La ‘ex­pe­rien­cia’ de ir a la pe­lu­que­ría

AR - - BELLEZA -

Esa es exac­ta­men­te la di­fe­ren­cia que Rossano Fe­rret­ti afir­ma que hay en­tre sus sa­lo­nes y el res­to de pe­lu­que­rías. “Que una mu­jer va­ya a ha­cer­se el co­lor o a cor­tar­se el pe­lo no tie­ne que ser una obli­ga­ción, ni una ru­ti­na, sino una au­tén­ti­ca ex­pe­rien­cia”. Por es­te mo­ti­vo sus sa­lo­nes son es­pe­cia­les y una no sien­te que es­tá yen­do al peluquero cuan­do en­tra en ellos: “A mí las pe­lu­que­rías no me gus­tan, ni el am­bien­te, ni el olor... Ese fue uno de los mo­ti­vos que me lle­va­ron a bus­car lo­ca­les di­fe­ren­tes, es­pe­cia­les y ha­cer de ca­da sa­lón Rossano Fe­rret­ti un tem­plo en el que la mu­jer se sien­ta bien y sal­ga gua­pa. Hay que de­jar a un la­do las ten­den­cias y ele­gir un cor­te acor­de con los ras­gos de ca­da mu­jer”. Rossano ha crea­do un mé­to­do de cor­te que lle­va su nom­bre y que se adap­ta a la caí­da na­tu­ral del ca­be­llo: “El ‘cor­te in­vi­si­ble’ lo lla­man”. www.me­to­do­ros­sa­no­fe­rret­ti.com

Ma­drid

Londres

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.