Re­des­cu­bre tus ap­ti­tu­des

AR - - TESTIMONIO -

Ma­ría ha apren­di­do pron­to qué sig­ni­fi­ca que­dar­se sin tra­ba­jo. Y an­te es­ta du­ra ex­pe­rien­cia acon­se­ja: “Hay que to­mar­se un tiem­po pa­ra pen­sar, po­ner las ideas en or­den y de­ci­dir qué nue­vo ca­mino la­bo­ral to­mar. Yo tar­dé diez me­ses en de­ter­mi­nar que mi ob­je­ti­vo era crear mi pro­pia em­pre­sa. Du­ran­te es­te pe­rio­do, es fun­da­men­tal ana­li­zar nues­tras ap­ti­tu­des y las áreas en las que nos gus­ta­ría tra­ba­jar. No hay que con­for­mar­se con el pri­mer pro­yec­to que nos sur­ja. De­be­mos em­pren­der algo que nos en­ri­quez­ca pa­ra no ve­nir­nos aba­jo an­te las di­fi­cul­ta­des. Otro as­pec­to que hay que va­lo­rar es si em­pren­der so­la o con un so­cio. En mi ca­so, me alié con una ami­ga, que se que­dó tam­bién sin tra­ba­jo. En ca­so de tra­ba­jar en equi­po, hay que pla­ni­fi­car una es­tra­te­gia pa­ra dis­tri­buir­se las ta­reas, siem­pre en fun­ción de nues­tros pun­tos fuer tes, y así ser más efi­ca­ces y re­so­lu­ti­vos. Y, cla­ro, hay que bus­car un es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar. No­so­tras arran­ca­mos Pretty Events en un ofi­ci­na que nos de­jó un ami­go y un por tá­til ca­da una. Y, echán­do­le mu­chas ho­ras y crea­ti­vi­dad, el te­lé­fono em­pe­zó a so­nar y or­ga­ni­za­mos los pri­me­ros even­tos y ce­nas pri­va­das”.

A la de­re­cha, en un ac­to or­ga­ni­za­do por su em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.