La fuer­za de per­se­ve­rar

AR - - TESTIMONIO -

Tras per­der su em­pleo, se aga­rró al sue­ño de su ni­ñez de es­cri­bir un li­bro, y lo hi­zo. Aho­ra, Su­sa­na Ca­ñil nos da las cla­ves pa­ra abor­dar un nue­vo pro­yec­to y, so­bre to­do, no ve­nir­se aba­jo (al me­nos, no del to­do) cuan­do apa­rez­can las pri­me­ras cur vas en el ca­mino: “Una ilu­sión vi­tal pue­de ayu­dar­nos a re­con­du­cir nues­tra fa­ce­ta la­bo­ral. El pri­mer pa­so es con­cre­tar nues­tra fan­ta­sía, po­ner­le nom­bre y so­bre to­do vi­sua­li­zar­lo, con el ob­je­ti­vo de que nos dé fuer­zas pa­ra no de­caer a lo lar­go de es­ta gran tra­ve­sía. Ca­da uno tie­ne sus de­seos: so­lo hay que de­ter­mi­nar el re­to e ir a por to­das. El si­guien­te pa­so es mar­car­se un día en el ca­len­da­rio pa­ra em­pe­zar a desa­rro­llar ese an­he­lo. En cuan­to de­ci­dí que es­cri­bi­ría una no­ve­la, al día si­guien­te me plan­té de­lan­te del or­de­na­dor a es­cri­bir. Así, me des­pren­dí de la pe­re­za y del mie­do, que tan­to da­ño ha­cen cuan­do uno em­pren­de algo nue­vo. Ade­más, es fun­da­men­tal im­po­ner­se un ho­ra­rio de tra­ba­jo y cum­plir­lo. La dis­ci­pli­na te ayu­da a se­guir ade­lan­te y a com­ba­tir la des­ga­na. Yo me or­ga­ni­cé en fun­ción de mi vi­da fa­mi­liar. Tras de­jar a los ni­ños en el co­le­gio, me re­fu­gia­ba en mi es­tu­dio con un ca­fé con le­che y me de­di­ca­ba a in­ven­tar las pe­ri­pe­cias de mis per­so­na­jes. Tam­bién hay que te­ner es­tra­te­gias pa­ra afron­tar las di­fi­cul­ta­des. Mien­tras es­cri­bía Es­pé­ra­me en Pa­rís su­frí va­rios blo­queos crea­ti­vos y lo pa­sé mal, por­que no sa­bía có­mo con­ti­nuar mi his­to­ria. En­ton­ces, me to­mé unos días pa­ra des­co­nec­tar y bus­qué el apo­yo de mis ami­gos pa­ra no de­rrum­bar­me. Por úl­ti­mo, hay que per­se­ve­rar y per­se­ve­rar: no hay otro se­cre­to. Es cier to que hay mo­men­tos en que te ape­te­ce aban­do­nar­lo to­do, por­que el can­san­cio mi­na tu au­to­es­ti­ma, pe­ro hay que re­com­po­ner­se y con­ti­nuar la mar­cha. No hay na­da co­mo ver to­do lo lo­gra­do has­ta ese mo­men­to pa­ra re­cu­pe­rar la con­fian­za en uno mis­mo. Cuan­do, por fin, ves tu sue­ño rea­li­za­do, te sien­tes ple­na y muy, muy fe­liz”.

Arri­ba a la iz­quier­da, fir­man­do ejemplares de su no­ve­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.