Acier­ta con tus pol­vos de sol

AR - - BELLEZA - Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES

¿De­ma­sia­do os­cu­ros? ¿Re­sul­ta­do muy ma­te o po­co na­tu­ral? Le he­mos

pre­gun­ta­do a los que más sa­ben pa­ra que nos ayu­den a ele­gir.

El maquillador Pe­dro Ce­de­ño lo ve así: “Si uti­li­zas los pol­vos de sol con to­na­li­dad do­ra­da du­ran­te el día, pien­sa que al dar­te el sol en la ca­ra se no­ta­rá mu­cho el pro­duc­to y el re­sul­ta­do

que­da ar­ti­fi­cial”. Ju­nior Ce­de­ño, maquillador de Dior, re­co­mien­da “los do­ra­dos pa­ra es­cul­pir e ilu­mi­nar una piel mo­re­na y los ma­rro­nes sen­ci­lla­men­te pa­ra apor­tar

co­lor”. Si quie­res un ma­qui­lla­je com­ple­to, me­jor va­rios. Se­gún el maquillador Pe­dro Ce­de­ño, una pa­le­ta con tres to­nos – bei­ge, ma­rrón y ro­sa­do– apor ta vo­lu­men al ros­tro: “Apli­cas los di­fe­ren­tes to­nos en ho­ri­zon­tal: bajo los ojos el bei­ge, a con­ti­nua­ción el ma­rrón y por úl­ti­mo el ro­sa­do, y con­se­gui­rás pro­fun­di­dad en el ros­tro”. Es de­cir, un tres en uno: da­rás co­lor, ilu­mi­na­rás y apli­ca­rás ru­bor de for­ma rá­pi­da y sin cam­biar de textura.

To­dos los ma­qui­lla­do­res coin­ci­den en que los pol­vos de sol se apli­can con bro­cha. Una que sea grue­sa y con bas­tan­te pe­lo, que re­co­ja el pro­duc­to y lo de­po­si­te en la piel, pe­ro sin que se no­te. Con la es­pon­ja la apli­ca­ción es más evi­den­te y de lo que se tra­ta es de que el re­sul­ta­do sea na­tu­ral. La bro­cha per­mi­te apli­car­los en la ca­ra y el cue­llo sin que

que­de efec­to más­ca­ra. Por lo ge­ne­ral, uno por en­ci­ma del tono que ten­ga­mos en el mo­men­to de apli­car­lo, ex­pli­ca Ley­re Arrúe, Pro­duct Ma­na­ger de Gi­venchy Make Up: “El pol­vo so­lar muy os­cu­ro en­ve­je­ce el ros­tro. Por eso no se tra­ta de bron­cear con ellos, sino de re­sal­tar el bronceado que te­ne­mos y huir de una piel con de­ma­sia­do co­lor”.

Elie­cer Prin­ce, maquillador de Guer­lain, nos cuen­ta que la elec­ción de­pen­de del ti­po de piel: “Pa­ra las pie­les gra­sas se des­car tan los na­ca­ra­dos, ya que acen­túan los bri­llos. Si la piel es nor­mal, los na­ca­ra­dos van bien en ros­tros más pá­li­dos y los ma­tes en los más mo­re­nos”. Si la ca­ra es­tá muy bron­cea­da y tie­ne, al na­tu­ral, un as­pec­to ma­te, unos pol­vos de sol con par tí­cu­las lu­mi­no­sas le da­rán un to­que de luz muy

fa­vo­re­ce­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.