“Mis her­ma­nas siem­pre es­tán ahí”

AR - - CINE -

A pe­sar de que sus in­fan­cias no han te­ni­do na­da que ver (la de las ge­me­las fue un in­fierno y en más de una oca­sión han re­co­no­ci­do que se sin­tie­ron co­mo “mo­nos de fe­ria”, mien­tras la de Liz­zie fue tran­qui­la), las tres her­ma­nas es­tán muy uni­das. Es­tá cla­ro que en­tre Mary-Ka­te y Ashley (en la ima­gen, con el pe­lo re­co­gi­do) exis­te un víncu­lo es­pe­cial, por­que ade­más de ge­me­las son so­cias y ami­gas ín­ti­mas, co­mo ellas mis­mas ex­pli­can. Pe­ro eso no qui­ta pa­ra que ado­ren a su her­ma­na pe­que­ña y, des­de que las tres vi­ven en Nue­va York, su víncu­lo se ha vuel­to mu­cho más fuer­te. “Cuan­do ten­go una pe­lea con un no­vio o un ami­go, o lo que sea, siem­pre es­tán ahí”, afir­ma Liz­zie de­jan­do muy cla­ro que son una fa­mi­lia “muy uni­da” y que “no hay nin­gún ti­po de com­pe­ti­ción por ser me­jor unas que otras. Eso se­ría te­rri­ble”, afir­ma. al­ter­na­ti­vo y le abrió las puer­tas de Sun­dan­ce y Can­nes. Fue en es­tos festivales don­de la crí­ti­ca se fi­jó en ella. De he­cho, mu­chos lle­ga­ron a de­cir que de­be­ría ha­ber es­ta­do no­mi­na­da al Os­car.

EL GRAN PRO­YEC­TO

Así, pa­si­to a pa­si­to, es­ta jo­ven de 25 años ha con­se­gui­do ha­cer­se un hue­co en pro­yec­tos tan in­tere­san­tes co­mo Lu­ces ro­jas (2012), jun­to a Ro­bert de Ni­ro y Si­gour­ney Wea­ver, o en la úl­ti­ma de Spi­ke Lee, Old­boy (2013). Aho­ra, su gran ba­za son las su­per­pro­duc­cio­nes del gran Holly­wood. Así, es­te mes la ve­re­mos en God­zi­lla, don­de com­par­te pan­ta­lla con Ju­liet­te Bi­no­che y Ken Wa­ta­na­be. Aho­ra es­tá in­mer­sa en el ro­da­je de Los

ven­ga­do­res 2, una de las pe­lí­cu­las más es­pe­ra­das de 2015 (la an­te­rior fue la ter­ce­ra pe­lí­cu­la más ta­qui­lle­ra de la his­to­ria del ci­ne). En ella en­car­na­rá a la Bru­ja Es­car­la­ta, la su­per­he­roí­na que vuel­ve lo­cos a los fans de la sa­ga.

Con to­do, Liz­zie no ol­vi­da su sue­ño de lle­gar a in­ter­pre­tar a su per­so­na­je fa­vo­ri­to, la Ofe­lia de Ham­let. Has­ta que lle­gue el mo­men­to, no ha du­da­do en acep­tar in­ter­pre­tar a una Ju­lie­ta ator­men­ta­da pa­ra una obra de tea­tro al­ter­na­ti­vo ba­sa­da en el clá­si­co de Sha­kes­pea­re, Romeo y Ju­lie­ta. No es­tá na­da mal pa­ra una enamo­ra­da del tea­tro que no du­da en re­ve­lar su afi­ción por las “co­me­dias ro­mán­ti­cas y el ci­ne de cien­cia fic­ción, los di­bu­jos ani­ma­dos y las bue­nas pe­lí­cu­las de te­rror”.

Pe­ro no to­do va a ser ac­tuar y, co­mo sus her­ma­nas, ella se ha con­ver­ti­do tam­bién en un icono de la mo­da. Ala­ba­da por su buen gus­to –y no so­lo por­que es­té com­pro­me­ti­da con el ac­tor y mo­de­lo Boyd Hol­brook–, la ac­triz se lle­gó a con­ver­tir en la mu­sa de Karl La­ger­feld pa­ra la ex­po­si­ción The Little Black Jac­ket Cha­nel’s Clas­sic Re­vi­si­ted, que se pre­sen­tó en To­kio el pa­sa­do año. Sin em­bar­go, se confiesa una enamo­ra­da de la mar­ca The Row, la fir­ma de sus her­ma­nas: “Soy su me­jor re­pre­sen­tan­te. Si al­guien me pre­gun­ta por lo que lle­vo pues­to les di­go has­ta dón­de pue­den com­prar­lo”, afir­ma con una son­ri­sa. Y es que, aun­que re­co­no­ce que en­tre ellas no ha­blan de tra­ba­jo, ado­ra lo que ha­cen las ge­me­las. “Nos apo­ya­mos mu­cho y ellas se sien­ten muy fe­li­ces con mi éxi­to”. ¡Otra Olsen di­rec­ta a la fa­ma!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.