De amo­res y na­ran­jas en­te­ras

AR - - RE­FLE­XIÓN -

La ma­yor par­te de las pe­lí­cu­las, se­ries o no­ve­las tra­tan del Amor, con ma­yús­cu­la, de có­mo con­se­guir­lo y có­mo lo­grar­lo. Me­nos se tra­ta lo que vie­ne des­pués. Así, se ha in­crus­ta­do en nues­tras cons­cien­cias sen­si­bles ese mi­to del amor ab­so­lu­to, fu­sión eterna e in­di­so­lu­ble, que de al­gu­na ma­ne­ra se ex­pre­sa en esa peligrosa me­tá­fo­ra mis­ti­fi­ca­da de que ca­da uno de los cón­yu­ges cons­ti­tu­ya la ‘me­dia na­ran­ja’.

En­con­trar ‘su’ me­dia na­ran­ja, con la di­fi­cul­tad que en­tra­ña, es en el fon­do una apues­ta ex­tra­or­di­na­ria­men

te peligrosa pa­ra cual­quie­ra. Im­pli­ca apos­tar, na­da me­nos, no por un ser com­ple­to en sí mis­mo, sino so­lo por la mi­tad de ‘al­go’ siem­pre di­fí­cil de de­fi­nir o, lo que re­sul­ta más pe­li­gro­so, so­lo la mi­tad de­pen­dien­te de al­guien, que no por ca­sua­li­dad, por his­to­ria, tien­de a ser el va­rón.

Ca­da uno de no­so­tros na­ce­mos y mo­ri­mos so­los. So­mos una vi­da com­ple­ta, una na­ran­ja y no me­dia. Y dos na­ran­jas com­ple­tas, fres­cas y ju­go­sas, se aco­plan muy mal en­tre

sí. Si se aprie­tan se rom­pen y sa­le ju­go, que se des­per­di­cia, que no nu­tre a la otra. Siem­pre me ha re­sul­ta­do cu­rio­so el sí­mil, que so­lo se ex­pli­ca en el su­pues­to de la re­nun­cia a la mi­tad de uno. Es la úni­ca for­ma en que las me­dias na­ran­jas, con una su­per­fi­cie li­sa, pue­dan aco­plar­se. Pe­ro, en­ton­ces, ¿qué se hace con las dos me­dias que se desechan? La pre­ten­sión de re­cu­pe­rar la ‘me­dia na­ran­ja’ desecha­da por al­guno de los cón­yu­ges, y no al mis­mo tiem­po, pu­die­ra ser una for­ma de in­ter­pre­tar par­te de los con­flic­tos ma­tri­mo­nia­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.