Cor­te de di­ges­tión: ¿mi­to o reali­dad?

AR - - 100% AR -

La ame­na­za del cor­te de di­ges­tión si­gue sien­do un must del ve­rano. ¿Qué hay de cier­to so­bre ello?

El cor te de di­ges­tión por in­mer­sión en el agua, en­ten­di­do co­mo pa­ra­da de la fun­ción di­ges­ti­va, no exis­te. Aho­ra bien, ¿es con­ve­nien­te me­ter­se en el agua des­pués de la co­mi­da, y más aún en mo­do in­fan­te, ti­rán­do­nos de bom­ba o dan­do tres vol­te­re­tas? Tam­po­co.

La di­ges­tión es el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de los ali­men­tos en sus­tan­cias más sen­ci­llas pa­ra que pue­dan ab­sor­ber­se. Se tra­ta de un pro­ce­di­mien­to de ‘des­bro­za­mien­to’ y de­sin­te­gra­ción me­dian­te pro­ce­sos me­cá­ni­cos y quí­mi­cos. El apa­ra­to di­ges­ti­vo re­quie­re oxí­geno pa­ra agi­tar­se y mez­clar los ju­gos gás­tri­cos con los ali­men­tos. Pa­ra ello, tras la co­mia se en­chu­fa un ma­yor flu­jo san­guí­neo ha­cia el es­tó­ma­go. Al su­mer­gir­nos, se ra­len­ti­za el rit­mo car­dia­co y se con­traen los va­sos pe­ri­fé­ri­cos. Con el ejer­ci­cio fí­si­co la san­gre tam­bién se re­dis­tri­bu­ye ha­cia los múscu­los. Por to­do ello, el apor­te san­guí­neo al es­tó­ma­go es me­nor y la cir­cu­la­ción se ha­ce más len­ta, lo que da lu­gar a ma­reos, náu­seas y vó­mi­tos. La com­pli­ca­ción de que es­to su­ce­da en el agua es ma­yor que en tie­rra fir­me por el ries­go de aho­ga­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.