y ca­rre­ra. Em­pie­za con cua­tro se­ries de cua­tro mi­nu­tos de ca­rre­ra y dos de ca­mi­na­ta, y ve au­men­tan­do ca­da tres o cua­tro días los mi­nu­tos de ca­rre­ra. Cuan­do lle­gues a 20 mi­nu­tos de tro­te con­ti­nuo co­mien­za a fi­jar­te en la dis­tan­cia que re­co­rres pa­ra au­men­tar la ve­lo­ci­dad del tro­te. Pa­ra lle­var un con­trol de tus avan­ces hay mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes pa­ra iPho­ne y An­droid, co­mo Ni­ke + Run­ning o Run­tas­tic, don­de ade­más po­drás guar­dar lis­tas con la mú­si­ca que quie­ras es­cu­char mien­tras ha­ces ejer­ci­cio. Por cier­to, por si te lo pre­gun­tas, se di­fe­ren­cia del foo­ting por­que es­te no im­pli­ca me­di­ción de re­sul­ta­dos, dis­tan­cias, com­pa­ra­ti­vas... sino el pla­cer de co­rrer sin más.

A otra co­sa

Ade­más de los be­ne­fi­cios fí­si­cos del run­ning, co­mo el “con­trol del pe­so, pre­ven­ción de la dia­be­tes, mo­de­ra­ción del ape­ti­to me­jo­ra del des­can­so...”, se­gún el es­pe­cia­lis­ta en me­di­ci­na de­por­ti­va An­dreu Ar­quer, son mu­chos los que ofre­ce a ni­vel psí­qui­co. El es­tu­dio so­bre los be­ne­fi­cios psi­co­ló­gi­cos de co­rrer ela­bo­ra­do por Re­xo­na in­di­ca que “me­jo­ra la au­to­es­ti­ma, la em­pa­tía, la con­fian­za en uno mis­mo y las re­la­cio­nes”.

El doc­tor An­dreu se­ña­la que hay que dar­le a es­ta ten­den­cia el tra­to ade­cua­do “y no aña­dir el run­ning a nues­tras vi­das co­mo una adic­ción que so­lo apor­te me­jo­ra de mar­cas per­so­na­les aun en de­tri­men­to de la sa­lud. Tam­po­co rea­li­zar­lo co­mo pri­me­ra op­ción si hay so­bre­pe­so, pa­ra evi­tar que las ar­ti­cu­la­cio­nes sufran”.

¿Lo has pro­ba­do y no te va? Es una mo­da de­por­ti­va, no una obli­ga­ción. Prue­ba otro de­por­te has­ta que des con el tu­yo. ¿Aca­so es obli­ga­to­rio pe­dir un gin to­nic cuan­do sa­les a to­mar una co­pa? No, por mu­cho que sea el rey de la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.